Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Desarrollo infantil

¿Tu hijo es superdotado? Qué buscar y por qué deberías saberlo

¿Cómo sabes si tu hijo es superdotado? Las escuelas con programas para estudiantes superdotados a menudo son capaces de identificarlos mediante el uso de métodos de selección tradicionales, como pruebas de CI grupales, revisión de los puntajes en las pruebas de rendimiento y grados anteriores, observación y obtención de aportes de maestros y padres. Por lo tanto, cuando se trata de descubrir si tu hijo es superdotado, una opción es esperar y ver si los maestros u otros en la escuela de su hijo recomiendan la prueba para entrar a un programa de educación para talentos.

Sin embargo, no debes depender completamente de las escuelas cuando se trata de identificarlo. Ten en cuenta que muchos programas de capacitación docente requieren poco (si alguno) trabajo en cursos acerca del tema, por lo que algunos maestros y administradores escolares pueden no tener toda la información que necesitan para reconocer a los niños superdotados. Por esta razón, tus ideas son importantes, y cuanto más conocimiento tengas, estarás en mejor posición para que junto con otros, selecciones los mejores programas para tu hijo.

De hecho, los padres deben familiarizarse con los signos de superdotación incluso antes de que su hijo comience la escuela. La mayoría de los distritos escolares ni siquiera comienzan a identificar a los niños para programas de superdotados hasta el segundo o tercer grado, y los padres de niños excepcionalmente brillantes o superdotados pueden querer considerar pruebas privadas u opciones alternativas de colocación (como un programa de escuela preescolar privada o aceleración de grado) antes de ese momento.

Las pruebas tempranas y la identificación pueden ser un tema controvertido, pero muchos defensores de los niños superdotados creen que deben ser identificados lo antes posible, para que sus necesidades y talentos únicos puedan ser reconocidos y nutridos desde el principio. (Nota del editor: este sistema es particular de Estados Unidos)

La identificación temprana también es importante cuando un niño pequeño muestra diferencias de comportamiento o sociales - no encajar, estar altamente centrado en intereses inusuales, ser más distraído o tener más falta de atención que otros de la misma edad -y los padres quieren entender la causa. Estas características pueden ser evidentes de superdotación, o pueden ser señales de un problema emocional, una condición similar a un trastorno de hiperactividad por déficit de atención (TDAH) o un trastorno del espectro autista (DE), como el síndrome de Asperger. Conocer el coeficiente intelectual de un niño puede permitir una visión de su desarrollo atípico y ayudar a evitar diagnósticos erróneos potencialmente dañinos.

Niños subidentificados

Algunos niños superdotados pueden no ser particularmente altos en rendimiento en el aula. Estos estudiantes pueden tener problemas con la atención (que pueden o no estar relacionados con el TDAH), tener malas habilidades de organización, o simplemente no "hacer click" con el estilo de enseñanza en el aula, y por lo tanto pueden ser pasados por alto cuando se trata de la selección de candidatos a programas para superdotados.

Recuerdo a un niño que examiné en privado a petición de su madre. El niño, Miguel, estaba en el cuarto grado en ese momento. Su madre estaba preocupada porque Miguel estaba obteniendo malas calificaciones, tenía conflictos con el maestro y cada vez estaba más desinteresado en la escuela. También tenía conflictos sociales, era objeto de burlas y otros estudiantes lo molestaban; les gustaba ver sus "sobrereacciones" cuando lo provocaban. Había llegado al punto en que se estaba considerando la educación en el hogar, ya que era cada vez más difícil incluso sacar a Miguel por la puerta para ir a la escuela, lo que él consideraba como "tortura"."

La escuela nunca había examinado a Miguel para saber si era superdotado. Cualquier proceso de selección lo había pasado por alto. Posiblemente porque no se ajustaba a la imagen de alto rendimiento, cooperativa, de niño prodigio que algunos maestros buscan al hacer recomendaciones para la evaluación de niños superdotados. Sin embargo, resultó que su coeficiente intelectual caía en el rango de excepcionalmente dotado (menos de 1 entre 1000 niños obtienen una puntuación tan alta en una prueba de coeficiente intelectual). Sus problemas en la escuela no son atípicos para esos niños. Si hubiera sido identificado antes y colocado en un programa alternativo, muchos de sus problemas académicos y sociales podrían haberse evitado. Por lo menos, los padres y maestros de Miguel habrían tenido una mejor comprensión de sus problemas y habrían podido colaborar desde una perspectiva más informada para encontrar soluciones.

Este tipo de escenarios no son inusuales. De hecho, algunos estiman que la mayoría de los niños superdotados en las escuelas nunca son identificados. Eso puede no ser una tragedia para algunos, pero muy bien podría serlo para otros, como Miguel, que realmente necesitan un programa y apoyo especiales para pasar la escuela con éxito.

Los padres que son conscientes de las señales de superdotación pueden colaborar mejor con las escuelas para ayudar a asegurar que el potencial de su propio hijo y las necesidades de aprendizaje no se pasen por alto.

¿Cómo puedes saber si tu hijo es superdotado?

Como probablemente hayas adivinado, sin una evaluación adecuada, no hay una respuesta fácil. No hay rasgos universalmente aceptados que puedas buscar y no hay señales definitivas que indiquen con certeza si tu hijo es superdotado. Sin embargo, muchos niños superdotados comparten algunas características comunes, y conocerlas es un buen lugar para comenzar.

La razón de estos rasgos comunes puede tener mucho que ver con las características físicas del cerebro. La superdotación es el resultado de factores ambientales y genéticos, y ambas influencias pueden conducir a diferencias en la forma en que el cerebro funciona y se desarrolla. Algunos investigadores creen que las habilidades cognitivas avanzadas de los niños superdotados en realidad resultan, al menos en parte, de la capacidad de sus cerebros para procesar información más rápido y más eficazmente que otros de su edad.

El cerebro se compone de miles de millones de células nerviosas, o neuronas, que se comunican entre sí mediante la liberación y recepción de productos químicos llamados neurotransmisores. Estos productos químicos viajan a través de dendritas, estructuras similares a las raíces que se ramifican y buscan conexiones con neuronas cercanas en uniones llamadas sinapsis. Cuanto más de estas dendritas y sinapsis tenemos, mayor es nuestro "poder cerebral" — nuestra capacidad para procesar información, percibir, interpretar, razonar, resolver problemas, recordar y hacer todo tipo de tareas relacionadas con el aprendizaje. Parece que cada vez que hacemos o experimentamos algo, leemos un libro, tenemos una emoción, miramos una imagen, un grupo específico de neuronas asociadas con esa actividad "se ilumina", estimulando el crecimiento de más dendritas y "ejercitando" las que ya están en su lugar, haciéndolas mejores procesadoras de información. En igualdad de condiciones, cuanto más densas y eficientes sean estas conexiones neuronales, más fácil será hacer lo que está asociado con esa área del cerebro.

Las habilidades de los niños superdotados pueden estar relacionadas en parte con estas conexiones neuronales mejoradas, ya sea porque:

  • Nacieron con un matorral más denso de lo normal de conexiones neuronales asociadas con los rasgos en los superdotados, y tuvieron el tipo correcto de experiencias para permitirles usar y retener, o desarrollar aún más estas conexiones; o
  • Nacieron con una cantidad suficiente de conexiones neuronales y tuvieron una amplia oportunidad para formar conexiones cada vez más eficientes a través de un entorno enriquecido.

Las conexiones neuronales más densas y eficientes compartidas por los niños superdotados podrían ayudar a explicar las características comunes que muchos de estos niños comparten. Pero ten en cuenta que no todos los niños superdotados mostrarán todas, o incluso la mayoría, de estas características, y algunos mostrarán rasgos que son bastante contrarios a lo que podría esperarse de un niño superdotado. Es muy sabido que Albert Einstein aprendió a hablar a una edad tardía y no leyó hasta que tenía 7 años. Los niños superdotados pueden ser tan diferentes entre sí como lo son del resto de la sociedad.

A continuación, repasaré algunos rasgos que los niños superdotados pueden poseer. Pero ten en cuenta que tratar de identificar a los niños superdotados comparando sus comportamientos y rasgos con listas como las que se presentan aquí puede ser complicado. Después de todo, muchos o incluso la mayoría de los niños mostrarán muchas de estas mismas características. Lo más importante que debes hacer al considerar a tu propio hijo es mirarlo en el contexto de otros niños de la misma edad. Si hay diferencias consistentes y notables, entonces las habilidades mentales avanzadas pueden estar presentes. Otra pista puede ser que otros, amigos, parientes, maestros, vecinos, avisen y comenten los mismos rasgos que estás viendo.

Habilidades lingüísticas

Mientras que la mayoría de los niños son capaces de formar oraciones reconocibles y entender el lenguaje complejo hasta alrededor de los 2 años de edad, los niños superdotados a menudo alcanzan estos hitos antes. A medida que se acercan a la edad escolar, otras habilidades lingüísticas pueden parecer avanzadas o sofisticadas.

Algunos de los rasgos de superdotación a tener en cuenta al considerar el desarrollo del lenguaje de tu hijo en relación con otros de una edad similar incluyen:

  • Un vocabulario altamente desarrollado y la capacidad de aprender nuevas palabras fácilmente
  • La tendencia a hablar rápidamente
  • El uso temprano de oraciones más largas y complejas mientras se usa una gramática apropiada
  • Lectura temprana, si se les da algo de instrucción y oportunidad (muchos niños superdotados aprenden a leer antes de ingresar a la escuela.)
  • Continuamente hace preguntas sobre lo que ve y escucha, y quiere recibir respuestas y explicaciones exhaustivas
  • La capacidad de comprender y llevar a cabo instrucciones de varios pasos a una edad temprana (por ejemplo, ve al comedor, toma el libro azul sobre la mesa, y ponlo de nuevo en el estante de tu habitación, luego tráeme la ropa en tu cama para que pueda lavarla).
  • La capacidad de entender y participar en conversaciones con adultos (los niños superdotados a menudo reconocen los matices o dobles sentidos a una edad temprana- ¡así que cuidado con lo que dices!)
  • La capacidad de cambiar el lenguaje que usan al hablar con diferentes audiencias (por ejemplo, un niño superdotado de 4 años podría usar palabras más avanzadas y una estructura de oraciones cuando habla con adultos o niños mayores, y luego hablar de una manera más simple y más infantil cuando se dirige a su primo de 3 años.)

Habilidades de aprendizaje

Todos los niños (todas las personas, realmente, grandes y pequeñas) tienen un deseo innato de aprender sobre el mundo que los rodea: buscar nuevas experiencias, descubrir la relación entre ellos y su entorno, descubrir y aprender. Lo que distingue a los niños superdotados de los demás es la aparente facilidad natural y la alegría con la que hacen esto. Sus cerebros parecen ser esponjas mentales, absorbiendo sin esfuerzo e incorporando nueva información e ideas.

Muchos niños superdotados son aprendices naturales que muestran algunas de las siguientes características:

  • La capacidad de aprender de forma rápida y eficiente — para comprender ideas y habilidades sin esfuerzo
  • Una tendencia a enfocarse mucho en ciertas áreas de interés (por ejemplo, insectos, espacio, animales) y buscar de forma independiente información sobre estos temas
  • La capacidad de hacer preguntas que muestran una visión avanzada o comprensión
  • Un profundo amor por el conocimiento -ellos saben más sobre el mundo que les rodea de lo que cabría esperar
  • Excelente memoria y recordar fácilmente lo que previamente escucharon, vieron o aprendieron
  • Una tendencia a leer a menudo por su cuenta y frecuentemente prefieren leer a más actividades físicas
  • Poca necesidad de dirección o instrucción al comenzar una nueva actividad, aprender un nuevo juego o adquirir una nueva habilidad: también pueden insistir en hacer las cosas por su cuenta o a su manera.
  • El desarrollo temprano de las habilidades motoras que involucran equilibrio, coordinación y movimiento: los niños superdotados también pueden avanzar en algunas actividades de motricidad fina dirigida, como ensamblar objetos pequeños (por ejemplo, legos, transformar juguetes, bloques) o armar rompecabezas. Sin embargo, otras habilidades motoras finas pueden no ser avanzadas. Algunos niños superdotados no son hábiles en la escritura a mano, aunque esto puede estar más relacionado con la falta de atención al detalle o la impaciencia con la tarea lenta y tediosa de la práctica de la escritura a mano que con los problemas del control motor fino.
  • Placer al hablar con niños mayores y adultos sobre temas que les interesan
  • Una comprensión de su propio pensamiento y procesos de aprendizaje - pueden haber preferido formas de aprendizaje y resistir el uso de otros métodos sugeridos por un maestro o un adulto. Son capaces de sentir cuánto y qué tipo de estudio necesitan para dominar una habilidad o tema.
  • Pensamiento creativo: los niños superdotados pueden disfrutar de idear sus propias formas de resolver problemas y deleitarse con la complejidad y hacer conexiones entre ideas o conceptos aparentemente no relacionados.
  • La capacidad de concentrarse en un tema de interés durante un período de tiempo inusualmente largo - sin embargo, los niños superdotados pueden cambiar rápidamente su atención o aparecer desenfocados cuando hacen algo que perciben como poco atractivo o poco interesante.
  • Una inclinación a ver el aprendizaje como diversión -ellos experimentan alegría en el descubrimiento de nuevos intereses o captar nuevos conceptos.

Rasgos emocionales y conductuales

Los niños superdotados suelen ser más intensos emocionalmente que otros. También pueden ser más sensibles a los sentimientos y circunstancias de los demás, y pueden mostrar una gran empatía en situaciones donde otros de su edad parecen indiferentes.

Otros rasgos emocionales o de comportamiento para buscar incluyen:

  • Un alto nivel de actividad: los niños superdotados pueden parecer tener una fuente infinita de energía, moviéndose constantemente, hablando, preguntando y explorando.
  • La tendencia a pensar y hablar rápido —porque pueden estar tratando de hablar tan rápido como piensan, a los niños superdotados a menudo se les pide que "reduzcan la velocidad" para que el oyente pueda entenderlos. También pueden sentirse frustrados cuando sienten que otros están hablando demasiado lento o toman demasiado tiempo para "llegar al punto."
  • Cualidades de liderazgo fuertes: los niños superdotados a menudo son líderes naturales que se hacen cargo y guían a otros en nuevas direcciones.
  • Capacidad para relacionarse con niños mayores y adultos - Debido a que sus habilidades e intereses cognitivos pueden ser avanzados para sus años, los niños superdotados tienen facilidad para conectarse con y aprender de los mayores que ellos.
  • Disfrutar del tiempo a solas —mientras que los niños superdotados pueden disfrutar de pasar tiempo con otras personas, incluyendo compañeros mentales (ya sea de su edad o adultos), también pueden disfrutar de pasar tiempo en actividades más solitarias, como leer, escribir, soñar despiertos, observar o simplemente pensar
  • La apreciación de la belleza natural- los niños superdotados pueden disfrutar especialmente estando cerca y señalando árboles, puestas de sol, flores, el océano, animales, y otras cosas de belleza inherente. También pueden mostrar un profundo interés en ciertas formas de arte (pinturas, esculturas o música, por ejemplo).

Dones ocultos

Algunos niños superdotados muestran solo algunas de las señales mencionadas anteriormente, o muestran rasgos que son bastante opuestos a lo que cabría esperar. Por ejemplo, algunos comenzarán a hablar más tarde en lugar de temprano, algunos serán emocionalmente reservados en lugar de intensos, y algunos parecen pensar y hablar despacio en lugar de rápidamente.

Además, ten en cuenta que hay niños que muestran cualidades superdotadas cuando se trata de lenguaje o rasgos emocionales, pero que no parecen excepcionales cuando se trata de aprendizaje o cuestiones académicas. Mientras que algunos de estos niños pueden tener una discapacidad de aprendizaje específica que se interponga en su desempeño en la escuela, otros pueden haber aprendido desde el principio a ocultar sus habilidades para encajar mejor con otros de su edad, o para evitar las presiones de expectativas más altas. Y, por supuesto, hay niños que muestran muchas de las señales aquí que no caen en el rango de superdotados una vez que son examinados. ¿Eso significa que no son superdotados? No necesariamente. Muchos niños no brillan en las pruebas de CI debido a la ansiedad de las pruebas, o a veces debido a las cualidades asociadas con la superdotación. Por ejemplo, las pruebas de CI suelen tener subpruebas cronometradas, lo que significa que cuanto más rápido responda un niño o complete correctamente una tarea, más puntos gana. Sin embargo, los niños superdotados que son perfeccionistas pueden responder más lentamente que otros, tomándose su tiempo, trabajando con cuidado y metódicamente, y verificando la precisión de sus respuestas. Un niño superdotado con un alto nivel de energía que tiene dificultades para enfocar la atención en tareas estructuradas también puede estar en desventaja cuando se trata de realizar una prueba de CI en una atmósfera rígidamente estructurada .

Además, es cierto que los niños pueden ser superdotados en un área (habilidades verbales, por ejemplo), pero solo muestran habilidades promedio en otras (como habilidades de razonamiento perceptivo o no verbal, que son importantes para el logro matemático). Si bien la puntuación de coeficiente intelectual a gran escala de estos niños podría no caer en el rango de superdotados, aún pueden demostrar algunos rasgos comunes de superdotación. Por ejemplo, un niño superdotado verbalmente con habilidades de razonamiento no verbal promedio aún puede ser emocionalmente sensible y tener una memoria excelente.

Identificar la superdotación puede ser complicado, particularmente con respecto a aquellos que están a la vuelta de ese punto de corte "mágico" de 130 puntos más o menos. Y las pruebas de CI son ciertamente instrumentos imperfectos y solo una pieza del rompecabezas. Tu visión e instinto, junto con los de los maestros de tu hijo, a menudo pueden ser las piezas más importantes necesarias para comprender verdaderamente los dones y el potencial únicos de tu hijo.

A version of this article originally appeared in English.