Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Vida social

¿Qué color de cabello induce mayor atracción física?

La nueva investigación psicológica desafía el pensamiento anterior de que el color del cabello se trata simplemente de una preferencia personal. En cambio, parece existir un consenso masivo sobre qué color del cabello se prefiere, revelando tal prejuicio severo asociado con el tinte de tus folículos, y que dicha preferencia podría llegar al borde de la discriminación racial.

La nueva investigación psicológica desafía el pensamiento anterior de que el color del cabello se trata simplemente de una preferencia personal. En cambio, parece existir un consenso masivo sobre qué color del cabello se prefiere, revelando tal prejuicio severo asociado con el tinte de tus folículos, y que dicha preferencia podría llegar al borde de la discriminación racial.

Por ejemplo, Nicolas Guéguen de la Universidad de Bretagne-Sud, en Francia, recientemente publicó un artículo titulado "Color de cabello y cortejo: las mujeres rubias fueron más cortejadas y los hombres pelirrojos recibieron más rechazos", en la revista académica Psychological Studies.

Raj Persaud
Fuente: Raj Persaud

En el primer estudio que realizó, se observó a cómplices femeninas del experimentador, usando pelucas de color rubio, marrón, negro o pelirrojo, mientras estaban sentadas en un club nocturno. En un segundo estudio, colaboradores varones que llevaban pelucas de diferentes colores sacaban a bailar a mujeres en un club nocturno.

El estudio encontró que las mujeres rubias eran abordadas más frecuentemente por los hombres, mientras que los hombres rubios no recibieron más aceptaciones a sus solicitudes. Sin embargo, en ambas condiciones, el cabello pelirrojo se asoció significativamente con un menor atractivo.

Guéguen señala que las encuestas anteriores en todo el mundo, encuentran que alrededor del 90 por ciento de las personas tienen cabello oscuro, donde solo el 2 por ciento de la población es rubio y el 1 por ciento es pelirrojo. Una teoría había sido que las mujeres que cambian su color de pelo, prefieren matices menos comunes, con el fin de aumentar su visibilidad y atraer la atención masculina.

Guéguen cita un estudio previo, en el que las recaudadoras de fondos que van de puerta en puerta recibieron más donaciones que sus contrapartes morenas. Otro estudio encontró que las meseras con cabello rubio obtuvieron más propinas. Y en otro estudio anterior, que estudiaba a mujeres de unos veinte años, se les pidió que hicieran autostop mientras usaban una peluca rubia, marrón o color negro. Las rubias, en comparación con las de cabello castaño o negro, fueron más asociadas con que los conductoresmasculinos se detuvieran para ofrecer un viaje. No se encontró ningún efecto del color del cabello sobrelas conductoras que se detuvieron.

En la investigación más reciente de Guéguen, mujeres cómplices del experimentador, se sentaron en un club nocturno durante una hora, mientras los investigadores monitoreaban cuántos hombres se acercaban a ellas. El experimento se llevó a cabo en 16 noches diferentes en un período de 4 semanas. Así que las cómplices probaban cuatro pelucas diferentes. En general, 127 hombres se acercaron a las mujeres que llevaban pelucas rubias, 84 hombres se acercaron a las mujeres que llevaban pelucas marrones, 82 se acercaron a las mujeres que llevaban pelucas color negro, pero solo 29 se acercaron a las mujeres con pelucas pelirrojas.

Guéguen cita investigaciones previas que encontraron que más del 80 por ciento de los encuestados expresaban una aversión a las personas con el cabello pelirrojo. El estudio también mostró que el color de la piel de la mayoría de las pelirrojas era el más desagradable de los ocho colores de piel presentados.

Dado que las mujeres suelen ser menos impresionables por la mera apariencia física cuando evalúan qué les atrae de los hombres, los investigadores realizaron el experimento, esta vez utilizando cómplices masculinos. En la segunda fase del experimento, mientras se tocaban canciones lentas en los clubes nocturnos, cuatro cómplices masculinos de 20 años fueron instruidos para pedirle a una mujer que bailara con ellos.

27.5 por ciento de las mujeres dijo que sí a los hombres que llevaban una peluca rubia, 30 por ciento de las invitaciones de los hombres con pelucas marrones fueron aceptadas, 35 por ciento aceptó invitaciones de hombres con pelucas de color negro y solo 13.8 por ciento para los hombres que se pusieron una peluca pelirroja.

Aunque los psicólogos sostienen que las mujeres están menos interesadas en las características físicas de los hombres cuando evalúan el atractivo, las mujeres eran dramáticamente menos sensibles a las solicitudes de cortejo de los hombres pelirrojos.

Viren Swami y Seishin Barrett, psicólogos de la Universidad de Westminster, han llevado a cabo un experimento similar. En su estudio, la mujer cómplice, una morena natural, se tiñó el cabello de rubio y pelirrojo. Se sentó en varios clubes nocturnos durante muchas semanas, y los experimentadores observaron y contaron cuántos hombres se acercaron a ella durante un período de una hora. Cuando ella era rubia, 60 hombres se acercaron a ella, mientras que cuando era castaña la cifra se redujo a 42 y luego, cuando era pelirroja el interés masculino languideció a solo 18 acercamientos.

Swami y Barrett también encuestaron a los hombres en estos mismos clubes nocturnos sondéandolos sobre la actitud y el color de cabello femenino, usando imágenes de la misma mujer con diferentes colores de pelo. En el estudio titulado "Preferencias de color de cabello de los hombres británicos: una evaluación de la solicitud de cortejo y las calificaciones de estímulo", cuando la mujer era castaña era en realidad calificada como más atractiva que cuando era rubia o pelirroja. Entonces, ¿por qué los hombres en realidad se acercan a ella más, cuando ella es rubia?

Una teoría que Swami y Barrett proponen, se basa en el hecho de que su cómplice femenina en el experimento también fue calificada como más ‘necesitada’ por los hombres cuando aparecía rubia en las fotografías, que cuando era castaña o pelirroja. El estudio ha sido publicado recientemente en el Scandinavian Journal of Psychology y argumenta que debido a que las rubias se perciben como más necesitadas, puede haber alentado a los hombres a acercarse, posiblemente porque indujo un mayor sentimiento de dominio o confianza, lo que a su vez redujo su inhibición.

Las percepciones de que cuando la chica era rubia parecía más necesitada pueden haber reducido el miedo de los hombres al rechazo o el miedo de una respuesta hostil, lo que aumentó sus posibilidades de acercarse a ella como rubia.

Curiosamente, los hombres calificaron a la castaña en las imágenes como la más inteligente en comparación con las otras, pero también la más arrogante. La pelirroja fue calificada como la menos tímida, la más temperamental y la más promiscua sexualmente de todos los colores de cabello.

Raj Persaud
Fuente: Raj Persaud

Si bien el estudio no resuelve la controversia sobre quién es preferido en el dormitorio, hay algunas investigaciones psicológicas intrigantes que encuentran una preferencia por las pelirrojas en la sala de juntas.

Margaret Takeda, Marilyn Helms y Natalia Romanova de la Universidad de Tennessee y Dalton State College en los Estados Unidos analizaron recientemente el color de cabello de todos los 500 Directores Ejecutivos de la Bolsa de Valores del London Financial Times (FTSE) las 500 compañías principales por capitalización de mercado.

De los 500 CEOs analizados, 5 por ciento eran rubios y el 4 por ciento tenía cabello rojo, pero dado que dentro de la población del Reino Unido, aproximadamente el 25 por ciento tienen cabello rubio y 1 por ciento tienen cabello rojo, los investigadores encontraron que las rubias, que son percibidas tradicionalmente como incompetentes pero simpáticas, estaban subrepresentadas en posiciones de liderazgo corporativo en el Reino Unido. Las pelirrojas, mientras que son normalmente un número pequeño en la población del Reino Unido, fueron seleccionadas para liderar algunas de las empresas más exitosas.

Estereotípicamente esto sería de esperar, los autores de este estudio titulado "Estereotipo del Color de Cabello y selección de CEO en el Reino Unido ", argumenta que las pelirrojas son percibidas como competentes, aunque no especialmente agradables.

Takeda y sus colegas plantean una pregunta interesante en su artículo publicado en 2006 en el periódico académico Journal of Human Behaviour in the Social Environment: ¿debería incluirse el color del cabello en la legislación contra la discriminación? Señalan que si la selección de los ejecutivos se basa en parte en el color del cabello, como indica su investigación, ¿constituye un prejuicio discriminatorio?

Los autores señalan que en los Estados Unidos, por ejemplo, el color como se define actualmente en la base legal para la no discriminación en el empleo, se refiere al tono de la piel de una persona, y no solo a la raza. Esto se debe a que dentro de una raza, puede existir una variedad de colores de piel. Existe un sesgo bien documentado a favor de una piel más clara, pero, a la luz de investigaciones recientes, ¿deberían ahora también incluir el color del cabello?

Por cierto, al discutir la discriminación, podría ser importante señalar que en el estudio de Takeda, solo 2 de los 500 CEOs eran mujeres.

Sigue al Dr. Raj Persaud en Twitter: www.twitter.com/@DrRajPersaud

Raj Persaud y Peter Bruggen son editores de podcast conjuntos para el Real Colegio de Psiquiatras y también ahora tienen una aplicación gratuita en iTunes y la tienda de Google Play titulada 'Raj Persaud en conversación', que incluye mucha información gratuita sobre los últimos hallazgos de investigación en salud mental, además de entrevistas con los mejores expertos de todo el mundo.

Descárgalo gratis desde estos enlaces:

https://play.google.com/store/apps/details?id=com.rajpersaud.android.rajpersaud

https://itunes.apple.com/us/app/dr-raj-persaud-in-conversation/id927466223?mt=8

Una versión de este artículo apareció en The Huffington Post

A version of this article originally appeared in English.