Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Shahram Heshmat Ph.D.

Siete factores psicológicos que afectan nuestra sensibilidad al dolor

El papel del sesgo en el dolor.

Los puntos clave

  • Las personas sienten dolor debido a la manera en la que el cerebro interpreta la información que le transmiten todos los sentidos.
  • Existen diferencias individuales significativas en la percepción del dolor.
  • Escuchar música tiene la capacidad de reducir la percepción del dolor.

El dolor juega un papel protector. A través del dolor, podemos recibir advertencias que activan nuestros reflejos para escapar del peligro potencial. Al igual que el hambre y la sed, el dolor nos motiva a idear un plan de acción para deshacernos de él. Todo dolor es real, no importa lo que lo esté causando. Y la mayoría de los dolores tienen un origen patológico. El dolor también puede estar asociado con componentes emocionales, cognitivos y sociales. Existen diferencias significativas en la percepción del dolor entre las personas. El dolor también varía en un mismo individuo, según las circunstancias.

1. Miedo al dolor

El miedo y la ansiedad por el dolor pueden explicar una gran cantidad de variaciones individuales en la cantidad de dolor que sentimos. La reacción emocional típica al dolor incluye ansiedad, miedo y frustración. Cuando tenemos dolor, con frecuencia experimentamos intrusiones de pensamientos de posibilidades de "qué pasaría si" ("¿y si" mi dolor abdominal es un signo de una enfermedad grave?) La angustia del dolor es generada por lo desconocido y empeora a medida que el dolor persiste. El dolor puede disminuir cuando nos sentimos seguros. Por ejemplo, un paciente que experimente un dolor intenso en el hogar puede experimentar un dolor menor al ingresar a la sala de emergencias.

2. Atención al dolor

Una función importante del dolor es exigir atención. Prestar mucha atención a las sensaciones de dolor puede aumentar la intensidad del dolor. El proceso comienza cuando el dolor interrumpe la atención de la persona y la obliga a concentrarse en su cuerpo. Luego, el dolor se juzga como una amenaza, lo que la vuelve más vigilante e insta a la persona a abordar la lesión. La distracción de la atención del dolor es una de las estrategias más utilizadas para el manejo del dolor. Porque solo puedes atender una sola cosa a la vez. Por ejemplo, las personas que se lesionan en el calor de las competencias deportivas o en la batalla, a menudo no notan su lesión hasta que la acción se detiene. Las inyecciones son menos dolorosas cuando no las miramos.

3. Interpretación

Una vez que se ha atendido el estímulo del dolor, se utilizan procesos cognitivos para interpretar lo que significa. Los procesos cognitivos son fundamentales para explicar por qué a veces experimentamos un dolor leve como un dolor intenso, o una lesión grave que implica poco o ningún dolor. Por ejemplo, uno podría interpretar un fuerte dolor de estómago como cáncer de estómago en lugar de simplemente haber comido una pizza dañina debido a la intolerancia a la lactosa. En esencia, la persona imagina el peor resultado posible que podría ocurrir (dolor catastrófico). Por lo tanto, catastrofizar puede ser un objetivo importante para el tratamiento.

4. Evitar el dolor

La evitación del dolor proviene del miedo al dolor. Evitar el dolor puede ser beneficioso al principio, ya que puede ayudar al proceso de sanación. Pero esto puede ir de mal en peor. El comportamiento de evitación, a su vez, conduce a más evitación y, en última instancia, a más dolor. Al igual que el condicionamiento clásico, cuando una persona se lesiona, comienza a asociar la lesión con la actividad que la causó y evitará esa actividad. Por ejemplo, si te lastimas la espalda al hacer una postura de yoga, puedes comenzar a evitar el yoga por completo, o incluso todos los deportes. La evitación del dolor se produce a expensas de la reducción del disfrute de la vida. Se ha demostrado que la terapia de exposición o exponer a los pacientes a actividades que han estado evitando debido al dolor es útil.

5. Expectativas

La experiencia subjetiva del dolor está determinada en gran medida por nuestras expectativas. A veces, esto puede resultar en una profecía autocumplida en la que las personas experimentan lo que esperan que suceda, incluso frente a evidencia que lo contradice. Por eso los placebos son tan efectivos. De hecho, un placebo es una terapia efectiva para el dolor sin efectos secundarios. Los placebos son efectivos porque la gente cree en ellos.

6. El efecto del amor

La emoción del amor también puede reducir la percepción del dolor. El amor, como la seguridad, puede aliviar el dolor. Por ejemplo, la investigación muestra que el dolor se reduce cuando la pareja se toma de la mano. Las personas que pasan la mayor parte del día pensando en una pareja romántica experimentan una mayor reducción del dolor.

7. Música y percepción del dolor

La música puede ser un factor poderoso para aliviar el dolor. La música activa regiones de recompensa del cerebro que se superponen con los centros de alivio del dolor. La música que expresa alegría desencadena recuerdos positivos y puede afectar el estado de ánimo y la capacidad de manejar el dolor. Escuchar música agradable también puede hacer que el tiempo pase más rápido. En resumen, la música distrae del dolor y eleva el estado de ánimo. Debido a que la ansiedad se relaciona con frecuencia con una mayor percepción del dolor, la música relajante puede reducir la percepción del dolor. La preferencia importa; si no te gusta la música clásica, podría tener el efecto contrario.

A version of this article originally appeared in Inglés.

publicidad