Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Emotions studio/Shutterstock

Escrupulosidad

La escrupulosidad es un rasgo fundamental de la personalidad, uno de los Cinco Grandes, que refleja la tendencia a ser responsable, organizado, trabajador, dirigido a objetivos y a adherirse a las normas y reglas. Al igual que los otros factores centrales de la personalidad, tiene múltiples facetas; la escrupulosidad comprende el autocontrol, la laboriosidad, la responsabilidad y la fiabilidad.

Una persona escrupulosa es buena en la autorregulación y el control de impulsos. Este rasgo influye en si alguien establecerá y mantendrá metas a largo plazo, deliberará sobre sus elecciones, se comportará con cautela o impulsivamente y tomará en serio las obligaciones con los demás. (Los otros rasgos de personalidad de los Cinco Grandes son la extraversión, la amabilidad, la apertura y el neuroticismo.) La escrupulosidad es generalmente un ingrediente clave para el éxito, tanto en el amor como en el trabajo. Es también un predictor importante de la salud, del bienestar, y de la longevidad.

Comprender la escrupulosidad

redmango/Shutterstock

Las personas escrupulosas son proactivas en la toma de decisiones grandes y pequeñas. Por ejemplo, los escrupulosos no solo establecen metas, sino que establecen un cronograma para cumplir con cada objetivo. A las personas con una personalidad escrupulosa les va bien en trabajos que requieren atención al detalle, como cirujanos y pilotos; y no sorprende que tengan menos probabilidades de terminar tras las rejas.

¿Cómo actúa una persona escrupulosa? 

Estas personas no son impulsivas. Son planificadores y cumplen con los horarios. Tampoco incumplen con los pagos de facturas, toman notas, cumplen sus promesas y llegan a tiempo. Participan en el autocuidado a través del ejercicio, el sueño adecuado y una dieta saludable. Son menos propensos a participar en comportamientos de riesgo como fumar y beber en exceso.

 

¿Cómo puedes ser más escrupuloso?

Una técnica es el contraste mental, mediante el cual los individuos imaginan un objetivo, el camino hacia la meta y los obstáculos que pueden encontrarse en el camino. Tal proceso puede ayudar a las personas a elegir objetivos factibles y aumentar su compromiso para lograrlos. Tanto la naturaleza como la nutrición afectan este rasgo de personalidad, y las personas se vuelven más escrupulosas a medida que envejecen.

 

article continues after advertisement

El vínculo entre la escrupulosidad y el éxito

Geo Martinez/Shutterstock

Los individuos escrupulosos tienden a ser de alto rendimiento en el ámbito académico y en la vida profesional. En el trabajo, además de una alta productividad, obtienen mayores ganancias, buenas relaciones, satisfacción en el trabajo y logros. Además, los escrupulosos tienden a obtener más posiciones de liderazgo.

¿Las personas escrupulosas perseveran más que otras? 

Las personas diligentes y minuciosas se adherirán a un problema hasta que se resuelva. Si fallan, seguirán intentando. No son necesariamente más inteligentes que cualquier otra persona en la sala, ni ejecutarán una tarea mejor que otros. Sin embargo, se conectarán hacia una resolución exitosa.

 

¿Las personas escrupulosas son más respetuosas de las reglas? 

Las personas altas en escrupulosidad cumplen con ciertas reglas de la vida. Por ejemplo, son, más propensos a conducir al límite de velocidad y asumir la responsabilidad de los problemas que surgen. Esto también se aplica a las relaciones y las obligaciones que vienen con ellas.

 

Lecturas esenciales

Artículos Recientes