Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Infidelidad

La infidelidad es la ruptura de una promesa de permanecer fiel a una pareja romántica, ya sea que esa promesa formara parte de los votos matrimoniales, un acuerdo pronunciado en privado entre los amantes, o una suposición tácita. Tan impensable como pueda parecer la noción de romper esas promesas cuando se hacen, la infidelidad es común, y cuando sucede, plantea preguntas espinosas: ¿deberías quedarte? ¿Se puede reconstruir la confianza? ¿O no hay más remedio que empacar y seguir adelante?

Por qué la gente engaña

Para el adúltero, la infidelidad puede ser emocionante y seductora, conferirle sentimientos de renovación, rejuvenecimiento y alegría. La infidelidad es una traición, pero no es necesariamente el final del amor; el engaño se produce incluso en relaciones felices. Sin embargo, la pareja que es traicionada puede sentir confusión, ira, duda, dolor y angustia.

¿Cuáles son las principales razones por las que las personas son infieles?

La mayoría de las personas son conscientes de los costos de ser infiel en una relación, particularmente en un matrimonio. La traición puede conducir al divorcio y la interrupción de la paternidad, y la infidelidad es un predictor de depresión, ansiedad y violencia doméstica. Sin embargo, muchos lo hacen de todos modos, lo que nos lleva a la pregunta: ¿por qué? En las encuestas realizadas a individuos que han engañado, desenamorarse, buscar variedad y sentirse descuidados fueron las razones más comúnmente citadas, seguidas de fuerzas situacionales, un deseo de aumentar la autoestima y sentir enojo con la pareja.

 

¿Los hombres son más infieles que las mujeres?

 

Los hombres siempre han tenido más probabilidades que las mujeres de ser infieles, o al menos de informar haberlo hecho, pero los investigadores han notado un cambio en los últimos años: el 16 por ciento de los adultos, aproximadamente el 20 por ciento de los hombres y el 13 por ciento de las mujeres, informan haber tenido relaciones sexuales con alguien que no era su conyuge estando casados. Pero entre los adultos menores de 30 años que alguna vez han estado casados, 11 por ciento de las mujeres informan haber cometido infidelidad, a diferencia del 10 por ciento entre los hombres. 

 

article continues after advertisement

Lo que la gente considera como infidelidad

NotarYes/Shutterstock

La línea entre el coqueteo inocente y la traición romántica es a menudo elástica, y muchas parejas se enfrentan a conflictos porque sus parejas no comparten la misma definición de infidelidad. Para algunos, cualquier cosa que no sea el contacto sexual con otra persona es aceptable; para otros, cualquier atención a un rival potencial es imperdonable.

¿Fantasear con otros es malo para una relación?

El término “microinfidelidad” se refiere a los actos que están por debajo de la mayoría de las definiciones de infidelidad, pero todavía pueden molestar a una pareja, tales como coquetear con un vecino atractivo o compañero de trabajo, pero sin intención de ser infiel. Las fantasías sexuales son otro asunto. Si bien muchos expertos creen que las fantasías sexuales sobre otras personas, si no se llevan a cabo y no se convierten en una fijación, no son necesariamente poco saludables para una relación y pueden ayudar a mantener la energía sexual y el interés. Los investigadores enfatizan que las fantasías sexuales con la propia pareja contribuyen más a una relación.

 

¿Es la pornografía una forma de ser infiel?

Dado que el que ve pornografía no conoce, y no está físicamente con los artistas intérpretes o ejecutantes, muchos ven el uso de la pornografía como una infidelidad potencialmente problemática pero no real. Sin embargo, algunas parejas insisten en que cualquier actividad sexual fuera de la relación es una ofensa. Los expertos sugieren que las parejas sean tan abiertas como sea posible entre sí, y discutan si el uso constante de la pornografía por parte de una pareja apunta a signos de problemas en la propia conexión sexual de la pareja.

 

Sobrevivir a la infidelidad

OlenaYakobchuk/Shutterstock

Que un miembro de la pareja sea atrapado en una infidelidad, la confiese o no, no es necesariamente el final de la relación. Un factor clave que determina si una relación puede sobrevivir es si el asunto incluye o no el apego emocional, así como sexo. En una encuesta, el 44 por ciento de los hombres que habían sido infieles dijeron que era había sido solo por sexo, pero sólo el 11 por ciento de las mujeres informaron lo mismo.

¿Cómo decidir quedarse o no con una pareja que fue infiel?

La decisión de permanecer en una relación después de la infidelidad se basa en criterios que incluyen las finanzas, conexiones familiares, y la crianza compartida de los niños pequeños. Pero la investigación también encuentra que uno de los indicadores más fuertes de que una pareja permanecerá junta son las opiniones y consejos de la red social de amigos y familiares del miembro de la pareja que fue perjudicado.

 

¿Se puede confiar en una pareja que ha sido infiel antes?

El pasado de uno no siempre determina su futuro, pero la investigación encuentra que las personas que engañaron a una pareja en una relación anterior tienen tres veces más probabilidades de hacerlo en una relación futura, en comparación con las personas que no habían sido infieles antes. Las personas que han engañado también son más propensas a expresar hipocresía sobre la infidelidad: culpan a las acciones de su pareja por su propia actuación, pero no asumen ninguna responsabilidad por los actos infieles de su pareja.

 

 

 

 

Lecturas esenciales

Artículos Recientes