Skip to main content

Verificado por Psychology Today

RossHelen/ Shutterstock

Dieta

Revisado por el personal de Psychology Today

Cómo abordar la dieta y el control de peso

Para alimentar las necesidades básicas de energía del cuerpo, las calorías son, por supuesto, primordiales. Sin embargo, a muchas personas les resulta difícil ingerir la cantidad correcta, así como el tipo correcto, de combustible.

No importa cuántas guías dietéticas se repartan, la gente todavía anhela lo que es indudablemente malo para ellos. Y en una época en la que los bocadillos azucarados y grasos a menudo están al alcance de la mano, resistir esos antojos se ha vuelto extremadamente difícil.

Pero la nutrición no se trata exclusivamente de los alimentos, porque lo que una persona come también tiene peso cultural, social y económico. Las fiestas y las reuniones, por ejemplo, destacan la comida como el evento principal, lo que puede complicar el significado de una comida.

Comer los alimentos adecuados puede ayudar a prevenir muchos problemas: problemas cardiovasculares, diabetes, obesidad y osteoporosis, por nombrar algunos. Sin duda muchas personas se comportan de maneras poco saludables alrededor de los alimentos; comen en exceso, comen las cosas equivocadas o piensan en comer demasiado. Una relación saludable con los alimentos significa un estilo de vida saludable en general.

Enfoques saludables para la dieta y el control del peso

Muchas personas tienen dificultades con la dieta y el control de peso a veces. Pero esta relación no está escrita en piedra, siempre hay formas de cambiarla y mejorarla.

Cambiar esa relación y cultivar un estilo de vida saludable se ve diferente para todos. Algunos pueden replantear la idea de una dieta por completo e identificar diferentes formas de adoptar un cambio sostenible. Otros pueden necesitar desaprender creencias antiguas y escuchar más de cerca a su cuerpo. Incluso otros pueden desarrollar habilidades para identificar y lidiar con emociones difíciles que no involucran la comida.

¿Funcionan las dietas?

Desafortunadamente, las dietas rara vez conducen a una pérdida de peso permanente. Una descripción general de los programas comerciales encontró que los participantes generalmente recuperaban el peso que perdieron con relativa rapidez. Incluso en estudios de dietas bajas en calorías supervisadas por un médico, los pacientes que lograron perder entre el 15 y el 25 por ciento de su peso corporal tendieron a ser la excepción, y muchos recuperaron ese peso con bastante rapidez.

A pesar de estas tendencias, las dietas y los programas comerciales de pérdida de peso todavía están generalizados. Las razones de esto incluyen que el cuerpo se adapta rápidamente a los cambios en la ingesta calórica, los programas de pérdida de peso tienden a exagerar sus afirmaciones y los medios de comunicación a menudo describen la delgadez como una parte esencial del atractivo.

 

¿Existe la fuerza de voluntad?

Los psicólogos anteriormente creían que la fuerza de voluntad era finita, que se desgastaba cuanto más se resistía la gente a un bocadillo tentador, por ejemplo. Pero una investigación nueva y sólida ha cuestionado ese concepto y ha encontrado poca evidencia de que exista un agotamiento del ego.

este artículo continúa abajo

Por qué la gente lucha por controlar su peso

Africa Studio/Shutterstock

Una buena dieta contribuye a una salud óptima, pero no todas las personas tienen una relación positiva con los alimentos. Algunas personas liberan cnstantes batallas contra lo que está en la mesa, con desafíos de imagen corporal y obsesiones uniéndose a la lucha.

El acto de comer suele estar plagado de emociones fuertes como el aburrimiento, el estrés y la culpa. En busca de alivio, las personas buscan un bocadillo poco saludable, que las coloca en un camino de comportamientos insalubres. A continuación, se empieza a comer en medio de la noche, dejar de lado el tamaño de las porciones adecuadas, saltarse las comidas y otros hábitos desagradables.

Esto puede convertirse en un ciclo de dieta a corto plazo que rara vez, si es que alguna vez, conduce a la pérdida de peso permanente.

¿Qué causa la alimentación emocional?

La alimentación emocional es cuando las personas comen para manejar emociones difíciles en lugar de satisfacer el hambre. Los sentimientos de estrés, aburrimiento, depresión, vergüenza, ira y agresión pueden impulsar la alimentación emocional, y las personas pueden incluso llegar a asociar la alimentación con una emoción en particular. Las formas de terapia como la terapia cognitivo-conductual y la terapia de aceptación y compromiso pueden ayudar a las personas a aprender a identificar y cambiar los patrones de alimentación emocional y desarrollar habilidades para hacer frente a sus emociones de manera saludable.

¿Pueden las personas volverse adictas a la comida?

El concepto de adicción a la comida ha sido objeto de debate en el campo y no es un diagnóstico en el DSM-5. Pero el diagnóstico de trastorno por atracón implica comer en exceso de forma compulsiva. Los atracones ocurren cuando las personas comen una cantidad anormalmente grande de alimentos en un período de tiempo contenido, acompañadas de la sensación de no poder controlarse. Las personas pueden comer anormalmente rápido, hasta sentirse incómodamente llenas y experimentar sentimientos de vergüenza y angustia.

¿Cuáles son los mejores alimentos para el cerebro?

ungvar/Shutterstock

Un cerebro sano es alimentado por una dieta equilibrada y una variedad de nutrientes. Pero algunos alimentos proporcionan un impulso especial.

Los peces son ricos en ácidos grasos omega-3, que ayuda a construir, sostener y reparar las células cerebrales, por lo que el salmón, la caballa, el atún y otros proporcionan nutrientes importantes al cerebro. Los antioxidantes protegen el cerebro del estrés oxidativo y reducen la inflamación. Las verduras de hojas verdes, como espinacas, col rizada y brócoli, así como las bayas, como fresas, arándanos y moras, todos desencadenan o proporcionan un montón de antioxidantes.

Las nueces, como las almendras, las avellanas y las semillas de girasol, son ricas en ácidos grasos omega-3 y antioxidantes. Los cereales integrales, como el arroz integral y la cebada, y las legumbres, como los maníes, contienen vitamina E. Otra vitamina implicada en la salud del cerebro es la vitamina B, que se puede encontrar en los huevos y productos lácteos.

A través de ácidos grasos omega-3, antioxidantes y vitaminas, estos alimentos juegan un papel en el mantenimiento de la memoria y la concentración y además evitan el deterioro cognitivo, los accidentes cerebrovasculares y las enfermedades neurodegenerativas, como la enfermedad de Alzheimer.

La dieta mediterránea es una de las opciones más probadas; la investigación sugiere que la dieta protege las capacidades cognitivas y reduce el riesgo de enfermedad cardiovascular y mortalidad general. No es de extrañar por qué: la dieta prioriza casi todos los alimentos anteriores, incluidos verduras, nueces, cereales integrales, pescado y aceite de oliva.

¿Qué es la psiquiatría nutricional?

La psiquiatría nutricional es un campo de estudio dedicado a explorar cómo los alimentos y los suplementos pueden afectar la salud del cerebro y potencialmente tratar los trastornos mentales. La psiquiatría nutricional hace preguntas como cómo crear una dieta saludable, qué alimentos se pueden agregar o eliminar de una dieta para beneficiar la salud mental y la relación entre el microbioma y la enfermedad mental.

¿Pueden ciertos alimentos apoyar la memoria y la cognición?

Las dietas a base de plantas son neurológicamente protectoras, sugiere una investigación, y mantienen joven el cerebro envejecido. Las verduras, frutas, nueces y frijoles tienen un alto contenido de antioxidantes, que combaten el estrés oxidativo, protegen el cerebro del deterioro de la memoria y apoyan el bienestar psicológico.

Lecturas esenciales

Artículos Recientes