Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Las relaciones familiares cercanas le ofrecen a una persona una mejor salud y bienestar, así como tasas más bajas de depresión y enfermedades a lo largo de toda la vida. Pero en muchas familias, llevarse bien no está por sentado. La interacción entre varios miembros está en el núcleo de estas dinámicas complicadas. Podemos bromear sobre las fuentes estereotipadas de la falta de armonía, el tío desagradable y el hijo que no está bien, pero factores como el medio ambiente y las rivalidades entre hermanos surgen cuando se considera la viabilidad y la estabilidad de las redes familiares.

La familia funcional

Mangostar/Shutterstock

En una familia funcional, los padres se esfuerzan por crear un ambiente en el que todos se sientan seguros y respetados. Un hogar positivo requiere que los padres establezcan y mantengan reglas, pero que no recurran a una regulación excesivamente rígida del comportamiento de cualquier persona. En un hogar saludable, los desequilibrios y los malos comportamientos se abordan fácilmente, y los límites son claros y consistentes, todo lo cual ayuda a evitar la falta de armonía a largo plazo. Si bien esto suena fácil, puede ser difícil de lograr en la práctica.

¿Los hogares estables perpetúan la positividad?

En una familia estable, las emociones positivas son infecciosas. Y en una familia inestable, la ira que siente una persona puede repercutir en toda una familia. De hecho, las emociones negativas a veces son incluso más contagiosas que las positivas. Crecer en un entorno así a menudo conduce a dificultades para identificar y regular nuestras emociones más adelante en la vida.

 

¿Cuáles son los buenos límites familiares?

Los límites pueden ser físicos (no golpees a tu hermano) emocionales (deja de culparme) tal vez incluso digitales (no, mamá, no puedes publicar esa foto mía). Para que haya límites familiares saludables, cada miembro de la familia tiene derecho a su privacidad (no entrar sin tocar la puerta), derecho a sus pertenencias (deja de tomar prestado mi iPad) derecho a su opinión (voy a votar por mi candidato, no por el tuyo) derecho a sus valores (soy ateo).

 

este artículo continúa abajo

La familia disfuncional

La paz y la armonía pueden ser el objetivo para la mayoría de las familias, pero la disfunción es común e insidiosa, y llega en muchas formas. Las disputas familiares y rencores y el distanciamiento pueden tener efectos duraderos, a veces persiguiendo a sus miembros hasta la vejez. Cuando un miembro de la familia se enfrenta a un problema como el alcoholismo, todo el hogar se ve afectado. En un hogar disfuncional, normalmente no hay sentido de unidad o empatía o límites, y los miembros pueden ser muy críticos entre sí.

¿Por qué mi familia es disfuncional? 

Las razones del conflicto son muchas y variadas. La disfunción puede comenzar con algo tan simple como un padre que modela un comportamiento poco saludable. Esto es una obviedad, si mamá se permite comer toda la bolsa de galletas, no debería molestarse en esconderlas de los niños. Otra razón obvia es la mala comunicación, los hogares inestables rara vez disfrutan de una interacción positiva. La casa inestable no es un lugar seguro para sus miembros. A menudo, los hogares disfuncionales sufren cualquier cantidad de problemas, incluyendo violencia doméstica, abuso de sustancias, negligencia o enfermedad mental no tratada.

 

 

 

 

¿Cuáles son las señales de un hogar emocionalmente destructivo? 

Un solo miembro puede inclinar la dinámica familiar hacia la disfunción. A menudo, es por un padre que se comporta de forma destructiva. El padre puede tener rasgos de personalidad subyacentes que resultan en dinámicas familiares dañinas. El padre destructivo puede tratar de manipular a otros; exigir apoyo pero no ofrecer apoyo; permanecer inconsistente con las reglas y operar injustamente. También pueden ser críticos e irresponsables. Todo lo cual perjudica a la unidad familiar, tal vez de por vida o incluso por generaciones.

Cómo puede ayudar la terapia familiar

Evgeny_Atamanenko_Shutterstock

La terapia familiar se dirige a toda la familia. Los terapeutas familiares trabajan en colaboración con los padres en equipo. Cada miembro de la familia no es solo un individuo, es parte de su sistema familiar. Y el comportamiento de cualquier miembro está influenciado por su familia, padres y hermanos. No todos los miembros de la familia asisten a cada sesión. El terapeuta puede ver a los padres sin los hijos, a un padre y a un hijo, un adolescente y un hermano, u otras variaciones. Esto le permite al terapeuta ver la imagen completa.

Lecturas esenciales

Artículos Recientes