Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Corey Wilks Psy.D.

¿Qué se esconde detrás de tus comportamientos de autosabotaje?

Conquistando a "los cuatro jinetes del miedo".

Los puntos clave

  • La mayoría de nosotros luchamos con comportamientos de autosabotaje a pesar de que queremos cambiarlos. 
  • Los comportamientos de autosabotaje como la dilación y el perfeccionismo pueden ser una forma de evitar nuestros miedos. 
  • Al comprender la función de nuestros comportamientos, podemos comenzar a cambiarlos. 
Toa Heftiba/Unsplash
Source: Toa Heftiba/Unsplash

Una de las estrategias más comunes que usan los psicólogos para comprender un comportamiento es hacer un análisis funcional, que es básicamente cuando observamos un comportamiento determinado y tratamos de averiguar a qué función o propósito sirve.

Porque no solo hacemos las cosas al azar—nuestros comportamientos y hábitos existen por una razón.

Aquí está lo extraño de los comportamientos de autosabotaje: no importa cuán destructivos sepamos que son, o cuán desesperadamente queramos dejar de participar en ellos, todavía cumplen una función específica, que a menudo es ayudarnos a evitar enfrentar nuestros miedos.

En la Parte 1 de esta serie, hablamos sobre las cuatro creencias limitantes más comunes que nos impiden florecer: los " Cuatro Jinetes del Miedo". Esto incluye Miedo al Fracaso, Miedo al Ridículo, Miedo a la Incertidumbre y Miedo al Éxito.

Instintivamente evitamos las cosas que nos aterrorizan—lo cual es generalmente adaptable. Pero cuanto más evitamos a los jinetes, más evitamos hacer las cosas que nos llevan a florecer.

Entonces, aunque la evitación del miedo ha sido históricamente adaptativa para nuestra especie, para muchos de nosotros en los tiempos modernos, se ha vuelto inadaptada. Si queremos prosperar, tenemos que entender los comportamientos de autosabotaje más comunes detrás de los jinetes realizando un análisis funcional.

Procrastinación

Cuanto más ocupado estés, más productivo serás, ¿verdad?

Dedica horas para llegar a cero en la "bandeja de entrada". Dedica tu tiempo a apagar cada pequeño incendio que surja. ¿Tienes una gran idea nueva? Persíguela de inmediato mientras dejas tus proyectos actuales a medio terminar. ¡Síndrome del objeto brillante de por vida!

¿Crees que la procrastinación es tu problema? Piénsalo de nuevo.

Hacer un análisis funcional sobre la procrastinación puede producir resultados interesantes. Muchos procrastinadores crónicos pueden hacer las cosas cuando se enfrentan a una fecha límite.

La verdadera pregunta es: ¿Qué está ayudando a evitar la procrastinación? Para muchos, los jinetes susurran: Si nunca terminas, nunca corres el riesgo de fracasar o tener éxito.

Perfeccionismo y síndrome del impostor

El perfeccionismo y el síndrome del impostor son dos caras de la misma moneda: sentir que todavía no eres lo suficientemente bueno". No estás listo. No estás cualificado. Es mejor esperar hasta que aprendas más o te sientas más seguro.

¿Cuánto tiempo llevas "escribiendo" tu libro o artículo, pero aún no lo publicas? ¿Cuánto tiempo has estado pensando o jugando con ese proyecto, pero aún no lo has enviado? ¿Cuánto tiempo has pensado en todos los escenarios posibles y has creado el plan "perfecto", pero aún no has dado los pasos para pasar de la idea a la ejecución?

Lee todos los libros de autoayuda y "trucos" de productividad que desees, pero la productividad no es tu problema. El miedo lo es.

El susurro de los jinetes: Mientras no te expongas, nunca te arriesgas al ridículo o al fracaso.

Complacencia

La mayoría de la gente prefiere elegir el camino que conduce a la miseria predecible que el que ofrece la oportunidad de una vida mejor. Los humanos somos criaturas de hábitos. Gravitamos hacia lo que podemos anticipar. La incertidumbre es aterradora.

Así que elegimos el camino de menor resistencia. Encerramos nuestros sueños y aspiraciones en una caja y tiramos la llave. Aceptamos el trabajo que apesta pero que ofrece un cheque de pago estable. Pasamos 45 años de nuestra vida miserables, esperando el día en que nos jubilemos para poder "finalmente disfrutar de la vida". Luego llegamos a los 65, nos retiramos, tal vez disfrutamos de unos años de salud con nuestros seres queridos, luego morimos alrededor de los 80.

Sacrificamos 45 años de nuestra vida en la miseria para disfrutar de los últimos 15 porque la alternativa de aventurarse en lo desconocido es aterradora.

El susurro de los jinetes: Mientras permanezcas en tu zona de confort, estarás a salvo de la incertidumbre.

Cierre

Ahora conoces a cada uno de los Cuatro Jinetes del Miedo, cómo se disfrazan y por qué nos autosaboteamos. Superarlos es lo siguiente.

A version of this article originally appeared in Inglés.

publicidad