Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Nadino/Shutterstock

Timidez

¿Qué es la timidez?

La timidez es un estilo de conducta que refleja la torpeza o la aprehensión que algunas personas sienten constantemente al acercarse o ser abordadas por otras personas. La timidez es una respuesta al miedo y la ciencia sugiere que aunque hay una neurobiología de la timidez —el repertorio conductual está orquestado por un circuito específico de neuronas en el cerebro— también está fuertemente influenciada por las prácticas de crianza y las experiencias de vida.

La timidez es distinta de la introversión. Los introvertidos se sienten energizados por el tiempo a solas; las personas tímidas a menudo quieren conectarse con los demás, pero no saben cómo o no pueden tolerar la ansiedad que viene con la interacción humana. Su inclinación a tornarse hacia dentro para monitorear su propio comportamiento y las deficiencias percibidas puede impedirles desarrollar nuevas relaciones.

La incidencia de la timidez varía mucho en todo el mundo. Los valores culturales que los niños absorben de sus padres y de la sociedad en general influyen en sus tendencias sociales. Aproximadamente entre el 40 y el 50 por ciento de los adultos estadounidenses se consideran tímidos. Estudios muestran que el 31 por ciento de los israelíes son tímidos, en comparación con el 57 por ciento de los japoneses. Los estilos culturales de asignación de culpas y elogios se consideran factores importantes.

Por ejemplo, en la cultura japonesa, un padre puede recibir crédito por el éxito de un niño, pero un niño es responsable en caso de fracasar, estas circunstancias pueden fomentar la modestia en los niños y un enfoque sumiso hacia las situaciones sociales. En la cultura israelí, los niños reciben elogios cuando tienen éxito e incluso cuando no lo hacen, ya que los padres a menudo atribuyen el fracaso a una causa externa. Estas fuerzas culturales pueden influir en los riesgos sociales y las decisiones que un niño toma para salir adelante.

Cómo superar la timidez

Andrii Kobryn/Shutterstock

Las personas tímidas pueden enfrentarse con éxito a los desafíos sociales sin alterar su sentido de identidad o tratar de ser alguien que no son. Los investigadores encuentran que a menudo es mejor que las personas reconozcan su timidez e intenten liberarse de la sensación de cohibición.

Hay una serie de estrategias concretas que pueden ayudar. En lugar de evitar los eventos sociales, las personas tímidas pueden programarlos con anticipación y practicar sus habilidades sociales. Otra estrategia es replantear la mentalidad de esperar una respuesta positiva en lugar de asumir que una reacción negativa es inevitable. Planificar algunos puntos de conversación con anticipación y luego observar la discusión para entender hacia donde va la conversación antes de contribuir, también puede resultar útil.

Otra habilidad es aceptar la posibilidad de que una interacción puede salir mal, pero reconociendo que las razones pueden estar fuera del control propio. Un compañero de conversación podría estar de mal humor, el tema podría ser privado o las dos personas podrían simplemente ser incompatibles. Abordar las experiencias sociales en un estado emocional fuerte también puede permitir que las personas participen más plenamente en una discusión.

¿Las personas nacen siendo tímidas?

La timidez se caracteriza por un exceso de inseguridad y autoevaluación negativa, y una autopreocupación negativa, características que involucran una sensación del ser. Ya que nuestros sentido del ser se desarrolla alrededor de los 18 meses de edad, se podría argumentar que la gente no nace tímida. Alrededor del 20 por ciento de los niños nacen con un temperamento altamente reactivo, pero eso no garantiza que serán tímidos o incapaces de modificar su comportamiento. 

¿Qué causa la timidez en los niños?

La timidez es impulsada por fuerzas tanto biológicas como ambientales. Los bebés nacen con diferentes temperamentos, y aquellos con un temperamento extremadamente sensibles tienen más probabilidades de ser tímidos después. Pero, una crianza sensible y alentadora puede evitar que se desarrolle timidez y ansiedad social. 

article continues after advertisement

Cómo superar la timidez

Liderina/Shutterstock

Las personas tímidas pueden atender exitosamente los retos sociales sin alterar su sentido de identidad. Los investigadores han encontrado que suele ser mejor que las personas reconoczcan su timidez e intenten librarse ellos mismos de la sensación de inseguridad.

Una variedad de estrategias concretas pueden impulsar la confianza. En lugar de evitar los eventos sociales, las personas tímidas pueden planearlas con anticipación y practicar sus habilidades sociales antes de tiempo. Pueden planear algunas preguntas y temas de conversación y observar una discusión para orientarse antes de contribuir a ella. También pueden trabajar para replantear su mentalidad, esperando un resultado positivo en lugar de asumir que una reacción negativa es inevitable.

¿Cómo puedo dejar de ser tan tímido?

Prepararse para una situación social puede cambiar tu enfoque de lo que puede salir mal a lo que puede salir bien. Prepara preguntas para los demás y anécdotas que te gustaría compartir. Reflexiona sobre lo que podrían tener en común. Ser curioso acerca de los demás y suavizar tu autocrítica también puede ser útil. 

¿La timidez se va con la madurez?

La timidez no desaparece por su cuenta. La gente tímida suele ser más exitosa cuando reconocen y entienden su timidez y luego actúan con base en esa autoconsciencia. Reconocen que las conversaciones superficiales pueden no salirles naturalmente, así que planean antes de tiempo, ensayan preguntas y anécdotas, y llegan temprano para sentirse cómodos en el nuevo escenario. 

Lecturas esenciales

Artículos Recientes