Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Relaciones

"Si me dejas, me mato"

Algunos se aferran a una relación amenazando con suicidarse. Aquí explico el por qué lo hacen y lo que otros pueden hacer.

Muchas relaciones de amor, tal vez incluso la mayoría de las relaciones de amor, llegan a su fin en algún momento cuando las personas involucradas han llegado a conocerse mejor, o cuando una o ambas han cambiado. A veces los involucrados han llegado simplemente a entenderse mejor y darse cuenta de que lo que pensaban que era inicialmente atractivo en su pareja ahora parece ser tedioso o preocupante.

Este desencanto ocurre tan frecuentemente que no tiene nada especial. La mayoría de las personas que se casan con éxito han estado previamente en una serie de relaciones sin éxito que han llegado a su fin, por lo general con una persona saliendo por la puerta, aunque mirando desde fuera, es difícil decir quién realmente está dejando a quien. Una persona retrocede un poco; el otro se ofende y devuelve los golpes. Cualquiera de los dos puede comportarse de una manera enojada o castigadora. Y, finalmente, a medida que los miembros de la pareja reaccionan a la ambivalencia del otro, la relación estalla a su fin. Una persona puede haber sido la que rompe finalmente, pero ambos son responsables. Por lo general, nadie está peor. La siguiente relación parece curar los malos sentimientos que quedan de la anterior.

La mayoría de las veces, ambas personas en una relación tan fallida llegan a sentir, con todas las consideraciones pertinentes, que están probablemente mejor separados. No es poco común que una persona o la otra pueda considerarse a sí misma como la parte lesionada, pero tarde o temprano llega a pensar que tal vez ninguno de ellos fue realmente culpable. Simplemente no era su momento. Sin embargo, ocasionalmente una persona quiere desesperadamente continuar la relación cuando la otra está decidida a terminarla. Y, de vez en cuando, esa persona desesperada dice: "Si me dejas, me suicidaré.”

Creo que cualquiera que escuche eso de un amante tendrá más o menos la misma respuesta: él o ella se horrorizará. Si alguna vez se amaron, tampoco pueden estar completamente desinteresados en el bienestar del otro, y ciertamente nadie querría sentirse responsable de la muerte de la otra persona. Si el propósito de la amenaza de suicidio es hacer que alguien dude en irse, es una estrategia que probablemente funcione temporalmente. Pero creo que la amenaza del suicidio es solo eso, una amenaza, y provocará la misma respuesta negativa que cualquier otro tipo de amenaza. "Me mataré, y será tu culpa, ¡y te sentirás culpable para siempre!” es lo que está implícito. Cualquiera que escuche eso estará enojado. Hacer enojar a alguien no va a fomentar un sentimiento de amor o el deseo de volver a una relación comprometida.

Además, la persona suicida está pintando una imagen poco atractiva de sí misma. Se supone que todos debemos tener algún sentido de que nuestras vidas tienen valor. Si una persona no nos quiere, seguramente debemos saber que alguien más podría hacerlo. Y nuestra visión de nosotros mismos no debe depender exclusivamente de la buena opinión de ninguna persona. Amenazar el suicidio hace que ese individuo parezca triste e incluso, a los ojos de algunos, patético. ¿Y de qué sirve tener un amante fingido que se queda sin quererlo realmente? Además de eso, la amenaza de la violencia, la violencia contra cualquiera, incluso contra uno mismo, es aterradora y desagradable. Si la pareja permanece junta, ¿habrá más amenazas más adelante sobre algún otro asunto? ¿Y es esta una persona que en el futuro probablemente considere el suicidio como consecuencia de alguna otra frustración?

Algunos amantes despechados de hecho, se matan a sí mismos. Es raro, pero sucede, por lo que la amenaza debe tomarse en serio.

Una vez vi a una paciente después de su segundo intento de suicidio. Estaba angustiada porque su esposo de 20 años la estaba dejando a ella y a sus tres hijos por otra mujer. El riesgo para su vida me pareció tan real que le pedí a su esposo que viniera a verme.

Me dijo que, por supuesto, no quería que su esposa, que era la madre de sus hijos y con quien había vivido todo ese tiempo, se suicidara. Pero su vida estaba vacía, y estaba decidido a irse. Esta nueva mujer, a quien había conocido en el trabajo, lo amaba de una manera en que su esposa no lo hacía, y sentía que tenía derecho a ser feliz. (Mencionó de paso que esta nueva mujer era fea. No me sorprendió que un hombre pudiera enamorarse de una mujer "fea", aunque ciertamente me sorprendió que me lo dijera sin razón aparente.) Al hablar sobre su matrimonio, me di cuenta de que no estaba tanto dejando a su esposa como a toda su familia extendida, quienes lo veían como un fracaso profesional. A menudo es cierto que alguien que deja un cónyuge realmente está dejando a otras personas, y también está dejando atrás una visión desagradable que tiene de sí mismo. También es fácil dejarse llevar por la adoración de una persona nueva.

Le dije que pensaba que su esposa estaba en peligro, y sugerí lo que pensaba que debía hacer. Cualquiera que sea la razón por la cual un amante despechado pueda considerar el suicidio (u homicidio, para el caso), ese sentimiento es más fuerte cuando surge por primera vez y es probable que disminuya rápidamente con el tiempo. (Nunca he visto a alguien suicidarse por amor no correspondido seis meses después de una ruptura, por ejemplo.) Le pedí a este esposo que le dijera a su esposa que no estaba del todo seguro de que iba a irse, pero que pensaba que era mejor vivir separados por un tiempo. Aunque no admitió tener ninguna duda, pensó que tal vez ese comentario no era del todo falso. Pensé que era probable que ella se mantuviera con vida el tiempo suficiente para superar su sentido de humillación y traición.

Y así es como resultaron las cosas. Ella pasó de extrañarlo y llorarlo, a estar vagamente molesta cuando venía a visitar a los niños. Cuando se reunieron en las salas del juez ocho meses después, ella estaba ansiosa por deshacerse de él. Por cierto, a raíz del divorcio, decidió renunciar al aburrido trabajo que siempre había hecho y comenzar una carrera como cantante. Cuando la vi por última vez, ella estaba saliendo con un director de Broadway. Su historia es un ejemplo más de lo horrible que es para muchos contemplar la muerte cuando después de un período de tiempo, y tal vez con tratamiento, encontrarán buenas razones para querer vivir.

Es razonable preguntarse por qué ciertas personas expresan una amenaza de suicidio en tal situación, la situación de ser rechazado por alguien que aman, que, aunque es cierto que es doloroso para todos, es común y no lleva a otros a la desesperación suicida. ¿Por qué estas personas son tan vulnerables? Es probable que ellos, más que otros, estén definidos por esa relación particular. Eso es lo que son. Sin esa pareja en particular a la que aman, sus vidas no tienen sentido. Ellos piensan que si tan solo le pudieran dejar claro a esa otra persona cuán fuertemente sienten cosas por ella, la otra persona regresará. En su opinión, no hay otra alternativa. No hay otra forma de ser, excepto como amante de esa persona. Los acosadores expresan sentimientos que son similares.

Cuando escucho tales pensamientos, me acuerdo de los primeros mártires cristianos o de los soldados que enfrentan la muerte infatigablemente. La imagen de sí mismos está tan atrapada con ser un cristiano, o un soldado, que la muerte es preferible a una violación de ese sentido de sí mismos que se requeriría si renunciaran a su fe, o si huyeran de sus compañeros como un cobarde. Así que contemplan la muerte.

Entonces, ¿cómo trato de ayudar a los pacientes que vienen a verme, algunos de los cuales se encuentran en el papel del amante rechazado y algunos de los cuales son la otra persona, el hombre o la mujer que está decidido a irse?

Este es el consejo general que doy a aquellos que se encuentran enredados en un romance tan fallido. Trato de ayudar a aquellos hombres y mujeres, generalmente hombres y mujeres jóvenes, que han sido maltratados y que pueden ser suicidas, ayudándoles a encontrar aquellas otras partes de sí mismas que valen la pena, independientemente de si una persona en particular los ama en ese momento en particular. Pudieron vivir antes de conocer a esa persona y, seguramente, encontrarán que vale la pena vivir la vida más adelante. Ningún sentimiento o pasión dura para siempre. Es sólo una cuestión de tiempo. Pero no puedo cambiar cómo se siente alguien solo hablando. Así que trato de convencerlos para que pasen tiempo con sus familias y amigos. Si el trabajo es satisfactorio, hablamos de trabajo. Hay cosas que vale la pena hacer, y hablamos de esas cosas, incluidas las cosas que vale la pena hacer en el futuro. Habrá un futuro. A pesar de que no pueden imaginar una relación de amor diferente con otra persona, hablo de esa posibilidad. En el fondo saben que algún día puede haber alguien más, simplemente no tienen ganas de esperar. Así que trato de persuadirlos. Tal vez mi preocupación por lo que les sucede hace una diferencia.

También veo, de vez en cuando, al hombre o la mujer que está decidido a irse. Trato de recomendarles un plan similar al que le sugerí al hombre con la prometida fea.

Recuerdo una de esas conversaciones:

Joven: No voy a sacrificar mi vida para mantener vivo a alguien más.

Yo: Por supuesto que no. No funcionaría de todos modos. No puedes seguir sacrificando y sacrificando para siempre. Pero si alguien saca un arma, no te alejas. Una amenaza de suicidio es como un arma. Si no se toma la amenaza en serio, es una incitación a usar el arma. O para realmente suicidarse, incluso si alguien solo estaba pensando en ello. Tienes que tomar en serio a tu novia. Habla con ella. Dale tiempo para pensar en todo. Sé amable con ella. Tal vez puedas encontrar tiempo para verla de vez en cuando, incluso si estás en una relación seria con otra persona. Intenta ser un amigo.

En el empuje de la vida siendo tan fuerte como es, la mayoría de los amantes decepcionados superan sus relacionas fallidas y encuentran un propósito para hacer otras cosas con otras personas. Pasan a otras satisfacciones y otras preocupaciones. Y a veces me dicen años después que no pueden entender lo que era tan importante de esa otra persona que, sin ella, consideraban el suicidio.

Recientemente escuché, de segunda mano, de una mujer que había permanecido con su esposo durante 20 años porque él decía que de lo contrario, se suicidaría. Pero no creo que ella estuviera diciendo la verdad. Sus sentimientos de desesperación y de responsabilidad se habrían desvanecido hace mucho tiempo. Creo que estaba haciendo una excusa para una falta de voluntad de arriesgar un cambio en su vida, que es la razón habitual por la que los matrimonios infelices permanecen juntos.

(c) Fredric Neuman

Sigue el blog del Dr. Neuman en fredricneumanmd.com/blog

A version of this article originally appeared in English.