Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Autoayuda

¿Tu pareja tiene ataques de ira? Esto es lo que tienes qué hacer

Si tu pareja te ataca verbalmente, ¿qué deberías hacer? ¿Irte de ahí? Por un asunto de dignidad personal, no estás obligado a tolerar ese abuso.

Pixabay Free Photo
Fuente: Pixabay Free Photo

Por cualquier razón, o posiblemente sin ninguna buena razón en absoluto, tu pareja explota contigo. ¿Qué necesitas hacer? Se asume que muchos terapeutas simplemente sugerirían que salgas de la escena. Porque, como una cuestión de dignidad y respeto personal, no estás obligado a tolerar tal abuso. Pero aunque esa respuesta es justificada, puede ser peligrosa también, independientemente de cuán cruel o grosera pueda ser tu pareja en ese momento.

Ya sea que las palabras hirientes que te lanzan estén bien o mal (y es seguro asumir que al menos son exageradas), las personas furiosas necesitan desesperadamente ser escuchadas. Entonces, a menos que estés tan trastornado por sus palabras que no puedas pensar directamente o tolerar emocionalmente su hostilidad altamente cargada, casi siempre es mejor quedarte allí e intentar "tomar", contrarreaccionar, por lo que sea que te estén gritando.

Pero primero una advertencia crucial: ni tú ni nadie debe soportar repetidamente tal abuso. Y si sucede más de una vez o unas pocas veces, y parece interminable, entonces definitivamente necesitas preguntarte por qué permaneces en una relación de este tipo, y si es posible que necesites ayuda profesional para liberarte. No obstante, si esta persona que es propensa a la ira y la rabia puede "reconocer" su problema (frente a proyectarlo defensivamente sobre ti o culparte por provocarlo), entonces, si está dispuesta a realizar una terapia extensa, sus comportamientos inaceptables pueden eventualmente convertirse en una cosa del pasado.

Una vez más, nadie merece ser objeto de abuso constante. Pero, si miras hacia otro lado en lugar de a tu agresor, o sales de la escena, este es el problema: tu atacante verbal bien puede concluir que no lo estás tomando en serio, que ni siquiera estás dispuesto a escucharlo. Y ego probablemente frágil, incapaz de manejar lo que se siente como un descarte directo, que puede ser mucho más doloroso para él o ella de lo que imaginas, o del que incluso está consciente (o dispuesto a admitir), puede llevarlo a seguirte mientras su ira agitada continúa escalando. Hay momentos en que alejarse de tu "asaltante" puede exacerbar tanto la situación que lo que comenzó como algo verbal se vuelve físico. Y, si es posible, obviamente debería evitarse una intensificación tan truculenta.

Pero aún así, ciertamente no quieres tomar sus palabras insultantes "en serio", o “absorberlas", particularmente porque en casi todos los casos sus palabras son distorsionadas, hiperbólicas o completamente sin mérito. Si puedes lograr mantenerte a una distancia emocional suficiente del asalto verbal de tu pareja, puedes escucharla al mismo tiempo que no logra perforar con sus palabras. Y lo que puede ser útil aquí es tomar varias respiraciones profundas y pronunciar la palabra "calma" y tal vez también una frase como, "esto realmente da miedo, pero puedo manejarlo". Además, puede ser útil no enfrentarlo de frente, para evitar mejor su energía venenosa, gira tu cuerpo en un ángulo de 45 grados con respecto a él o ella. Porque ese reposicionamiento puede ayudar a evitar lo que de otra manera podría sentirse como un “asalto frontal”.

Recuerda que, con toda probabilidad, la rabia dice mucho más sobre esa persona y la gravedad de sus problemas no resueltos que sobre ti. Es por eso que siempre es útil mantener a la vanguardia de tu conciencia la probabilidad de que tu antagonista tan inflamado, difícilmente está reaccionando ante ti realmente. Inconscientemente, te puede estar percibiendo como un fantasma de su pasado. Así que es mejor ver su comportamiento como una especie de "locura temporal", porque ciertamente parecería que se ha despedido de su cordura, perdió por completo el control de la realidad.

Lo que quiere decir que hasta este momento tu pareja nunca ha tenido la oportunidad de llegar a un acuerdo emocionalmente o poner a descansar su malestar original. A pesar de que inadvertidamente "desencadenas" su rabia, es extremadamente dudoso que representes su fuente. En su diatriba lanzada contra ti, probablemente ha caído en su yo infantil. Entonces, independientemente de lo que te esté acusando tan estridentemente, aunque parezca obvio, no es una muy buena idea comunicarle que su arrebato es brutal, imposible o absurdo. Porque en su estado severo de regresión aún puede sentirse totalmente racional para él o ella.

Aunque parezca contrario a la intuición, su rabia autosuficiente generalmente se ve mejor como una defensa frenética, ya que inconscientemente ideó evitar sentimientos mucho más dolorosos y vulnerables que se acercan peligrosamente a la superficie (como sentirse indefenso, defectuoso, rechazado, avergonzado o desagradable). Así que criticarlo en el momento por su terrible temperamento puede ser experimentado como nada menos que un asalto directo en su esfuerzo (última trinchera), para proteger su vulnerabilidad, y así impulsarlo a enfurecerse aún más.

Además, las personas que ya están hirviendo emocionalmente no pueden escuchar lo que estás diciendo. Por lo tanto, no es solo una pérdida de aliento defenderse, justificarse o explicarse. En su estado súperestimulado, hacerlo solo les hará sentir que estás descartando totalmente la autenticidad de sus quejas.

Es solo después de que les hayas permitido expresar completamente su rabia sin resistirla-, lo que, francamente, es una hazaña, que puede desaparecer. Es solo cuando su furia se ha desgastado que pueden ser "restaurados" a su yo adulto más razonable. Antes de eso, digas lo que digas, e independientemente de cómo lo digas, tu réplica probablemente solo intensificará su ira.

Anger, from Pixabay, Used with Permission
Fuente: Anger, from Pixabay, Used with Permission

Sin embargo, sería negligente si no agregara que si, como adictos a la rabia, están tan perturbados que cumplen con los criterios para un trastorno de personalidad en toda regla (narcisista, limítrofe, paranoico o sociópata), es posible que, si sus botones realmente fueron tocados, podrían enfurecerse durante horas y aún así no enfriarse. Y en tales casos, es necesario considerar seriamente dejar la relación, o al menos emitir un ultimátum de que a menos que admitan su problema y acuerden obtener ayuda profesional para ello, los dejarás.

Pero, en general, los individuos furiosos pueden recuperar la capacidad de escuchar y reflexionar sobre un punto de vista distinto del suyo si primero puedes hacerlos sentir escuchados e incluso (hasta cierto punto) simpatizar con ellos.

Por supuesto, para que comprendas realmente lo que los desencadenó en primer lugar, es posible que debas hacerles algunas preguntas y hacerlo con un tacto y una diplomacia sustanciales. Porque si experimentan tus preguntas como "interrogatorios", o como condescendientes de alguna manera, cualquier brasa restante de su rabia podría volver a encenderse. Sin embargo, si puedes identificar con precisión de dónde venía su rabia y transmitir esto de una manera compasiva y no amenazante, existe una posibilidad decente de que devuelvan el favor y te escuchen de la manera que tú, tan generosamente, lo has intentado hacer por ellos.

Ciertamente no siempre es verdad, pero la mayoría de la gente tiene un sentido del juego limpio. Así que si has sido capaz de tolerar su diatriba abusiva, de hecho pueden estar dispuestos a escuchar, y apreciar, tu experiencia, así como validar la rectitud de tu punto de vista hacia lo que hizo que se enojara tanto contigo.

Como me gusta enfatizar a mis clientes, así como en muchos de mis posts para Psychology Today, más que cualquier otra cosa, la gente necesita sentirse comprendida. Entonces, si puedes descubrir cómo hacer que se sientan verdaderamente escuchados, es probable que su batalla irracionalmente inflamada contigo, -por misericordia-, llegue a su fin.

A version of this article originally appeared in English.