Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Personalidad

Evaluando la evidencia de la reencarnación

¿Las personas fallecidas pueden renacer de alguna forma en un cuerpo diferente?

Los puntos clave

  • Hay muchos casos de niños pequeños que reportan detalles muy específicos de una aparente vida pasada, que después son verificados.
  • Algunos dicen que los reportes de vidas pasadas de niños podrían ser un fraude, imaginación o adornamiento.
  • Un caso impactante de recuente de vida pasada es Ryan Hammons, quien hizo 55 declaraciones precisas de una vida pasada que fueron verificados.
Source: DM/FLickr
Ryan Hammons con su madre
Source: DM/FLickr

La idea de la reencarnación nunca me sentó muy bien. Solía pensar que era demasiado limpio y simplista, una variación de la vida después de la muerte basada en la recompensa o el castigo cristiano, la idea de que las buenas obras conducirán a una mejor reencarnación en la próxima vida, mientras que las malas obras podrían resultar en pasar tu próxima vida como una rana o un gusano.

Sin embargo, en los últimos años me he dado cuenta de casos bien documentados de niños pequeños que han reportado detalles muy específicos de una vida pasada, que luego fueron verificados por los investigadores.

La investigación en esta área fue iniciada por el Dr. Ian Stevenson, psiquiatra de la Facultad de Medicina de la Universidad de Virginia, que pasó gran parte de su carrera recopilando y examinando esos casos. Por lo general, entre los 2 y los 4 años de edad (con una edad media de 35 meses), estos niños comienzan a hablar de su vida anterior, a menudo hablando de los eventos que llevaron a su muerte y, a veces, usando el tiempo presente como si su vida anterior continuara. En algunos casos, Stevenson pudo identificar a la persona que el niño afirmaba ser y verificar la información hablando con los familiares del fallecido (1).

Desde la muerte de Stevenson, otros investigadores han seguido su ejemplo. Ahora han sido estudiados alrededor de 2,500 informes de los recuerdos de vidas pasadas de los niños (2). Las investigaciones han demostrado que, normalmente, las vidas anteriores reportadas de los niños terminaban de forma prematura y antinatural, a menudo con violencia, suicidio o un accidente. En casi tres cuartas partes de los casos, la "personalidad anterior" (en el término acuñado por Stevenson) murió relativamente joven. Una cuarta parte murió antes de los 15 años. En promedio, las personalidades anteriores murieron cuatro años y medio antes del nacimiento de los niños con los que estaban asociados (3).

Los investigadores modernos verifican meticulosamente la exactitud de los recuentos de los niños, analizando cualquier posibilidad de que obtuvieran información de maneras más mundanas o que estuvieran fantaseando, o que sus padres pudieran estar embelleciendo sus historias. A menudo, los investigadores hacen pruebas de reconocimiento a los niños, por ejemplo, mostrándoles un conjunto de fotos y pidiéndoles que elijan la que se relacione con su personalidad anterior. Es posible que se les muestren fotos de casas y se les pida que elijan en la que vivió su personalidad anterior. Es posible que se les muestren fotos de mujeres y se les pida que elijan cuál fue la esposa de su personalidad anterior (4).

El investigador contemporáneo más conocido en este campo es Jim Tucker, profesor de psiquiatría y ciencias neuroconductuales en la Universidad de Virginia. Describiré uno de los casos notables que Tucker ha investigado aquí.

El caso de Ryan Hammons

Alrededor de los 4 años, Ryan Hammons le dijo a su madre Cyndi: "Creo que solía ser otra persona". Cada vez que veían el letrero de Hollywood en la televisión, Ryan se emocionaba, diciendo que era su hogar y que quería regresar allí. Dijo que había sido agente en Hollywood y que la agencia había cambiado los nombres de las personas. Habló de bailar en Broadway y de vivir en una casa con una gran piscina. A veces, cuando las canciones salían en la radio, se ponía de pie y empezaba a bailar claqué. Habló de ir a fiestas de lujo con un "vaquero" que tenía un caballo que hacía trucos y también hacía comerciales de cigarrillos. En la escuela, cuando se le pedía que dibujara dibujos de su casa, siempre dibujaba a cuatro personas: él mismo, sus padres y "el viejo yo" (5).

Cyndi comenzó a escribir todo lo que Ryan le dijo sobre su vida pasada. Pidió prestados libros sobre Hollywood de la biblioteca local, con la esperanza de que ayudaran a Ryan a procesar sus recuerdos. En un libro, encontraron un fotograma de una vieja película llamada Noche Tras Noche. Ryan se puso muy animado y gritó: "Mamá, ese es George, ¡hicimos una película juntos!” Luego señaló a un hombre al lado de la foto y dijo: "Y ese soy yo". Ryan siempre había dicho que no sabía el nombre de su personalidad anterior, y al principio Cyndi no pudo identificar al hombre al que señaló. Sin embargo, descubrió que el otro hombre era un actor llamado George Raft.

Cuando Ryan tenía 5 años, su madre se puso en contacto con Jim Tucker, quien accedió a investigar sus afirmaciones. Un archivero de películas (empleado por una productora de televisión que hizo un documental sobre Ryan) identificó al hombre que Ryan dijo que era "yo" como Marty Martyn, un bailarín, actor y agente que murió en 1964. Cuando Tucker visitó a Ryan y a sus padres, a Ryan se le pidió que eligiera fotos de personas y lugares relacionados con Marty Martyn, lo que hizo con éxito.

La mayoría de las declaraciones de Ryan sobre su vida anterior habían sido grabadas por su madre antes de que Tucker se involucrara, y antes de que Marty Martyn fuera identificado. Algunas declaraciones ya habían sido verificadas por su madre. Por ejemplo, había confirmado que el amigo vaquero del que hablaba a menudo era un hombre llamado Wild Bill Elliot. Con la ayuda de Tucker, se verificaron otras declaraciones de fuentes como registros públicos en archivos nacionales, periódicos, obituarios, documentos de viaje e informes de censos. (Ya que Martyn era una figura oscura, no había información sobre él en Internet, al menos en ese momento. La hija de Martyn fue contactada y verificó otras declaraciones.

En total, se verificaron 55 de las declaraciones de Ryan sobre su vida anterior. Por ejemplo, se confirmó que Marty Martyn fue una vez bailarín de claqué, que dirigía una agencia de talentos que cambiaba los nombres de las personas, que tenía varias esposas, que su restaurante favorito estaba en Chinatown, que pasaba mucho tiempo en París, que tenía una gran colección de gafas de sol, que le compró un perro a su hija cuando tenía 6 años, y así sucesivamente. Cuando Cyndi lo llevó al hermoso edificio antiguo donde una vez estuvo la Agencia de Talentos Marty Martyn, actuó "como si realmente regresara a casa después de un largo viaje...Todo su rostro se iluminó de alegría" (6).

Ahora es un adolescente, Ryan ya no tiene recuerdos de su personalidad anterior, pero todavía parece tener algunos rasgos de comportamiento de su última vida. Por ejemplo, le encanta ver películas antiguas y escuchar música de big band de los años 40 y 50 (Para más información, consulta este video sobre Ryan Hammons.)

¿Otras Explicaciones?

¿Hay alguna forma alternativa de explicar este caso, y muchas otras similares? Los niños pequeños tienen una imaginación vívida, por lo que tal vez simplemente están fantaseando. Sin embargo, hay cientos de casos en los que se han verificado los detalles de los recuentos de los niños, lo que no sería el caso si solo estuvieran inventando historias aleatorias de una vida anterior.

Otra explicación escéptica podría ser que los niños han escuchado a sus padres hablar de ciertas personas y han construido historias basadas en la información. Sin embargo, en la gran mayoría de los casos, la personalidad anterior era alguien completamente desconocido para la familia que vivía lejos de ellos.

Más mundanamente, ¿es posible que los padres simplemente alimenten información a sus hijos? ¿Tal vez los padres eligen a una persona fallecida, averiguan su vida a través de Internet y entrenan a sus hijos para que finjan ser la persona? Sin embargo, en muchos casos (como el de Ryan) hay documentos que muestran muchos detalles específicos antes de que los niños sean vinculados a sus personalidades anteriores. Además, dado que los niños comienzan a hablar de sus personalidades anteriores a una edad muy temprana, en la mayoría de los casos antes de los tres años, parece muy poco probable que puedan procesar y retener información detallada y que puedan transmitir la información con precisión a los investigadores.

En cualquier caso, un gran número de casos datan de la era anterior a Internet, cuando era difícil obtener información detallada sobre personas fallecidas. E incluso la mayoría de los casos posteriores a Internet se refieren a personas ordinarias oscuras, cuyas vidas no se registran con gran detalle. En muchos casos, es difícil encontrar información sobre ellos en línea, y los investigadores se ven obligados a buscar en bases de datos o registros de población específicos.

Con todo, esta evidencia me hace sentir que no tengo otra opción que aceptar que la reencarnación es real. Como científico, me siento obligado a revisar mis puntos de vista ante la evidencia. En la famosa obra de Shakespeare, Hamlet describe la muerte como " el país no descubierto del que no regresa ningún viajero". Pero tal vez sea posible volver de la muerte, e incluso recordar el viaje anterior que hicimos allí.

A version of this article originally appeared in Inglés.

publicidad
Acerca de
Steve Taylor Ph.D.

El Dr. Steve Taylor, es profesor titular en psicología en la Universidad de Leeds Beckett. Es autor de muchos bestsellers que incluyen The Leap y Spiritual Science.

Más de Steve Taylor Ph.D.
Más de Psychology Today
Más de Steve Taylor Ph.D.
Más de Psychology Today