Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Sexo

Razones por las que los hombres tienen bajo apetito sexual y qué hacer al respecto

Muchos hombres no quieren admitir que experimentan un deseo sexual bajo. Entonces, ¿qué sabemos realmente sobre las experiencias de los hombres?

VGstockstudio/Shutterstock
Fuente: VGstockstudio/Shutterstock

Fer se estira y empieza a acariciarle la pierna a Sam de manera sugestiva. Sam se aleja. Fer se molesta y le dice, "no hemos tenido sexo en dos semanas. ¿Otra vez no estás de humor?". Fer se va a otra habitación a ver la TV. Sam se queda en el sillón sintiendo culpa y vergüenza, pero simplemente no está de humor y no puede forzarlo. La pareja se va a acostar sintiéndose triste y frustrada, otra vez.

Los estereotipos sociales y la sabiduría convencional podrían llevarnos a creer que Fer es un hombre y Sam una mujer. Y aunque la dinámica de las mujeres con menos interés sexual que su pareja masculina es común, las investigaciones muestran que es igual de común que pase al contrario. Es decir, en relaciones heterosexuales es tan común que los hombres tengan un bajo apetito sexual como que las mujeres lo hagan. Y mientras que tener un apetito sexual más bajo que el de una pareja no significa inherentemente que el deseo sexual de uno sea problemáticamente bajo, muchas mujeres y hombres experimentan una falta de interés en el sexo que consideran angustiante para sí mismos y para sus relaciones íntimas.

Entonces, ¿por qué tendemos a creer que un bajo deseo sexual entre los hombres es imposible? Y, ¿por qué evitamos hablar al respecto?

Nuestras creencias sobre roles de género suelen estar arraigadas muy profundamente. A pesar de que vemos cómo más y más hombres reportan un interés sexual bajo, ya sea temporalmente o por un periodo largo de tiempo, la creencia en las normas masculinas, que sugieren que los hombres no deberían experimentar un deseo sexual bajo, parece invalidar estos hechos para muchos de nosotros.

Pero dejemos esos estereotipos y nuestra sabiduría convencional de lado y revisemos lo que nos puede decir la ciencia sobre el apetito sexual bajo entre los hombres.

¿Cuántos hombres experimentan un bajo apetito sexual?

La cantidad de hombres que reportan deseos sexuales problemáticamente bajos fluctúa dependiendo de la definición y criterios utilizados por los investigadores. Por ejemplo, cuando se les preguntó si habían experimentado "una pérdida preocupante de deseo sexual" durante los 12 meses anteriores, el 8 por ciento de los hombres noruegos entre los 22 y 67 años de edad indicaron que había sido así "casi todo el tiempo" o "con mucha frecuencia". En un estudio nacional de salud entre hombres estadounidenses, los investigadores determinaron que el 15 por ciento de la población masculina entre los 18 y 59 años de edad mencionaban "quejas persistentes por apetito sexual bajo."

A pesar de que estos dos estudios sugieren que podría haber un rango de hombres que experimentan un apetito sexual problemáticamente bajo, un artículo que resume los índices de prevalencia de un bajo apetito sexual entre varios estudios y países, reportó que aproximadamente entre el 14 y 19 por ciento de los hombres indicaron con regularidad y fiabilidad que habían experimentado un deseo sexual problemáticamente bajo o reducido.

¿Qué provoca que el apetito sexual de los hombres sea bajo?

Muchos factores pueden contribuir para reducir el interés en el sexo. En mi propia investigación, las tres causas más comúnmente ratificadas que los hombres describieron para la reducción de su deseo sexual fueron el rechazo, falta de conexión emocional con sus parejas, y problemas de salud o malestares físicos. Pero los hombres en mi estudio no necesariamente tenían un apetito sexual problemático o preocupantemente bajo. Entonces, ¿qué lleva a un apetito sexual probelmáticamente bajo entre los hombres?

Los hombres que reportan un deseo sexual tan bajo que es problemático o angustiante con frecuencia citan razones médicas o biológicas como ciertos medicamentos (por ejemplo, algunos antidepresivos) o las repercusiones de una enfermedad seria y/o cirugía (por ejemplo, cáncer de próstata). En un estudio con hombres noruegos, la tercera razón más citada para un interés bajo en el sexo por parte de los hombres fue "enfermedades" .Y en el estudio estadounidense descrito arriba, las "dificultades de salud" se citaron como uno de los dos problemas relacionados que más se reportaron en relación con un deseo angustiantemente bajo. También se ha encontrado que el deseo sexual probelmáticamente bajo es una respuesta de adaptación a otras disfunciones sexuales masculinas, como disfunción eréctil o eyaculación prematura.

Pero también hay factores contextuales que afectan el deseo sexual de los hombres, como los factores sociales y de la relación, entre otros. Estos factores estresantes pueden, y logran, tener un papel crucial en una reducción del deseo sexual: en un estudio, los hombres indicaron que el estrés era la razón más probable para la angustiante reducción de su interés en el sexo, incluso por encima de los problemas de salud y enfermedades.

Otros factores asociados con un deseo sexual problemáticamente bajo en los hombres incluyen actitudes restrictivas hacia la sexualidad, carencia de pensamientos eróticos durante los encuentros sexuales, preocupación en cuanto a las erecciones, tristeza y vergüenza. Y hay aquellos que sugieren que el deseo sexual bajo en los hombres en realidad es una manera de enmascarar otras experiencias, como un intento de ocultar patrones atípicos de excitación, masturbación compulsiva con pornografía, problemas reprimidos con la sexualidad propia, o un historial sexual con trauma.

¿Cómo podemos ayudar a los hombres?

Esta pregunta tiene una respuesta más compleja, ya que depende de lo que se determine como la causa originaria del apetito sexual problemáticamente bajo. Si hay razones médicas (por ejemplo, medicamentos, enfermedades físicas), probablemente lo mejor sería seguir trabajando con un profesional médico que ayude a tratar esos problemas y/o los maneje adecuadamente.

Sin embargo, los psicólogos sugieren que las dinámicas en las relaciones y la vergüenza podrían evitar en última instancia que los hombres se abran y hablen sobre los problemas arriba mencionados, sobre todo si se trata de abuso sexual, patrones atípicos de comportamiento y uso compulsivo de pornografía/masturbación. Se ha sugerido que una mejor comunicación y patrones de apoyo tienen el potencial de reducir el impacto del bajo deseo sexual.

Lo que todavía no sabemos

Los hombres no siempre quieren admitir que tienen un interés menos que alto y constante en el sexo porque, desafortunadamente, todavía se cree que esto podría hacerlos parecer menos "masculinos". Como resultado, es difícil saber cuántos hombres están atreviéndose a hablar sobre su bajo deseo sexual, y si sus voces se están capturando adecuadamente en las investigaciones o en terapia.

Hasta que no logremos aceptar esta variación en el deseo sexual en los hombres, nunca sabremos los verdaderos índices del deseo sexual bajo entre hombres o lo que lleva a la disminución del deseo sexual. Pero incluso con estas limitaciones, está claro que el bajo deseo sexual entre hombres existe y podría ser más común de lo que la gente cree.

Sarah Hunter Murray, Ph.D., es una terapeuta de relaciones e investigadora sobre sexo con experiencia en retar las normas y asunciones sobre el deseo sexual de hombres y mujeres. Se encuentra en Twitter como @SexDoctorSarah o en su página SarahHunterMurray.com.

A version of this article originally appeared in English.