Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Los fundamentos del sexo

Desde la atracción hasta la acción, el comportamiento sexual adopta muchas formas. Al menos para los seres humanos, esta actividad sumamente básica se convierte en todo menos básica. Como lo ha dicho el pionero investigador sexual Alfred Kinsey, el único principio universal en la sexualidad humana es la propia variabilidad.

El interés humano en el sexo no es un asunto que se deja al azar, sino un imperativo incorporado; la supervivencia de la especie depende de ello. Aunque el deseo sexual puede fluctuar a lo largo del ciclo de la vida, dependiendo de las demandas de la vida cotidiana y la satisfacción en una relación, la balanza se inclina a favor del sexo, como un pasaporte a la unión, a la intimidad, al placer e, incluso, al crecimiento humano y la curación.

Las personas normalmente se involucran en la actividad sexual por cualquier cantidad de razones: sentirse vivos, mantener un aspecto vital del funcionamiento humano, sentirse deseables y atractivas, lograr la cercanía, complacer a una pareja que ama. Los cuerpos y los intereses cambian con el paso del tiempo y las complejidades de la fisiología y la psicología significan que la mayoría de las personas experimentan un problema sexual en algún momento de sus vidas. Aunque el sexo puede ser uno de los temas más difíciles de discutir para las parejas, es uno que también ha demostrado acercarlas.

Las implicaciones morales y políticas del sexo varían mucho de una cultura a otra e incluso dentro de las culturas y con el tiempo; aún así, existe un acuerdo sobre una certeza: es por eso que estamos vivos hoy y de lo que dependen las generaciones futuras.

¿Cómo surge el deseo?

El deseo es parte biología, parte psicología, a menudo tan sutil como predecible y toma una forma distinta en hombres y mujeres. Para los hombres, la excitación suele preceder al deseo. Pero para las mujeres, el deseo precede a la excitación, en respuesta a la intimidad física, la conexión emocional y una atmósfera libre de distracciones y preocupaciones cotidianas.

Los científicos están explorando continuamente la interacción de las influencias biológicas, como las neurohormonas que suprimen o mejoran el deseo y las influencias psicológicas, como las emociones y las relaciones. El olfato juega un papel a menudo sutil en la atracción; la ciencia ha demostrado que las mujeres se sienten atraídas por parejas cuyo olor corporal natural (a veces conocido como feromonas) indica un perfil genético distinto del suyo.

La disminución del deseo sexual es un hecho común entre ambos sexos y a menudo puede ser resuelto gradualmente mediante el intercambio de afecto y conversación tanto fuera de la habitación como dentro de ella, darle el tiempo suficiente a la persona y a la actividad y abordar abiertamente los conflictos dentro de una relación.

article continues after advertisement

¿Qué lleva a la excitación?

El placer del sexo surge de muchos factores, incluida la liberación de neuroquímicos como la oxitocina y la dopamina, que inundan el sistema durante el orgasmo, así como la sensación de conexión comunicada por tocar, masajear y abrazar.

Dada la enorme variabilidad en las actividades que las personas encuentran excitantes, no hay una sola manera de ser sexual. Los hombres son especialmente estimulados por imágenes visuales y alrededor del 90 por ciento de los hombres jóvenes reportan usar pornografía con cierta regularidad, a veces porque carecen de pareja o no saben cómo arreglar las diferencias entre su apetito sexual y el interés que pueden surgir entre las partes de la pareja en ausencia de discusión de sus placeres sexuales y a veces por comodidad.

Muchas personas se involucran en comportamientos que antes eran percibidos como atípicos, como el juego de dominio y las relaciones sexuales anales. Los investigadores han encontrado que la flexibilidad en los repertorios sexuales es saludable y generalmente mejora las relaciones; consideran que un comportamiento específico es problemático solamente cuando crea daño o angustia para uno o ambos participantes o cuando el comportamiento es compulsivo, es decir, se convierte en el único medio de excitación.

La "adicción al sexo" es una etiqueta que a menudo se utiliza para sugerir un interés excesivo en el sexo, pero los estudios muestran que puede estar más relacionado con el entorno moral o religioso en el que vive una persona.

¿Cómo cambia el sexo a lo largo de la vida?

El comportamiento sexual cambia con el tiempo como un reflejo de la edad, la experiencia y la relación. Y la trayectoria del cambio puede variar entre hombres y mujeres.

Las mujeres pueden encontrar dificultades para navegar a través de las actitudes culturales sobre el comportamiento sexual y la promiscuidad cuando comienzan a explorar su sexualidad; la edad aporta confianza y habilidad en la comunicación que puede mejorar la vida sexual. Los hombres jóvenes a menudo tienen preocupaciones sobre el rendimiento, el tamaño del pene o la eyaculación precoz y la ansiedad no se lleva bien con el rendimiento ni de los hombres ni de las mujeres. Los hombres a menudo experimentan problemas de excitación y disfunción eréctil a medida que envejecen.

Las parejas tienden a informar que su vida sexual es más robusta cuando tienen entre 30 y 40 años, pero la vida sexual suele ser más gratificante para las parejas mayores. Las personas pueden disfrutar de sexo satisfactorio constante a lo largo de la vida si hacen ajustes para los muchos cambios que el tiempo trae; que puede significar depender menos de la penetración del pene y más del masaje, el tacto de todo el cuerpo y el sexo oral.

¿Cuáles son los diferentes trastornos sexuales?

Dado que la sexualidad varía tan ampliamente, la mayoría de los comportamientos, preferencias y peculiaridades están englobados en una actividad sexual saludable. El comportamiento sexual solo se convierte en un trastorno cuando conduce a una angustia significativa, amenaza con dañar a los demás o se vuelve compulsivo.

Los trastornos sexuales son una colección diversa de experiencias y condiciones. El trastorno eréctil, también llamado disfunción eréctil, es una incapacidad crónica para obtener o mantener una erección. Una parafilia, que incluye afecciones como la pedofilia y el trastorno fetichista, es cuando la excitación sexual de una persona depende de fantasear o participar en un comportamiento sexual atípico o extremo.

El trastorno de deseo sexual es carecer de cualquier motivación para el sexo a lo largo de un período prolongado. El trastorno orgásmico puede diagnosticarse cuando una mujer no es capaz de alcanzar el orgasmo y el dolor genitopélvico o el trastorno de penetración se refiere a experimentar dolor extremo durante las relaciones sexuales penetrantes.

Para obtener más información sobre los síntomas, las causas y los tratamientos para cada trastorno, visite nuestro Diccionario de diagnósticos.

Lecturas esenciales

Artículos Recientes