Skip to main content

Verificado por Psychology Today

gpointstudio/Shutterstock

Bajo nivel de deseo sexual

¿Qué es el bajo nivel de deseo sexual?

Las personas normalmente difieren en su grado de apetito sexual. No existe un único estándar de deseo sexual, y el deseo difiere no solo de persona a persona, sino también para la misma persona en el transcurso de una relación.

Una de las quejas sexuales más comunes entre las parejas es la disparidad en el deseo sexual. El deseo sexual puede bajar por una variedad de razones, muchas de ellas psicológicas e interpersonales. Pero eso no necesariamente lo convierte en un trastorno. Se convierte en una condición diagnosticable solo cuando disminuye la calidad de vida y crea angustia, o cuando surge una disparidad en el deseo sexual entre las parejas, evolucionando hacia una cuestión de contención no resuelta en la relación.

La pérdida del deseo sexual puede ser tanto el resultado de problemas en la relación como causarlos. El abuso sexual infantil también puede inhibir el deseo sexual más adelante en la vida.

¿Qué es el bajo nivel de deseo sexual?

CookieStudio/Shutterstock

Lo que constituye un "bajo" nivel de deseo sexual (o hipoactivo) es relativo. Las parejas que usan el nivel de deseo sexual experimentado al principio de una relación como el estándar de comparación, pueden etiquetar la caída en el deseo sexual y la actividad que a menudo acompaña a las relaciones a largo plazo como un problema.

Más aún, una persona que experimenta bajo deseo sexual que es problemático en una relación de pareja, puede no experimentar ninguna disparidad en el deseo con una pareja diferente. Lo que se designa como la baja libido de una pareja puede reflejar con mayor precisión un impulso sexual hiperactivo en el otro miembro de la misma. El deseo sexual y la capacidad de respuesta normalmente difieren entre hombres y mujeres, y las suposiciones sobre la equivalencia sexual pueden sugerir falsamente la existencia de un trastorno de deseo hipoactivo.

¿Qué causa el nivel bajo de deseo sexual?

La causa psicológica más grande del deseo sexual hipoactivo puede ser la depresión. La fatiga también puede ocasionarlo, y un estilo de vida altamente estresante puede tener un impacto en el deseo sexual. Las personas que tienen problemas de imagen corporal también pueden experimentar una falta de deseo sexual. La disminución del deseo sexual es un efecto secundario bien establecido y común del tratamiento con antidepresivos.

 

¿Cuáles son los síntomas de un nivel bajo de deseo sexual?

La pérdida del deseo sexual generalmente se manifiesta como una falta de respuesta a las propuestas de una pareja para la actividad sexual. Los síntomas de bajo deseo sexual también pueden incluir trastorno de excitación sexual, disfunción eréctil, ansiedad que inhibe el rendimiento sexual, un bajo nivel de interés sexual, una falta recurrente de deseo y la ausencia de fantasías sexuales.

 

article continues after advertisement

Tratamiento del nivel bajo de deseo sexual

wavebreakmedia/Shutterstock

Las causas físicas de las libidos bajos, como los cambios en el sistema endocrino deben descartarse primero. Muy a menudo, las causas del nivel bajo de deseo sexual no serán reveladas por pruebas médicas o de laboratorio.

A veces, el mejor tratamiento para el bajo deseo sexual en cualquier pareja es el asesoramiento para resolver conflictos abiertos, resentimientos ocultos, luchas de poder u otras barreras interpersonales para el interés erótico. Dado que la depresión es una causa frecuente de disminución del deseo tanto en hombres como en mujeres, el tratamiento de la depresión es otro camino importante hacia la resolución de los problemas de deseo. Las terapias psicológicas, como la terapia cognitivo-conductual, pueden no solo ser más efectivas que la farmacoterapia para aliviar la depresión, sino que también no interfieren con la libido, como lo hacen muchas drogas psicoactivas.

¿Cómo se puede tratar el bajo deseo sexual en las mujeres?

No existe una píldora mágica para restaurar el deseo sexual en las mujeres, ni es probable que la haya. Quizás la ruta más efectiva es educar tanto a hombres como a mujeres sobre cómo las mujeres se excitan realmente. Un tratamiento del deseo hipoactivo en las mujeres que está demostrando ser altamente efectivo utiliza la atención plena para conectar las sensaciones corporales de excitación con la excitación psicológica.

 

¿Cómo se puede tratar el bajo deseo sexual en los hombres?

Entre los hombres, una caída en los niveles de testosterona puede afectar profundamente el deseo sexual, y para algunos hombres el tratamiento con testosterona puede ayudar a restaurar el deseo.

 

El deseo sexual en los hombres

Syda Productions/Shutterstock

Ahora se cree que el deseo sexual entre los hombres está más biológicamente impulsado que entre las mujeres. Es espontáneo y generalmente se considera el primer paso hacia los sentimientos y el comportamiento íntimos. La pérdida del deseo sexual y la inhibición sexual pueden ser más comunes entre las mujeres, pero estos problemas no son desconocidos entre los hombres.

Los hombres suelen experimentar una disminución del deseo sexual en respuesta al consumo excesivo de alcohol. La disfunción eréctil, la ansiedad por el rendimiento, las condiciones médicas, los medicamentos y el estrés pueden disminuir el deseo sexual. Si bien algunos médicos informan que el uso excesivo de pornografía por parte de los hombres conduce a una disminución del deseo sexual dentro de una relación, algunos estudios muestran efectos positivos y negativos mixtos de la pornografía en las relaciones, y otros no encuentran ningún impacto negativo en absoluto.

¿Cómo afecta la excitación física el deseo sexual masculino?

Es más fácil que los hombres sean fisiológicamente excitados que las mujeres, y para ellos, el deseo está estrechamente ligado a esta excitación.

 

 

No me puedo excitar. ¿Qué causa que los hombres pierdan interés en el sexo?

Algunas razones comunes por las que los hombres experimentan un menor interés en el sexo incluyen: falta de conexión emocional, rechazo sexual constante, estrés, sentimientos de vergüenza y culpa por su sexualidad y varios problemas de salud. El bajo deseo sexual también puede ser el efecto secundario de un medicamento o el resultado de un problema sexual, como la eyaculación precoz o la disfunción eréctil.

 

El deseo sexual en las mujeres

Look Studio/Shutterstock

El deseo sexual en las mujeres es más complejo y más frágil que en los hombres. Por lo general, es más variable, y las mujeres pueden perder más fácil la excitación, dependiendo de su estado hormonal, cómo se sienten acerca de sí mismas y sus parejas, y otros eventos en sus vidas, por no hablar del estilo de hacer el amor de una pareja y la técnica.

Pero los expertos coinciden en que, en general, el deseo sexual es menor entre las mujeres que entre los hombres, por lo que una nueva caída en el deseo femenino por cualquier motivo puede ser más problemática en las relaciones. Debido a que la sexualidad femenina es multifactorial, es decir que involucra varias combinaciones de factores mentales, físicos y sociales, no existe una solución simple para tratar a las mujeres que experimentan un bajo deseo sexual.

¿Cómo afecta la excitación física el deseo sexual femenino?

Entre las mujeres, el deseo sexual suele ser más psicológico y situacional, influenciado por cómo se sienten acerca de sus cuerpos, así como la calidad de la relación con su pareja. Además, a menudo no experimentan deseo hasta que se excitan genitalmente, la excitación puede requerir un período prolongado de juegos previos

 

¿Qué contribuye al bajo deseo sexual en las mujeres?

Las mujeres pueden experimentar un interés reducido en el sexo basado en muchos factores diferentes. Algunos de los más comunes incluyen sentirse angustiada por una discrepancia de deseo en una relación, no tomar el tiempo suficiente para el “calentamiento” sexual, ya sea por no saber o no pedir lo que quieren, y luchar con el mito dañino que a las “buenas chicas no les gusta sexo.”

 

Los efectos de la edad en la libido

Monkey Business Images/Shutterstock

Los cambios físicos que acompañan al envejecimiento no necesariamente conducen a la disminución del deseo y la función sexual. El nivel de actividad sexual a lo largo del tiempo varía y depende de muchos factores. Estos incluyen la salud física y mental, el interés personal en las actividades sexuales, la comodidad con la propia sexualidad y el estado íntimo de la relación.

Los problemas con la disminución de la libido, la disfunción eréctil y otros cambios relacionados con la edad son comunes, al igual que los efectos secundarios de las afecciones crónicas de salud y algunos medicamentos comúnmente utilizados que afectan la función sexual. Las actitudes culturales negativas y los mitos también pueden interferir con la búsqueda de la actividad sexual satisfactoria entre hombres y mujeres mayores. Cuando se abordan adecuadamente, la mayoría de estos problemas no son insuperables y a menudo se pueden resolver con los tratamientos y terapias apropiados.

¿Cómo pueden las parejas comprometidas mantener el deseo en las relaciones a largo plazo?

El interés en el sexo naturalmente aumenta y fluye con el tiempo. Tener expectativas razonables puede ayudar a las parejas a navegar mejor estas diferencias. El aumento de la autonomía y la apertura a las experiencias pueden mejorar el deseo sexual. Ser sensible es también un gran factor de excitación. Las parejas igualitarias que contribuyen por igual a la relación tienden a estar más satisfechas sexualmente que las parejas en las que una de las partes está haciendo mucho más esfuerzo.

 

¿Pueden las parejas mayores todavía tener sexo satisfactorio a pesar de una libido reducida?

Absolutamente. La clave es no tomarlo como algo personal. El deseo sexual disminuye naturalmente con la edad, pero las parejas pueden hacer cambios para aumentar la satisfacción sexual. Pueden tomarse su tiempo y disfrutar de la experiencia de tocar sus cuerpos. Pueden dejar de centrarse en el coito como la única manera de alcanzar el orgasmo y apreciar una gama más amplia de actividades sexuales.

 

Lecturas esenciales

Artículos Recientes