Skip to main content

Verificado por Psychology Today

¿Qué es el síndrome de Asperger?

El síndrome de Asperger se refiere a una forma de autismo de alto funcionamiento. Aunque una vez fue clasificado como una condición aparte, Asperger ya no tiene un diagnóstico oficial distinto en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM). El comportamiento atribuido a Asperger ahora está incluido bajo el diagnóstico general de trastorno del espectro autista.

Las personas con autismo/Asperger de alto funcionamiento a menudo carecen de habilidades sociales y es posible que no sean capaces de entender las perspectivas y los sentimientos de los demás. Sin embargo, su lenguaje y sus habilidades cognitivas permanecen intactos en gran medida.

Las personas con esta afección también pueden presentar movimientos corporales específicos y repetitivos. A menudo tienen una orientación hacia los detalles y un interés en sistematizar, lo que puede convertirse en una obsesión. Algunos pueden mostrar una notable facilidad en un área de enfoque específica y, por lo general, no social, como estadísticas de béisbol u horarios de trenes.

Si desea obtener más información sobre las causas, los síntomas y los tratamientos del síndrome de Asperger, consulte nuestro diccionario de diagnósticos.

¿Cuáles son las características del síndrome de Asperger?

Photographee.eu/Shutterstock

Al igual que con todos los trastornos del espectro autista, las personas con Asperger tienen dificultades en situaciones sociales. Por ejemplo, es posible que no hagan contacto visual, que no entiendan una broma o que no sepan cómo continuar una conversación. Las personas con Asperger pueden presentar dificultades para entender las señales no verbales o descifrar el lenguaje corporal.

Debido a que las personas con Asperger pueden carecer de la capacidad de entender la perspectiva de los demás, a menudo no devuelven sentimientos sociales o comparten la felicidad o angustia de los demás. Es posible que no desarrollen amistades cuando son niños y pueden ser señalados por otros niños como "extraños" o "raros".

Las personas con Asperger a menudo funcionan mejor con rutinas y rituales rígidos. Con frecuencia están intensamente interesados por un área estrecha de interés y ocasionalmente demuestran habilidades increíbles en ese dominio (a veces reconocidos como eruditos). Al igual que aquellos con autismo en toda regla, pueden presentar comportamientos repetitivos, como torcer los dedos, agitar las manos o balancearse.

este artículo continúa abajo

¿Qué causa el síndrome de Asperger?

Photographee.eu/Shutterstock

Las raíces del síndrome de Asperger y el autismo todavía no se comprenden del todo. Investigaciones recientes apuntan hacia anomalías cerebrales, siendo que los científicos han revelado diferencias estructurales y funcionales en regiones específicas entre el cerebro de niños y niños con Asperger. Estas diferencias son probablemente causadas por la migración anormal de células embrionarias durante el desarrollo fetal que continúa alterando los circuitos cerebrales que controlan el pensamiento y el comportamiento.

También hay un componente genético del Asperger y el autismo, porque la afección tiende a presentarse en familias. Por ejemplo, los gemelos idénticos son mucho más propensos que los gemelos o hermanos fraternos a tener autismo. Investigaciones recientes indican que puede haber un grupo común de genes cuyas variaciones o eliminaciones hacen que un individuo sea vulnerable al desarrollo de autismo con diferentes niveles de gravedad y síntomas.

Ciertos factores ambientales también elevan el riesgo de desarrollar autismo, como una edad parental mayor, la exposición a la medicina valporato en el útero y el bajo peso al nacer.

¿Cómo se trata el síndrome de Asperger?

Photographee.eu/Shutterstock

Los tratamientos para el Asperger están dirigidos principalmente a la enseñanza de habilidades sociales y de comunicación. La capacitación en habilidades sociales se centra en las herramientas necesarias para interactuar exitosamente con otros niños. La terapia del habla puede ayudar a los niños a mejorar la capacidad conversacional y a entender el patrón normal de dar y tomar.

La terapia cognitiva conductual se utiliza a menudo para ayudar a los niños a manejar sus emociones y para frenar los intereses obsesivos y las rutinas repetitivas. Las terapias de integración sensorial pueden ayudar a algunos niños, mientras que la ocupación y la fisioterapia pueden ayudar a las personas con mala coordinación motora. Los padres a menudo necesitan capacitación y apoyo en técnicas conductuales para aplicarlas en casa.

No hay ningún medicamento que pueda corregir las deficiencias subyacentes al síndrome de Asperger, pero los antidepresivos inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) como Prozac pueden ayudar a aliviar la restricción de intereses y la repetición de comportamientos que marcan el desorden.

Neurodiversidad y síndrome de Asperger

rawpixel.com/shutterstock

El concepto de neurodiversidad abarca, celebra y respeta las diferencias entre las personas con síndrome de Asperger y otras variaciones funcionales pero atípicas en el pensamiento y el comportamiento. Mientras que muchas personas con Asperger desean mejorar sus habilidades sociales con el fin de relacionarse de una manera más eficaz con la mayoría neurotípica, otros que no están gravemente deteriorados ven valor en su forma inusual de mirar el mundo.

Aquellos que son parte o apoyan el movimiento de la neurodiversidad promueven la idea de que no hay un tipo de mente "normal", sino más bien variaciones en la forma en que las mentes individuales trabajan. Aprecian las valiosas habilidades y contribuciones de diferentes tipos de mentes, así como aprecian el valor de otros tipos de diversidad.

Lecturas esenciales

Artículos Recientes