Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Autoayuda

Positividad Tóxica: No veas siempre el lado positivo

El lado negativo de ser siempre positivo.

Getty Images
Fuente: Getty Images

En la era de las redes sociales, constantemente vemos amigos y familiares postear sobre “tener una actitud positiva” o “tener una perspectiva positiva de la vida, ¡todo el tiempo!” Ser optimista puede ser importante a veces, pero puede ser una sorpresa para algunos que esté bien y sea importante experimentar tus sentimientos más difíciles.

La frase “positividad tóxica” se refiere al concepto de que mantenerse positivo, y solamente eso, es la manera correcta de vivir tu vida. Significa solo centrarse en cosas positivas y rechazar cualquier cosa que pueda desencadenar emociones negativas. Pero eso suena bastante bien, ¿verdad? No tan rápido.

Cuando niegas o evitas las emociones desagradables, las haces más grandes. Evitar las emociones negativas refuerza esta idea: porque evitas sentirlas, te dices a ti mismo que no necesitas prestarles atención. Mientras estás atrapado en este ciclo, estas emociones se vuelven más grandes y más significativas a medida que permanecen sin procesar. Pero este enfoque es simplemente insostenible. Evolutivamente, nosotros, como humanos, no podemos programarnos para sentirnos felices.

Al evitar las emociones difíciles, se pierde información valiosa. Por ejemplo, cuando tienes miedo, tus emociones te dicen: "ten cuidado con tu entorno”. Las emociones en sí son información; te dan una instantánea de lo que está sucediendo en un momento dado, pero no te dicen exactamente qué hacer o cómo reaccionar. Por ejemplo, si tengo miedo de un perro y veo uno adelante en la acera, eso no significa que tenga que cruzar la calle; solo significa que percibo al perro como una amenaza potencial. Una vez que una persona identifica la emoción, él o ella decide si quiere evitar al perro o enfrentar el miedo.

Cuando las personas no prestan atención a los sentimientos negativos, y luego se encuentran con otros como si no los tuvieran, los hace menos accesibles y empáticos. Estas personas probablemente emiten la impresión de que no tienen ningún problema, lo que la mayoría de la gente puede intuir no es el caso. Puedes encontrar a esta persona como molesta o difícil de conectar con ella. Imagínate tratando de tener una relación significativa con alguien que ignoró la tristeza o la ansiedad.

Qué hacer en su lugar

Aceptar las emociones difíciles ayuda a sobrellevar y disminuir la intensidad de esas emociones.¹ Piensa en lo bien que te sientes cuando finalmente puedes hablar de lo difícil que fue tu día con tu pareja, padre o amigo. Sacar las cosas de tu pecho, incluidas las cosas negativas, es como levantar un peso de tus hombros, incluso si es más difícil que fingir que todo está bien.

Las emociones no son "buenas" o "malas", todas positivas o negativas. Más bien, pensamos en ellas como una guía: las emociones nos ayudan a dar sentido a las cosas. Si estás triste por dejar un trabajo, probablemente significa que la experiencia fue significativa. Si te sientes ansioso por una presentación, probablemente significa que te importa cómo te perciben.

Las emociones no solo son una forma de que nuestra mente nos indica lo que está sucediendo; también transmiten información a las personas que nos rodean. Si estamos tristes, buscamos que nos conforten. Si comunicamos la culpa, buscamos perdón.

Si bien puede ser beneficioso tratar de mirar el lado positivo de las cosas y encontrar el lado positivo en todas las experiencias de la vida, es importante también reconocer y escuchar nuestras emociones cuando no son tan agradables. Nadie puede ser un rayo de sol todos los días; los humanos simplemente no funcionan de esa manera. De hecho, prestar atención y procesar tus emociones a medida que van y vienen puede ayudarte a entenderte mejor a ti mismo y a los que te rodean.

Imagen de Facebook: Ann Haritonenko / Shutterstock

Imagen de LinkedIn: asife / Shutterstock

A version of this article originally appeared in English.