Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Relaciones

Si tu pareja no satisface tus necesidades, ¿entonces qué?

¿La ausencia de sexo en una relación justifica el adulterio?

Incluso para aquellos que responden , hay algunas cosas que considerar antes de comprometerse a esa conclusión. Por un lado, está el peligro de implicar que cualquier brecha en la actividad sexual en la relación justifica el adulterio, lo que podría sugerirle a algunos que pueden salir corriendo y ser infieles desde la primera vez que su pareja dice "hoy no". Además, incluso si reconociéramos como una obligaciónsatisfacer las necesidades sexuales de una pareja, ¿qué cantidad de sexo sería suficiente, una frecuencia específica o cierta cantidad de veces por semana? ¿Un cierto rango de posiciones o actividades? ¿Un cierto nivel de entusiasmo o pasión? ¿Alguien podría decir que el adulterio fue justificado, no a causa de una cantidad insuficiente de sexo, sino porque su pareja se negó a tener sexo de una cierta manera o en cierto lugar? ¿Las necesidades sexuales son así de particulares?

Por favor créanme que no hago estas preguntas a la ligera, creo que podrían haber serios desacuerdos respecto a este problema y ese desacuerdo complica el problema considerablemente.

Tal vez deberíamos preguntar: ¿Qué significa que una persona satisfaga sus necesidades sexuales?

Para responder a esto, será útil encontrar otro paralelo con la infidelidad. He dicho antes que engañar en una relación significa lo que sea que una persona crea que significa. Si tu novio se siente incómodo de que te escribas con otro hombre, o si a tu novia no le gusta que vayas a comer con tu asistente, eso debería contar como engañar porque nadie debería estar en una relación en la que su pareja actúe de una manera que la otra persona desapruebe.

Si esto parece una dictadura, debería: cada persona debería tener el derecho de dictar lo que está dispuesta a soportar en una relación, y la otra persona puede decidir si está de acuerdo con esas restricciones. Esto también permite que las parejas definan lo que significa el adulterio para ellos, en lugar de adoptar alguna norma social general que podría no aplicar para ellos en particular.

Al responder la pregunta anterior sobre la cantidad de sexo que satisfará las necesidades de una persona, ¿deberíamos aplicar el mismo razonamiento? ¿Podríamos decir que lo que sea que una persona sienta que necesita es lo que una persona debería esperar de su pareja? Yo diría que : cada integrante de la pareja merece ser feliz en la relación. Si los deseos y necesidades básicas de las dos personas no están siendo satisfechas, entonces hay un problema con la relación, ya sea como resultado o causa de esas necesidades frustradas.

Pero no creo que la definición de las necesidades sea el verdadero problema aquí. Nuestra pregunta original: si una persona no está satisfecha con su relación, ¿eso justificaría violar las reglas de la relación engañando? Lo que sea que signifique sexo insuficiente para un persona en particular, incluso si eso podría considerarse una traición de las obligaciones de su pareja, el hecho sigue siendo que el adulterio solo empeorará las cosas.

("Dos males no hacen un bien"). Además, el adulterio introduce a una tercera persona a lo que es un problema entre dos, lo que podría agravar cualquier problema que fuera la causa de la disminución del sexo len la relación en primer lugar.

Cuando hablo sobre adulterio, siempre digo que espero que las parejas que estén pasando por un periodo de sequía sexual hablen del asunto y busquen ayuda si la necesitan en lugar de que la persona frustrada rápidamente recurra al adulterio sintiendo que estaba justificado. Usualmente recibo respuestas enfáticas de parejas que batallan mucho tiempo con eso hasta que uno de los dos decide engañar. No hay duda de que pasa hacia ambos lados, por ejemplo, algunas personas frustradas podrían tener otros problemas que los están llevando a considerar engañar, y la falta de sexo en casa podría ser su detonante. Yo simplemente espero que, como muchas personas me han dicho, las parejas que estén experimentando este problema hablen al respecto e intenten resolverlo antes de que uno de ellos decida dañar la relación aún más.

¿Cómo pueden lidiar con esto las parejas?

Asumiendo que los problemas sexuales en sí no puedan resolverse y que la pareja frustrada no esté dispuesta a negar estas necesidades, entonces las parejas tienen que reconocer que uno de ellos ya no puede obtener satisfacción para sus necesidades básicas dentro de la relación, y algo tiene que cambiar. Ya sea que la relación deba terminar o el entendimiento dentro de la relación tiene cambiar para permitir que la pareja sexualmente frustrada busque satisfacción en otro lado.

Sin embargo, a veces ninguna de estas opciones funciona para una pareja. Los problemas religiosos, financieros o familiares pueden hacer que sea sumamente difícil terminar la relación, y la pareja que se niega a tener sexo también se niega a permitir que su pareja salga de la relaicón para obtenerla. ¿Qué hace la pareja frustrada cuando se han agotado todas las opciones? En ese caso, la persona tiene que tomar una decisión difícil y debe usar su juicio para balancear el mal prima facie del adulterio con los otros principios y circunstancias que están a favor o en contra de esto.

Como siempre, la filosofía moral puede delinear los numerosos factores que provocan un dilema ético, los problemas sobre lo que está bien o mal, lo que es aceptable o no, pero rara vez podrá decirnos que varios factores se mezclan y balancean para determinar una "respuesta correcta". Al final, tienes que tomar una decisión que creas que es consistente con tu carácter moral y que te permita mirarte al espejo cuando te levantas por las mañanas, donde sea que eso suceda.

Síganme en Twitter, visiten mi página de Internet o revisen mis otros blogs, Economía y ética y El profesor de comics.

Imagen de Facebook: Monkey Business Images/Shutterstock

A version of this article originally appeared in English.