Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Wendy L. Patrick, J.D., Ph.D.

¿Sales con un sádico emocional?

Identifica las banderas rojas de la personalidad sádica.

Image by S. Hermann & F. Richter from Pixabay
Source: Image by S. Hermann & F. Richter from Pixabay

El comportamiento indeseable dentro de las relaciones tiene muchas causas, desde la situacional hasta lo clínico. Sin embargo cuando acabas de comenzar una relación, las gafas de color rosa pueden filtrar señales de alerta, lo que resulta en una tendencia a excusar o explicar el comportamiento negativo. Es cierto que muchas personas se comportan mal en ocasiones, e incluso muestran signos de egoísmo, insensibilidad y egocentrismo. Pero la investigación indica que hay un cierto tipo de personalidad oscura que puede comportarse mal por una razón más nefasta: el disfrute. Conoce a la personalidad sádica.

El elemento siniestro del sadismo

Cuando piensas en sadismo, puedes pensar en el notorio Marqués de Sade o personajes similares conocidos por defender o involucrarse en la crueldad sexual o el tipo de comportamiento castigador que recuerda a su homónimo. Pero el sadismo es más que infligir dolor físico; es obtener placer al herir a los demás de cualquier manera. La investigación lo explica.

Delroy L. Paulhus et al. (2020) examinaron las formas en que el sadismo interactuaba o se sobreponía con la dinámica de la personalidad de la Tríada Oscura.[i] Explican que la "Tríada Oscura" se refiere a la constelación de tres "variables de personalidad socialmente ofensivas", a saber: psicopatía, narcisismo y maquiavelismo. Señalan que aunque cada uno tiene paralelismos con las condiciones clínicas reales, también aparecen y muestran una variación sustancial en muestras de poblaciones no clínicas.

Paulhus et al. toman en cuenta que algunos investigadores han sugerido que ampliemos la inclusión en el “cuadro de explotadores insensibles”. Entre la variedad de categorías sugeridas, que van desde antagonistas hasta tomadores de riesgos impulsados por el estatus, hasta los moralmente desacoplados, señalan que la personalidad sádica ha obtenido el mayor apoyo.

Paulhus et al. toman en cuenta que la inclusión del sadismo subclínico para crear un Tetraedro Oscuro se justifica teóricamente de dos maneras importantes. Primero, el sadismo cumple con el criterio de insensibilidad o empatía alterada. La segunda forma, sin embargo, es aún más desconcertante. Señalan que el sadismo incluye un componente no incluido dentro de las otras categorías de personalidades de la Tríada Oscura: obtener placer intrínseco al herir a los demás.

Detectar el sadismo social

A medida que los sádicos forman relaciones, es probable que pongan su mejor cara, mostrando rasgos positivos. Pero a medida que llegamos a conocerlos mejor, la investigación indica que hay, de hecho, banderas rojas que podrían sugerir tendencias sádicas.

Paulhus et al. señalan que las medidas utilizadas para predecir el "sadismo cotidiano" incluyen el trolleo en Internet o la intimidación, el acoso cibernético, disfrutar de videojuegos violentos, la fascinación por las armas, el liderazgo tóxico y la venganza. Describen el "ingrediente distintivo" del sadismo como el valor de recompensa, satisfecha a través de participar en o ver la crueldad.

¿En qué se diferencian los sádicos de los psicópatas? Paulhus et al. señalan que los psicópatas son indiferentes al sufrimiento de los demás pero los sádicos realmente lo encuentran atractivo. Como ejemplo, señalan que, si bien los psicópatas pueden "explotar la crueldad por su valor instrumental", los sádicos realmente disfrutan de su valor intrínseco.

Como un asunto práctico, una respuesta emocionalmente positiva a la angustia o el dolor de los demás debe ser una gran señal de alerta dentro de las relaciones. Sin embargo, a menudo, precisamente porque una reacción tan contraria a la intuición es difícil de entender, a menudo es algo que las personas intentan minimizar o explicar. Si ese es el caso, considera que según la investigación, puede haber banderas rojas adicionales.

Tendencias sádicas y estímulos de violencia

Janko Međedović (2017) analizó el sadismo a través de la lente de la respuesta emocional a los estímulos violentos.[ii] Al observar que los rasgos de personalidad de la psicopatía y el sadismo comparten tanto déficits emocionales como una propensión hacia la violencia, señala que el sadismo se basa en aberraciones adicionales en términos de afecto: "emoción agradable a lastimar a otros o presenciar el dolor de otros”.

Analizando las respuestas emocionales de los sujetos al ver imágenes violentas y pacíficas, sus resultados mostraron que el sadismo se predijo por el aumento de las emociones positivas asociadas con estímulos violentos y las emociones negativas provocadas por estímulos pacíficos. Međedović encontró que este es el caso incluso cuando se controla la varianza de la psicopatía. En un segundo estudio, descubrió que el sadismo podía predecirse por una menor cantidad de asociaciones negativas con estímulos violentos, junto con un afecto insensible, un rasgo psicopático.

Indeseabilidad sin diagnóstico: hacia adelante

Obviamente, no podemos diagnosticar a las personas como sádicas porque parecen disfrutar de conflictos interpersonales o amar películas violentas. Sin embargo, en realidad cualquier rasgo negativo debe servir como bandera roja, y el comportamiento tóxico en sí, independientemente de nuestra capacidad para clasificarlo clínicamente, es una señal de advertencia relacional. Al liberarnos de las relaciones negativas más pronto que tarde, liberamos nuestro tiempo para conocer personas buenas, la gran mayoría de los cuales se complacen en hacer felices a los demás.

Imagen de Facebook: VAndreas / Shutterstock

A version of this article originally appeared in English.

publicidad