Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Sesgo

Un sesgo es la tendencia, inclinación o prejuicio hacia o contra algo o alguien. Algunos sesgos son positivos y útiles, como elegir solo comer alimentos que se consideran saludables o alejarse de alguien que nos ha causado daños con conocimiento. Pero los sesgos suelen estar basados en estereotipos, en lugar de conocimiento real de un individuo o circunstancia. Ya sean positivos o negativos, esos atajos cognitivos pueden resultar en prejuicios que lleven a decisiones apresuradas o prácticas discriminatorias.

Sesgos y estereotipos

Angelina Bambina/Shutterstock

Los sesgos suelen caracterizarse como estereotipos sobre personas con base en el grupo al que pertenecen y/o basándose en una característica física inmutable que poseen como su género, etnicidad u orientación sexual. Este tipo de sesgo puede ser resultar dañino en el mundo real. Las personas pueden no estar conscientes de tener estos sesgos.

El fenómeno de sesgo implícito se refiere a estímulos sociales que escapan de la detección consciente. Prestar atención a sesgos útiles, mientras que mantenemos los sesgos negativos, perjudiciales o accidentales a raya, requiere de un balance delicado entre la autoprotección y empatía hacia los demás.

¿Qué es un sesgo?

Un sesgo es una inclinación natural a favor o en contra de una idea, grupo, objeto o individuo. Con frecuencia, los sesgos son aprendidos y dependen considerablemente de variables como el estatus socioeconómico de una persona, su raza, etnicidad, antecedentes educativos, etc. Al nivel individual, los sesgos pueden impactar negativamente en las relaciones personales y profesionales de las personas, a nivel de sociedad, puede llevar a la persecución injusta de un grupo, como el Holocausto y la esclavitud. 

 

¿Qué hace que la gente esté sesgada?

Empezando  a una edad temprana, las personas discriminarán entre aquellos que son como ellos, su grupo interno, y aquellos que no son como ellos, el grupo externo. En el lado positivo, pueden obtener un sentido de identidad y seguridad. Sin embargo, llevada a un extremo, esta categorización puede incitar una mentalidad de "nosotros contra ellos" y llevar a un prejuicio dañino. 

 

article continues after advertisement

Sesgos y errores cognitivos

Una categoría de sesgos, conocida como sesgos cognitivos, consta de patrones repetidos de pensamiento que pueden llevar a conclusiones irracionales o imprecisas. Los sesgos cognitivos pueden ayudar a tomar decisiones más rápido pero esas decisiones no siempre son precisas. Algunas razones comunes podrían incluir memoria defectuosa, falta de atención, límites naturales a la capacidad del cerebro de procesar información, estímulos emocionales, presiones sociales e incluso envejecimiento. Al evaluar la investigación, o incluso los pensamientos y comportamientos propios, es importante estar conscientes de los sesgos cognitivos e intentar contrarrestar sus efectos cuando sea posible.

¿Qué es el sesgo de actor-observador?

Cuando eres el actor, tienes más probabilidades de ver tus acciones como resultado de factores externos y de situación. Mientras que, cuando eres el observador de otras personas, tienes más probabilidades de percibir sus acciones como basadas en factores internos (como disposición general). Esto puede llevar a pensamiento mágico y falta de autoconsciencia. 

 

¿Qué es el sesgo de anclaje?

Las personas tienden a aceptar la primera pieza de información que reciben y a usarla inconscientemente para "anclar" su proceso de toma de decisiones, incluso cuando la información es incorrecta o prejuiciosa. Esto puede llevar a un juicio sesgado y a tomar malas decisiones, especialmente cuando las personas no se toman el tiempo de razonar sus opciones.

 

Lecturas esenciales

Artículos Recientes