Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Educación

Vacía tu taza: por qué desaprender es vital para el éxito

Aprender puede ser no sobre adquirir nuevas ideas, sino sobre dejar ir algunas viejas.

Los puntos clave

  • Las viejas ideas a veces nos impiden aprender cosas nuevas.
  • Desaprender es una habilidad vital para la adaptabilidad en un mundo que cambia rápidamente.
  • Desaprender requiere una mentalidad de crecimiento y un enfoque de tres pasos.
​ Alex Gudino / Unsplash
​ Alex Gudino / Unsplash

En el panorama en rápida evolución de nuestras vidas personales y profesionales, abrazar el cambio se ha convertido en más que una opción; es necesario para el éxito. Esta adaptación a menudo requiere un cambio significativo en nuestros patrones de pensamiento, marcado por un proceso poderoso y transformador: el desaprendizaje.

Como sociedad, ponemos demasiado énfasis en el aprendizaje como adición. Las organizaciones y los individuos están ansiosos por adquirir más y más conceptos e información. Sin embargo, todo lo que conocemos—lo que nos trajo aquí—en realidad obstaculiza el aprendizaje.

Para aprender, primero, debemos dejar de lado los viejos conceptos y comportamientos. Debemos vaciar nuestras tazas para dejar espacio a ideas nuevas y diferentes.

Los desafíos de desaprender

La noción de desaprender está profundamente arraigada en la filosofía zen.

Si tu taza está llena, no se puede verter más. Una taza llena de té representa una mente llena de nociones, creencias y prejuicios preconcebidos. Para llenar la taza con té fresco, primero debemos vaciarla. En otras palabras, debes descartar creencias preexistentes para dejar espacio a nuevas ideas. La investigación conductual muestra que las percepciones de nuestro comportamiento pasado a menudo nos influyen para repetir el mismo comportamiento.

La metáfora de "vaciar tu taza" te invita a desafiar tus creencias arraigadas y hábitos obsoletos. El desaprendizaje es vital en un mundo cambiante, donde la adaptabilidad es igual a la supervivencia.

Como dijo el autor Adam Grant al Foro Económico Mundial, "uno de los peligros de vivir en un mundo que cambia rápidamente es que terminamos cargando fósiles mentales en nuestras cabezas, todas las opiniones y suposiciones que podrían haber tenido sentido en una versión anterior del mundo pero que ya no son ciertas".

Desaprender es un proceso complejo. Nuestros cerebros favorecen naturalmente lo familiar, el camino de menor resistencia. Los patrones de pensamiento repetidos se afianzan, creando una zona de confort que resiste la nueva información, un fenómeno conocido como sesgo cognitivo.

Por ejemplo, el sesgo de confirmación nos inclina a favorecer la información que reafirma nuestras creencias, sin tener en cuenta la evidencia contradictoria. Esta barrera mental instintiva complica el desaprendizaje, reforzando la importancia de "vaciar conscientemente nuestra taza".

Cómo vaciar tu taza: el arte de desaprender

El desaprendizaje comienza con el reconocimiento de nuestros sesgos cognitivos y creencias obsoletas. Requiere la humildad de cuestionarnos y admitir que podríamos estar equivocados o que algunas ideas ya no nos sirven.

Esta introspección es desafiante, exige vulnerabilidad y la fuerza para cuestionar creencias arraigadas.

Vaciar tu taza implica descartar conscientemente estas creencias y patrones de pensamiento obsoletos: para dejar espacio para nuevas ideas. Esta desintoxicación mental puede ser complicada, como desatar un nudo que se ha estado apretando durante años. Sin embargo, con una mentalidad de crecimiento, paciencia y tenacidad, es posible desenredar estos nudos, despejando el espacio para nuevas ideas.

Lo más importante es que hay un método para vaciar la taza.

Mi enfoque de tres pasos te ayudará a practicar y dominar el hábito de desaprender. Funciona tanto para el crecimiento personal como profesional.

Source: Gustavo Razzetti
Source: Gustavo Razzetti

1. Desaprender

Este primer paso implica identificar lo que necesitas dejar ir. Podrían ser hábitos improductivos, creencias erróneas o suposiciones perjudiciales. Para reconocerlos, debes estar abierto a desafiar tus creencias, permanecer receptivo a la retroalimentación y practicar la introspección. Este paso puede implicar realizaciones incómodas, pero es crucial para el crecimiento.

Reflexiona usando estas preguntas:

  • ¿Cuáles son tus verdades incuestionables sobre ti y los demás?
  • ¿Cuáles son tus creencias limitantes?
  • Explora tu zona de confort. ¿Qué te detiene?

Desaprender va más allá de entender lo que quieres dejar ir; también debes saber por qué quieres desaprenderlo.

2. Reaprender

El segundo paso no significa necesariamente reemplazar; podría significar evolucionar o abandonar algo. Considera el contexto actual y no cómo solían ser las cosas. ¿Qué ha cambiado? Enumera todas las suposiciones que solías tener sobre el tema en cuestión y cómo podrían estorbar en tu camino.

Considera los cambios mentales necesarios para prosperar en la nueva realidad. Volver a aprender puede significar que dejes de hacer algo que no te sirve o que comiences a hacer algo diferente.

Reflexiona usando estas preguntas:

  • ¿Qué estás dispuesto a hacer para lograr los resultados que deseas?
  • ¿Cómo podrías hacer que tu reaprendizaje sea más intencional?
  • ¿Cómo sería "pensar en grande pero comenzar en pequeño" para ti?

Reaprender se trata de reconectar intencionalmente nuestro cerebro para explorar el camino menos transitado.

3. Avance

El paso final implica reemplazar creencias o hábitos no aprendidos por otros nuevos y más saludables. Esto podría incluir adoptar una mentalidad de crecimiento, aprender desde diferentes perspectivas y estar abierto al aprendizaje continuo. La práctica regular, el refuerzo y la retroalimentación pueden ayudar a consolidar estos nuevos aprendizajes: abrirse paso.

Reflexiona usando estas preguntas:

  • ¿Cómo puedes hacer que el desaprendizaje y el aprendizaje sean una parte constante de tu rutina diaria?
  • ¿Cómo medirás el éxito?
  • ¿Qué factores desencadenantes pueden alertarte cuando estás volviendo a los viejos hábitos?

Inculcar nuevos hábitos mentales requiere experimentación. No importa si un experimento sale mal; aprendes del experimento fallido y sigues adelante.

El proceso de desaprendizaje es un viaje continuo de desarrollo personal y profesional. Implica desafiar y descartar creencias y hábitos obsoletos o limitantes, dejando espacio para otros nuevos y más efectivos.

Cómo el desaprendizaje afecta el éxito

Abrazar el desaprendizaje nos permite adaptarnos a las circunstancias cambiantes, allanando el camino para la innovación y el crecimiento personal. Al vaciar su taza y rellenarla con conocimiento actualizado, promoverás la curiosidad sobre la certeza, cultivando una mentalidad adaptativa y creativa.

En un entorno corporativo, desaprender estructuras jerárquicas obsoletas puede conducir a una cultura de trabajo más dinámica y colaborativa. Con cada individuo dispuesto a "vaciar su taza", la organización se vuelve más adaptable, fomentando un entorno que fomenta la innovación, mejora el trabajo en equipo y mejora el rendimiento general.

Del mismo modo, a nivel personal, desaprender las creencias limitantes sobre uno mismo abre nuevas posibilidades. Por ejemplo, si crees que eres inepto para hablar en público, desaprender esta creencia y reemplazarla con la voluntad de aprender y mejorar puede conducir a una nueva confianza y competencia.

"Vaciar tu taza" es una potente metáfora del poder transformador del desaprendizaje. Al desafiar y descartar nuestras creencias profundamente arraigadas, hacemos espacio para nuevas ideas y crecimiento. Este proceso es crucial para que las personas, los equipos y las organizaciones sigan siendo relevantes y prosperen en un mundo en constante cambio.

Nuestra capacidad de desaprender y rellenar nuestra taza con nuevas ideas es tan vital, si no más, como nuestra capacidad de aprender. El camino hacia el éxito no se trata solo de acumulación; se trata de dejar ir.

A version of this article originally appeared in Inglés.

publicidad
Acerca de
Gustavo Razzetti

Gustavo Razzetti es consultor de liderazgo para el cambio y conferencista que ayuda a construir una cultura de cambio. Escribe en la intersección de autoconciencia, creatividad y resiliencia.

Más de Gustavo Razzetti
Más de Psychology Today
Más de Gustavo Razzetti
Más de Psychology Today