Skip to main content

Verificado por Psychology Today

apple2499/Shutterstock

Comportamiento animal

Comportamiento Animal

El estudio del comportamiento animal es una piedra angular de la psicología por varias razones. La etología o el estudio de los animales en sus hábitats naturales, arroja luz sobre cómo los animales interactúan entre sí y sus entornos, y por qué se comportan de la manera en que lo hacen. Al estudiar el comportamiento de los animales, los humanos también pueden aprender más sobre su propio comportamiento, un campo conocido como psicología comparada.

¿Los animales tienen pensamientos y emociones?

fotosparrow/Shutterstock

Muchos investigadores que estudian la cognición animal coinciden en que los animales "piensan", es decir, perciben y reaccionan a su entorno, interactúan entre sí y experimentan diferentes emociones, como el estrés o el miedo. Sin embargo, ha sido ampliamente debatido tanto en los campos de la etología (el estudio del comportamiento animal) como en la psicología, si son "conscientes" de la misma manera que los humanos.

Los animales pueden comunicar emociones entre sí, pero esto no califica como lenguaje. El lenguaje es un intercambio de información utilizando símbolos no fijos (habla). Los animales producen señales innatas para advertir o manipular a otros animales (como el chillido de un águila cuando se encuentra con depredadores). No pueden variar estos sonidos para crear nuevas señales arbitrarias y ricas en contenido, al igual que los humanos.

¿Qué animales pueden pensar?

Charles Darwin con su teoría de la evolución fue uno de los primeros científicos en reconocer las capacidades mentales y emocionales de los animales. Desde entonces, ha habido muchos descubrimientos de animales que pueden pensar: los chimpancés pueden elaborar herramientas y ayudarse mutuamente, los loros pueden hablar, el pollo recién nacido puede calcular, los delfines pueden reconocerse en el espejo y las urracas pueden planificar el futuro.

 

¿Qué animales son conscientes de sí mismos?

Algunas especies animales, como los chimpancés y las cabras, son conscientes de sí mismas. Han demostrado claramente poseer una Teoría de la Mente: entienden que otros tienen diferentes perspectivas, creencias y deseos, y pueden atribuir estados mentales tanto a los demás como a ellos mismos.

 

article continues after advertisement

Comprender el comportamiento de los animales

Tory Kallman/Shutterstock

La investigación del comportamiento animal es particularmente relevante para el estudio de la conducta humana cuando se trata de la preservación de una especie, o cómo el comportamiento de un animal lo ayuda a sobrevivir. El comportamiento de los animales en situaciones estresantes o agresivas puede ser estudiado para ayudar a encontrar soluciones para seres humanos en circunstancias similares; también puede proporcionar información para lidiar con la depresión, ansiedad o trastornos de salud mental similares.

La terapia asistida por animales, en la que los perros, los caballos y otros animales domésticos ayudan a facilitar diferentes formas de terapia, puede ser útil para las personas que están socialmente aisladas, que viven con un diagnóstico en el espectro autista o que padecen un trastorno del estado de ánimo o estrés postraumático. Se ha encontrado que interactuar con animales aumenta los niveles de oxitocina en los seres humanos, una hormona que mejora la vinculación social. Los conductistas animales también están interesados en las formas en que también los animales pueden beneficiarse de las relaciones con los humanos.

Qué causa el comportamiento animal

El comportamiento animal es el resultado de la biología y el medio ambiente. Los cambios de comportamiento se desencadenan por una señal interna o externa, como la aparición de una amenaza cercana. Las respuestas de los animales son impulsadas por los impulsos primarios de sobrevivencia y reproducción. Si bien el comportamiento animal puede variar ampliamente según el individuo, ciertos rasgos de comportamiento, como la búsqueda de atención y la persecución de presas, se heredan genéticamente, como en el caso del comportamiento canino.

 

¿Cómo es observado el comportamiento animal?

Mientras que algunos estudiosos del comportamiento animal realizan experimentos y estudian animales en un entorno de laboratorio, otros abogan por observar a los animales en sus hábitats naturales para tener una idea más clara de lo que hacen y cómo asignan su tiempo.

 

¿Las mascotas son buenas para tu salud? 

DoraZett/Shutterstock

Los seres humanos y las mascotas domésticas, como los perros, han evolucionado desde que los humanos domesticaron por primera vez a los animales hace unos 14,000 años. Los perros y los gatos son criaturas queridas en todo el mundo y son el eje central de una industria de productos para mascotas multimillonaria.

El llamado efecto mascota es la creencia generalizada de que poseer una mascota hará que uno sea más saludable y más feliz. Este efecto puede ser más anecdótico que basado en la realidad, ya que muchos estudios no encuentran apoyo o incluso evidencia contraria para la idea de que vivir con una mascota mejora la calidad de vida humana. En casos raros, las mascotas pueden transmitir trastornos graves, como toxoplasmosis a través de las cajas de arena para gatos o trastornos autoinmunes asociados con aves de compañía.

Dicho esto, en una era en la que el contacto con el mundo natural está en declive para muchos, las relaciones complejas y amorosas de los humanos con las mascotas domésticas perdurarán.

¿Las mascotas son buenas para la salud de los niños?

Generalmente sí. A pesar de algunos resultados mixtos en los estudios, los niños con mascotas parecen estar mejor en su mayoría. Tienen menos problemas de comportamiento y aprendizaje, son menos malhumorados, son más activos físicamente, son más obedientes y han mejorado la salud en general. También tienden a provenir de familias más ricas y disfrutan de otras ventajas socioeconómicas.

 

¿Cómo  mejoran nuestras vidas las mascotas?

Las mascotas pueden proporcionar afecto e interacciones positivas que alivian los sentimientos de soledad y aislamiento. Tener una mascota puede enseñar a los niños sobre la responsabilidad y el cuidado, mientras que también ofrece un amigo instantáneo y compañero de juegos. El amor de las mascotas puede ser un poderoso recurso emocional, particularmente durante los períodos de inseguridad y dudas.

 

Lecturas esenciales

Artículos Recientes