Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Síntomas y diagnóstico del autismo

El trastorno del espectro autista (TEA) es un trastorno del desarrollo que implica deficiencias en las habilidades sociales y de comunicación, intereses restringidos o comportamientos repetitivos y desafíos con el procesamiento sensorial. El término "espectro" refleja el hecho de que los síntomas varían según diferentes individuos, variando en tipo y gravedad.

La condición aparece y puede ser diagnosticada aproximadamente a los dos años de edad. Algunos niños no alcanzan los hitos del desarrollo, mientras que otros parecen desarrollarse típicamente hasta antes del inicio del trastorno. Si bien la gravedad de los síntomas varía mucho, invariablemente hay deficiencias en las habilidades sociales y de comunicación. Los padres pueden notar que su bebé evita el contacto visual o no responde, y puede ser difícil para ellos formar lazos emocionales y apego a los padres. Algunos niños experimentarán incomodidad tratando de mantener el contacto visual o una conversación, mientras que aquellos en el extremo severo del espectro podrían tener arrebatos agresivos o permanecer mudos.

Los niños con autismo exhiben muchos tipos de comportamientos repetitivos a una edad temprana, como el aleteo de las manos, balanceo corporal y sonidos. Pueden organizar o apilar objetos una y otra vez. Algunos niños se lesionan a sí mismos por acciones repetidas como morderse las manos y golpearse la cabeza. Muestran una preferencia temprana por las rutinas estables de la vida cotidiana.

Los intereses restringidos son otra característica del autismo, por lo que los niños pueden desarrollar una fascinación con los horarios de los trenes o los cómics, por ejemplo. Pueden dedicar un tiempo tremendo a esos intereses y convertirse en expertos en el tema. Los niños con autismo también pueden sentirse angustiados por experiencias sensoriales como un foco que emite un zumbido o una camisa incómoda.

¿Cómo se diagnostica el autismo? 

Los síntomas del trastorno del espectro autista, según el DSM-5, implican desafíos con las habilidades sociales, la comunicación, el procesamiento sensorial y los comportamientos restrictivos o repetitivos. Al igual que muchas afecciones de salud mental, el autismo aún no se puede diagnosticar a partir de un marcador biológico como un análisis de sangre o una exploración cerebral, por lo que los médicos confían en el comportamiento de los niños para las evaluaciones de detección y diagnóstico.

La Lista de Verificación Modificada para el Autismo en Niños Pequeños (M-CHAT) es una herramienta de detección común para niños con autismo que se basa en las respuestas de un padre o cuidador a 23 preguntas. El Programa de Observación de Diagnóstico de Autismo (ADOS) permite a un especialista diagnosticar la afección observando al niño durante aproximadamente una hora, y el Diagnóstico del Autismo basado en Entrevistas (ADI-R) hace pruebas para la afección basadas en una encuesta de 93 preguntas a los padres o cuidadores.

¿A qué edad se diagnostica típicamente el autismo?

La mayoría de los niños pueden ser diagnosticados de manera confiable con autismo a los 2 años. Algunos niños pueden ser diagnosticados más temprano si tienen síntomas más graves, pero la mayoría de los niños en los Estados Unidos son diagnosticados a los 4 años o más tarde.

La Academia Americana de Pediatría recomienda que todos los niños sean examinados para detectar autismo durante los chequeos con su médico a los 18 meses y 24 meses de edad. Los médicos pueden fomentar la detección adicional si los bebés tienen un mayor riesgo de desarrollar la afección, como si tienen un hermano con autismo.

El diagnóstico temprano es clave porque puede permitir que los padres y los niños accedan a terapias y servicios que apoyarán el desarrollo saludable, como la terapia conductual. Las personas adultas también son evaluadas con más frecuencia y un diagnóstico tardío de autismo puede ser un cambio de vida para aquellos que han navegado las experiencias del autismo sin una etiqueta formal.

¿Cuáles son las primeras señales de autismo?

Las primeras señales de autismo incluyen evitar el contacto visual, no mostrar interés en otros niños o padres, hablar menos que otros niños y sentirse angustiado por pequeños cambios en la rutina diaria, según el Centro de Control de Enfermedades en los Estados Unidos.

También puede ser valioso monitorear si un niño está alcanzando hitos en el desarrollo. Pero es importante tener en cuenta que el autismo se presenta de manera diferente en cada niño. Algunos pueden no alcanzar esos hitos, mientras que aproximadamente una cuarta parte puede atravesar por cada hito pero retroceder más tarde.

¿Cuáles son las señales de autismo en adultos?

Las señales de autismo en la edad adulta pueden incluir dificultades para mantener el contacto visual, mantener la conversación, hacer amigos, interpretar el sarcasmo o las expresiones idiomáticas y leer las emociones de los demás.

Las personas con autismo pueden tener comportamientos repetitivos, como ciertos movimientos de las manos, y priorizar la rutina y estructura. Pueden estar apasionados por un tema en particular, como las matemáticas, y discutir o practicarlo extensamente. También pueden angustiarse por sonidos, vistas o texturas particulares.

Puede ser difícil diagnosticar a adultos con autismo, ya que los casos pueden ser más leves, pero aún así es una experiencia transformadora y empoderadora para aquellos que reciben un diagnóstico oficial.

¿Cuáles son los signos de autismo en las mujeres?

El autismo ocurre 4 veces más a menudo en niños que en niñas. Pero aún así muchas mujeres luchan con la condición, y a menudo se les pasa por alto o son mal diagnosticadas. Las mujeres con autismo pueden dedicar un gran esfuerzo a enseñarse a sí mismas a comportarse socialmente para integrarse en el mundo neurotípico. Adoptan estrategias compensatorias y finalmente camuflan la condición. Además, las medidas de diagnóstico actuales se han creado para evaluar el comportamiento masculino.

Los síntomas del autismo pueden presentarse de manera diferente en hombres y mujeres. Las mujeres pueden desarrollar una obsesión con una celebridad o marca, en lugar de con un objeto o sistema. Las mujeres pueden batallar con ropa incómoda y optar por la comodidad sobre el estilo. Pueden evitar naturalmente hacer contacto visual, incluso si se han entrenado para hacerlo. La incapacidad para encajar también puede erosionar la autoestima y provocar ansiedad o depresión, los cuales pueden ser más propensos a ser identificados en las mujeres.

¿El autismo es una discapacidad?

Sí. El autismo es un trastorno y una discapacidad del desarrollo. Es prudente revisar si en el país donde vives existen apoyos para niños con cualquier discapacidad, incluido el autismo. Esto puede incluir establecer un Plan de Educación Individualizado, que proteja a los niños de la discriminación y los ayude a participar plenamente con su educación.

¿Cuál es la diferencia entre el autismo y el síndrome de Asperger?

La edición actual del manual de diagnóstico para afecciones de salud mental, el DSM-5, creó el diagnóstico del trastorno del espectro autista. Esta etiqueta general abarcaba tres condiciones discretas contenidas en la iteración anterior, el DSM-IV. Esas condiciones fueron el Trastorno Autista, el Trastorno de Asperger y el Trastorno Generalizado del Desarrollo no especificado de otra manera.

El trastorno de Asperger se refirió a aquellos con habilidades sociales deterioradas y comportamientos restrictivos o repetitivos. Hoy en día, las personas con síntomas más leves de autismo aún pueden especificar tener el síndrome de Asperger, aunque ya no es una categoría de diagnóstico formal.

Lecturas esenciales

Artículos Recientes