Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Alla Relian/Shutterstock

Perfeccionismo

El perfeccionismo es un rasgo que hace de la vida una tarjeta interminable de reportes sobre logros o apariencias. Cuando es sano, puede ser un automotivador y conducir a superar la adversidad y alcanzar el éxito. Cuando no es saludable, puede ser una carretera rápida y duradera a la infelicidad.

Lo que hace que el perfeccionismo extremo sea tan tóxico es que, aunque aquellos que están en sus garras desean el éxito, están más enfocados en evitar el fracaso, lo que resulta en una orientación negativa. No creen en el amor incondicional, esperando que el afecto y la aprobación de los demás dependan de un r

¿Qué causa el perfeccionismo?

Lolostock/Shutterstock

El perfeccionismo es impulsado principalmente por presiones internas, como el deseo de evitar el fracaso o el juicio duro. Probablemente también exista un componente social, porque las tendencias perfeccionistas han aumentado sustancialmente entre los jóvenes en los últimos 30 años, independientemente de su género o cultura. Se cree que una mayor competencia académica y profesional desempeña un papel en esto, junto con la presencia generalizada de las redes sociales y las perjudiciales comparaciones sociales que provocan.

¿Cuáles son las señales de que alguien es un perfeccionista?

Los perfeccionistas establecen expectativas irreales muy altas para ellos y para los demás. Son rápidos para encontrar fallas y demasiado críticos con los errores. Tienden a posponer un proyecto por miedo al fracaso. Se encogen de hombros ante los elogios y se olvidan de celebrar su éxito. En cambio, buscan personas específicas en su vida para su aprobación y validación.

 

¿Cuáles son los diferentes tipos de perfeccionismo?

La perfección se manifiesta en tres dominios. El perfeccionismo orientado a sí mismo, que impone un deseo poco realista de ser perfecto uno mismo. El perfeccionismo orientado a los otros que significa imponer estándares poco realistas de perfección a los demás. El perfeccionismo social que implica percibir expectativas poco realistas de perfección de los demás.

 

article continues after advertisement

Los peligros de ser perfeccionista

fizkes/Shutterstock

La perfección, por supuesto, es una abstracción, una imposibilidad en la realidad. Cuando se lleva demasiado lejos, el esfuerzo por la perfección puede conducir a resultados negativos, como la dilación, una tendencia a evitar desafíos, pensamientos rígidos de todo o nada, comparaciones tóxicas y falta de creatividad. El perfeccionismo inadaptativo a menudo es impulsado por el miedo al fracaso, sentimientos de ser indigno, la baja autoestima y las experiencias adversas durante la infancia. Con frecuencia se acompaña de depresión, ansiedad, el trastorno obsesivo-compulsivo, trastornos de la alimentación e incluso impulsos suicidas.

¿El perfeccionismo es bueno para ti?

Hay una diferencia entre luchar por la excelencia y exigir la perfección. Los perfeccionistas adaptativos o positivos establecen metas elevadas, tienen altos estándares y trabajan implacablemente duro para su éxito; están orientados a los logros, mientras que los perfeccionistas inadaptativos están orientados a los fracasos. Los perfeccionistas adaptativos desean crecer, disfrutan de ser desafiados y resuelven bien los problemas. Sus tendencias perfeccionistas son una fortaleza, no una debilidad.

 

¿Cómo puedes superar el perfeccionismo?

 

Dejar ir la mentalidad de comparación puede ayudar a las personas a lograr un alto nivel, sin estar en deuda con algún ideal increíblemente perfecto. Puedes hacer esto practicando la atención plena y estando presente en el momento, usando el diálogo compasivo y desafiando los autojuicios negativos. La clave es darse cuenta de que un esfuerzo puede valer la pena incluso si no es perfecto. 

 

Lecturas esenciales

Artículos Recientes