Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Relaciones

¿Te enamoras rápido, fácil y a menudo?

Photo by Ihor Rapita on Unsplash
Source: Photo by Ihor Rapita on Unsplash

Algunas personas tienden a enamorarse rápidamente, fácilmente y con frecuencia. Esta tendencia se conoce como emofilia, anteriormente conocida como “promiscuidad emocional”. Se mide con elementos tales como:

"Me enamoro fácilmente”.

"Siento conexiones románticas de inmediato”.

“Me encanta la sensación de enamorarme”.

“Me enamoro con frecuencia”.

"Tiendo a saltar rápido a las relaciones”.

La emofilia es distinta de una serie de otros rasgos que también predicen el desarrollo de conexiones románticas rápidas. Por ejemplo, lo que atrae a alguien con emofilia al amor es el hecho de que esos sentimientos son gratificantes; por el contrario, las personas con estilos de apego ansioso a menudo también entran en relaciones rápidamente, pero no debido a una motivación de recompensa: están motivadas por la inhibición o la evitación de un estado emocional negativo (específicamente, miedo y ansiedad).

Enamorarse rápido y, a menudo puede sonar emocionante y romántico, pero también podría haber un lado oscuro. Específicamente, si siempre estás preparado para enamorarte y sentirte encantado por otros muy rápidamente (un tipo de "amor a primera vista"), esto podría hacerte propenso a ignorar las "banderas rojas" de la relación y enamorarte de los tipos "equivocados" de parejas, personas que podrían usar tu forma de apegarte rápidamente para manipularte.

Un conjunto reciente de estudios buscó explorar cómo la emofilia está vinculada a las variables de personalidad de la Tríada Oscura del maquiavelismo, la psicopatía y el narcisismo. Cada uno de estos rasgos significa algo un poco diferente, pero todos están unidos por una tendencia a participar en comportamientos antisociales, como ser insensible y manipulador.

Generalmente estos rasgos se consideran indeseables, especialmente en el contexto de una relación a largo plazo. Sin embargo, para emparejarse a corto plazo, potencialmente pueden confundirse con rasgos atractivos. Por ejemplo, cuando no conoces muy bien a un narcisista, la forma en cómo se ve a sí mismo excesivamente inflada y su tendencia a hablar de sí mismo puede parecer potencialmente como conversador y confiado.

Los narcisistas también pueden ser bastante buenos para colocar una fachada atractiva. Por ejemplo, podrían invertir más tiempo y esfuerzo en su apariencia, rodearse de símbolos de dinero y éxito, y hacer un mayor esfuerzo para decir las cosas "correctas" (incluso si no son ciertas) para parecer deseables.

Volviendo al nuevo conjunto de estudios, en el primer estudio, los investigadores encuestaron a 257 hombres y mujeres en línea (edad promedio de 34) y les pidieron que llenaran la escala estándar que evalúa los rasgos de la Tríada Oscura "como les gustaría que una pareja romántica ideal la completara”. En otras palabras, se les pidió que describieran la personalidad de su pareja ideal. También completaron una serie de escalas sobre sus propios rasgos de personalidad individuales, incluida la emofilia.

Lo que los investigadores encontraron fue que las personas que obtuvieron un puntaje alto en emofilia (en comparación con aquellas que eran bajas) informaron que su pareja ideal sería más alta en los tres rasgos de la Tríada Oscura.

En un segundo estudio, a 185 mujeres heterosexuales se les pidió que evaluaran perfiles en línea simulados de hombres que variaban en sus rasgos de la Tríada Oscura. Como señalaron los autores, optaron por centrarse en las reacciones de las mujeres hacia los hombres porque los hombres, en general, tienden a ser más altos en los rasgos de la Tríada Oscura.

Los perfiles utilizados fueron extraídos de un estudio separado en el que los estudiantes universitarios masculinos escribían sus propios anuncios personales en línea y, de forma separada, completaron una encuesta sobre sus personalidades. Los investigadores seleccionaron los anuncios que fueron escritos por aquellos que eran altos o bajos en los rasgos de la Tríada Oscura.

¿Qué encontraron? Aquellos altos en emofilia (en comparación con aquellos que eran bajos) fueron de hecho más atraídos por los perfiles de la Tríada Oscura, pero en realidad eran más atraídos por cada perfil. En palabras de los investigadores, "los individuos altos en emofilia reportaron una mayor atracción a todos los perfiles, independientemente de la naturaleza del perfil o de quién lo escribió.”

Estos hallazgos son, por supuesto, limitados de varias maneras importantes. Una es que los investigadores analizaron los rasgos "ideales" informados de las personas en una pareja y la atracción hacia un objetivo hipotético. Por lo tanto, sería importante para la investigación futura mirar cómo la emofilia juega en el contexto de, digamos, un evento de citas rápidas para ver lo que significa para el comportamiento en el mundo real. Además, mientras que el primer estudio incluyó tanto hombres como mujeres, el segundo estudio incluyó solo participantes heterosexuales. Por lo tanto, se necesita más trabajo para comprender la emofilia en poblaciones diversas en género y sexualmente.

Dicho esto, estos hallazgos son interesantes y nos ayudan a entender algunas cosas. Una de ellas es que las personas altas en emofilia no solo están atraídas a las personas con los rasgos de la Tríada Oscura; más bien, parecen tener tendencia a desarrollar una atracción a casi cualquier persona. Sin embargo, ciertamente se sienten más atraídos por personalidades "oscuras" que las personas bajas en emofilia. Además, su amor por estar enamorados podría hacer que las personas con emofilia se sientan especialmente atraídas por parejas con personalidades tóxicas y propensas a cometer los mismos errores de relación una y otra vez, como enamorarse de "encantadores" con motivos ocultos.

Esto no quiere decir que la emofilia en sí es inherentemente una cosa mala, solo que podría crear una vulnerabilidad única que puede ser aprovechada por los narcisistas y otros manipuladores. En la medida en que alguien pueda reconocer este patrón de comportamiento en sí mismo, tal vez haría bien en pedirle a otros de confianza (por ejemplo, amigos, familiares) que examinen a una pareja u obtener una segunda opinión antes de saltar al matrimonio o tomar otras decisiones importantes de la vida con esa persona.

Imagen de Facebook: Vera F/Shutterstock

A version of this article originally appeared in English.

publicidad