Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Autismo y condiciones relacionadas

El autismo suele ir acompañado de una variedad de afecciones médicas o psiquiátricas, como ansiedad, TDAH, epilepsia, problemas para dormir y problemas gastrointestinales. La comprensión científica de esta superposición a menudo es elusiva.

Abordar los problemas co-ocurrentes no eliminará las características básicas del autismo. Sin embargo, el tratamiento de síntomas específicos con los que las personas están luchando puede mejorar enormemente la vida diaria de aquellos en el espectro.

Autismo y TDAH

Los estudios estiman que del 30 al 80 por ciento de los niños con autismo cumplen con los criterios para el TDAH, y del 20 al 50 por ciento de los niños con TDAH cumplen con los criterios para el autismo. Los médicos ahora pueden proporcionar un diagnóstico dual para niños con ambas afecciones, según el DSM-5.

El autismo y el TDAH pueden ser muy similares, ya que ambos implican dificultades con la comunicación, las señales sociales, la atención y la impulsividad. Los científicos están investigando actualmente las raíces biológicas y genéticas que las condiciones pueden compartir.

Las personas con ambas afecciones pueden verse más afectadas que las personas con cualquiera de las dos afecciones por si solas. Las personas con autismo o los padres de niños con autismo pueden querer buscar un diagnóstico si creen que tienen TDAH, ya que eso podría influir en las opciones de tratamiento, como la decisión de recetar medicamentos estimulantes.

Autismo y ansiedad

Casi el 40 por ciento de los niños con autismo también tienen un trastorno de ansiedad, que podría incluir trastorno de ansiedad social, trastorno obsesivo-compulsivo o una fobia específica. La superposición de autismo y ansiedad puede deberse a las características del autismo, como la sobrecarga sensorial, las barreras de comunicación, los desafíos sociales, la rigidez cognitiva y la frustración de las tareas. Distinguir si los síntomas del autismo contribuyen a la ansiedad o son resultado de la ansiedad puede ser un desafío.

Los padres de niños que luchan con ansiedad pueden tratar de identificar qué desencadena específicamente la ansiedad en sus hijos, y luego planificar o modificar esos desencadenantes. Pueden explorar opciones de tratamiento como medicamentos o terapia cognitivo-conductual.

Autismo y depresión

Las personas con autismo tienen cuatro veces más probabilidades de sufrir depresión que las personas neurotípicas. Esta tendencia puede deberse a la genética, así como a la soledad, intimidación o rumiación que enfrentan algunos con autismo.

La depresión es difícil de detectar porque las personas con autismo pueden tener dificultades para expresar sus sentimientos. Existen barreras similares para el tratamiento, como la capacidad de explorar las emociones en la terapia y tolerar los efectos secundarios de los medicamentos. Aún así, la terapia cognitivo-conductual y los antidepresivos ayudan a algunos, mientras que el apoyo social y los programas de empleo son valiosos para todos.

Autismo y epilepsia

Un poco más del 1 por ciento de la población general sufre de convulsiones, pero del 20 al 40 por ciento de las personas con autismo lo hacen. Los científicos no entienden completamente el vínculo entre los dos, pero pueden haber compartido raíces genéticas y desequilibrios relacionados en la comunicación neuronal.

Las convulsiones pueden provocar lesiones graves, por lo que los padres pueden querer evaluar el riesgo de convulsiones de su hijo con un médico. Si al niño se le diagnostica un trastorno convulsivo, se le puede recetar un anticonvulsivo. Los trastornos de convulsiones pueden desarrollarse en la adolescencia o la edad adulta, por lo que es un aspecto del autismo que debe seguir siendo monitoreado.

Autismo y problemas de sueño

Los problemas del sueño son dos veces más comunes en los niños con autismo que en los niños neurotípicos. Las personas con autismo pueden tener problemas para conciliar el sueño o permanecer dormidas durante toda la noche. Peor aún, una mala noche de sueño puede exacerbar los síntomas del autismo, como impedimentos sociales y comportamientos repetitivos.

Los problemas del sueño pueden deberse a síntomas del autismo, como la sensibilidad sensorial o las afecciones que a menudo co-ocurren con el autismo, como el TDAH, la ansiedad y los problemas digestivos. Los fundamentos genéticos del autismo también pueden desempeñar un papel relevante.

Habla con el médico de tu hijo o con tu propio médico acerca de si valdría la pena hacer una evaluación del sueño o recetar un medicamento. Una buena higiene del sueño, especialmente mantener una rutina constante a la hora de acostarse, puede ayudar a las personas con autismo a descansar bien por la noche.

Autismo y problemas gastrointestinales

La investigación sugiere que alrededor del 70 por ciento de los niños con autismo tienen problemas gastrointestinales, en comparación con sólo el 28 por ciento de los niños neurotípicos. Estos problemas incluyen dolor de estómago, estreñimiento y diarrea. Los niños con autismo también son más selectivos con respecto a los alimentos que comen.

La conexión entre el autismo y el intestino todavía está siendo estudiada, pero una posibilidad es que la interacción entre los genes de un niño y ciertos alimentos conduce a un desequilibrio de las bacterias intestinales. El riesgo de autismo (y otros trastornos) es ligeramente elevado en los niños nacidos por cesárea, lo que sugiere otra vía por la cual la microbiota intestinal está influenciada. Además, muchas personas autistas sufren de estrés y ansiedad, lo que puede generar problemas digestivos.

Los padres o las personas con autismo deben consultar a su médico sobre qué dietas o programas pueden explorar. Anecdóticamente, algunos padres han informado que eliminar el trigo, el gluten o los productos lácteos ha sido útil.

Autismo y personas altamente sensibles

Las personas pueden confundir el autismo y la alta sensibilidad porque ambos implican una sensibilidad extrema al entorno. Un estímulo que parece pequeño para otros, como la textura de una camisa o un ruido intrusivo, puede sentirse abrumador para las personas con autismo o alta sensibilidad. Pueden provocar pánico o rabietas si no se pueden controlar.

Sin embargo, las dos experiencias son muy diferentes. Investigaciones recientes identificaron tres distinciones clave. Una es que el autismo se acompaña de desafíos sociales, como la incapacidad de hacer contacto visual o responder a la emoción de otra persona, mientras que las personas altamente sensibles son extremadamente sensibles a esas señales. Las interacciones sociales son especialmente significativas para aquellos con alta sensibilidad, pero no son tan intrínsecamente gratificantes para aquellos con autismo. Las áreas cerebrales que implican calma, sociabilidad y emoción son menos activas en las personas con autismo.

Autismo y síndrome de X frágil

El síndrome de X frágil es un trastorno genético que puede provocar retrasos en el desarrollo, discapacidad intelectual, discapacidad de aprendizaje, deficiencias sociales y de comunicación. La condición es causada típicamente por una mutación en el gen FMR1, que impide la producción de una proteína crítica para el desarrollo y la comunicación saludable del cerebro.

Al menos un tercio de las personas con síndrome de X frágil también tienen autismo. La superposición sustancial entre los dos subraya las causas genéticas del autismo. Otros trastornos genéticos relacionados con el autismo incluyen el síndrome de Rett, el síndrome de Down y la esclerosis tuberosa.

Lecturas esenciales

Artículos Recientes