Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Adolescencia

La adolescencia es la etapa de transición de la infancia a la edad adulta que ocurre entre los 13 y los 19 años de edad. Los cambios físicos y psicológicos que tienen lugar en la adolescencia a menudo comienzan antes, durante los años preadolescentes: entre los 9 y los 12 años.

¿Qué es la adolescencia?

La adolescencia puede ser un momento de desorientación y descubrimiento. El período de transición puede plantear cuestiones de independencia e identidad; a medida que los adolescentes cultivan su sentido de sí mismos, pueden enfrentar decisiones difíciles en cuestiones académicas, de amistad, sexualidad, identidad de género, drogas y alcohol.

La mayoría de los adolescentes tienen una perspectiva relativamente egocéntrica sobre la vida; un estado mental que generalmente disminuye con la edad. A menudo se centran en sí mismos y creen que todos los demás, desde su mejor amigo hasta una conquista lejana, también se centran en ellos. Pueden lidiar con inseguridades y sentirse juzgados. Las relaciones con los miembros de la familia a menudo pasan a segundo plano con respecto a los grupos de sus pares, intereses románticos y su apariencia, que los adolescentes perciben como cada vez más importante durante esta etapa.

La transición puede conducir naturalmente a la ansiedad sobre el desarrollo físico, la evolución de las relaciones con los demás y su lugar en el mundo. La ansiedad leve y otros desafíos son típicos, pero durante la adolescencia también surgen condiciones graves de salud mental. Abordar un trastorno desde el principio puede ayudar a garantizar el mejor resultado posible.

¿Cuáles son las etapas de la adolescencia?

Las etapas de la adolescencia incluyen la adolescencia temprana de los 10 a los 14 años, la adolescencia media de los 15 a los 17 años y la adolescencia tardía de los 18 a los 24 años. Cada etapa propone diferentes desafíos para los adolescentes y requiere diferentes respuestas de los padres.

 

¿Cuál es el propósito de la adolescencia?

El propósito de la adolescencia es que un niño se transforme psicológica y socialmente en un adulto joven. Romper con el apego y la seguridad de su infancia permite a los niños adquirir libertad y responsabilidad para desarrollar la independencia y diferenciarse de sus padres y su infancia para establecer su propia identidad única.

 

article continues after advertisement

¿Cómo hablo con mi hijo adolescente?

Hablar abiertamente con los adolescentes sobre los cambios que están experimentando puede ser un desafío para cualquier padre, especialmente dado el cambio en la relación padres-hijos durante este tiempo.

Un componente importante de la comunicación con los adolescentes es ayudarles a entender lo que les espera. Explicarles cómo cambiarán sus cuerpos para que no los tome por sorpresa puede aliviar la ansiedad de un niño. Más allá de los cambios físicos, los padres pueden comenzar una conversación sobre los cambios sociales y de estilo de vida que acompañan a la adolescencia. Discutir las consecuencias de decisiones importantes, como tener relaciones sexuales o experimentar con drogas, puede alentar a un adolescente a reflexionar sobre sus elecciones.

Escuchar es una herramienta poderosa pero poco apreciada. Los padres a menudo se orientan hacia dar directivas y soluciones. Pero dejar de lado esas tendencias y simplemente escuchar al adolescente puede fortalecer la relación. Hacer preguntas específicas o curiosas puede hacer que el niño se sienta juzgado y, por lo tanto, se muestre reacio a hablar abierta y honestamente. Escuchar atentamente muestra interés, validación y apoyo. También aumenta las posibilidades de que un adolescente confíe en sus padres cuando sea necesario. La escucha activa genera intimidad y confianza, al tiempo que permite al adolescente procesar su experiencia.

¿Cómo puedo mantener una relación cercana con un adolescente?

Desarrollar una identidad independiente durante la adolescencia requiere experimentar con nuevas relaciones y actividades mientras gana espacio de los padres. Pero todavía se puede mantener una relación cercana a pesar de ese proceso. Expresa interés y haz preguntas acerca de las nuevas pasiones de tu hijo adolescente. Da la bienvenida a sus amigos y proporciona estructura familiar. En situaciones disciplinarias, critica las elecciones en lugar del carácter.

 

¿Cómo hablo con un adolescente sobre el sexo saludable?

Transmite que estás abierto a discutir cualquier cosa, como la salud sexual, la pornografía, el placer y el amor. Durante estas conversaciones, escucha abiertamente y sin prejuicios. Callar a un adolescente vulnerable con negatividad o juicio puede llevar a la vergüenza y el miedo. Estar abierto les anima a confiar en ti con futuras preguntas y desarrollar una relación sana con el sexo.

 

¿Cómo cambia la salud mental durante la adolescencia?

Muchas de las condiciones de salud mental que las personas enfrentan cuando son adultos comienzan a manifestarse en la adolescencia. De hecho, uno de cada cinco adultos jóvenes tiene un trastorno diagnosticable, según el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos.

Sin embargo, los adolescentes también pueden luchar contra la ansiedad, la depresión y otras formas de angustia que son propias del desarrollo y que no necesariamente perdurarán. Es difícil saber cuándo un problema merece atención clínica, pero en caso de duda, consultar a un consejero escolar u otro profesional mental es el mejor curso de acción.

Los padres pueden ayudar aprendiendo a identificar las señales de alerta temprana del trastorno que les preocupa, al no tener miedo de preguntar sobre los pensamientos y experiencias de sus hijos. Enfrentar afecciones de salud mental y acceder al tratamiento desde el principio puede evitar que un trastorno aumente en gravedad o duración. Cuando se abordan temprano, la mayoría de las afecciones se pueden manejar o tratar de manera efectiva.

¿Por qué los adolescentes de hoy están tan estresados y ansiosos?

Un informe de la Asociación Americana de Psicología reveló que el 91 por ciento de la Generación Z ha sentido síntomas físicos o emocionales de estrés, como depresión o ansiedad. Este estrés puede deberse a tendencias de los padres como hacer demasiadas actividades, los efectos de las redes sociales como las comparaciones sociales negativas y los eventos históricos como la gran recesión y los tiroteos masivos.

 

¿Cómo puedo ayudar a un adolescente ansioso?

Los padres pueden cuidar a sus adolescentes ofreciéndoles empatía y apoyo sin prejuicios, centrándose en comprenderlos en lugar de juzgarlos. Los adolescentes logran más cuando no son presionados para ser perfectos, por lo que los padres pueden evitar expresar la necesidad de la perfección. Mantener una relación y fomentar sus relaciones con otros adultos que los cuidan como maestros y mentores también es útil.

 

Lecturas esenciales

Artículos Recientes