Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Salud

Por qué son importantes las diferencias entre los cuerpos de los hombres y las mujeres

Durante la década pasada, el sistema binario de género ha sido declarado muerto, se descartan las diferencias entre hombres y mujeres como artefactos de condicionamiento social y tal vez un poco de testosterona y estrógeno por ahí. Pero, hay grandes evidencias de que lo contrario es cierto, incluyendo los hallazgos del famoso genetista David Page que estipulan que cada una de las células del cuerpo humano son influenciadas por nuestro género.

Así que no debería sorprendernos que fallezcan el doble de hombres que de mujeres por COVID-19 y no tiene nada que ver con los hábitos de lavarse las manos o la manera en la que los sexos aplican el distanciamiento social. Es porque los cuerpos de los hombres y las mujeres son distintos.

Este video ayudó a iniciar algunas discusiones muy interesantes en la universidad antes del cierre por COVID-19.

De hecho, cada célula y órgano en nuestros cuerpos se ve afectado por nuestro género. Esto no se debe solamente a la testosterona o el estrógeno. Es porque las células en nuestros cuerpos leen nuestro ADN de manera distinta si somos hombres o mujeres. Incluso las bacterias en nuestros intestinos y el fluido en nuestras rodillas se ve influenciado por el género que tenemos.

Como resultado, las mujeres tienen tres veces más probabilidades de padecer artritis reumatoide que los hombres y ocho veces más probabilidades de padecer de una enfermedad autoinmune como el lupus. Aún así, las mujeres viven alrededor de cinco años más que los hombres, y no simplemente porque los hombres toman más riesgos o tienen trabajos más peligrosos.

La orina de los hombres es más concentrada que la de las mujeres, pero las mujeres padecen de infecciones de las vías urinarias con más frecuencia que los hombres. Los hombres padecen de enfermedades del corazón, cáncer de piel y enfermedades del estómago con más frecuencia que las mujeres, pero a las mujeres fumadoras les cuesta más dejarlo que a los hombres, y las fumadoras experimentan más problemas de salud relacionados con el cigarro que los hombres.

Las mujeres se tardan más en recuperarse de un catarro que los hombres, pero las heridas en la piel de los hombres tardan más en sanar que las de las mujeres. Las mujeres tienden a ver mejor los colores que los hombres, pero es más probable que los hombres sean daltónicos. Las mujeres y los hombres pueden experimentar el dolor de maneras distintas y los cuerpos de los hombres y mujeres pueden reaccionar de maneras distintas a los medicamentos.

Los hombres y las mujeres no procesan el sonido de la misma manera. La memoria verbal de las mujeres suele ser mejor que la de los hombres, mientras que la memoria visoespacial de los hombres es mejor que la de las mujeres.

Las mujeres tienen más probabilidades de ser ansiosas que los hombres y experimentan depresión en índices más altos que los hombres. Pero los hombres tienen más probabilidades de padecer autismo que las mujeres y el autismo tiende a presentarse de maneras distintas entre hombres y mujeres.

Ni siquiera tenemos por qué empezar a hablar de la manera en la que los cuerpos de las mujeres están hechos para atravesar por cambios extremos durante el embarazo. Esto no solamente incluye cambios de forma sino cambios masivos en la química y hormonas que los cuerpos de los hombres nunca podrán experimentar.

Estas son solo algunas de las maneras en las que los cuerpos de los hombres y las mujeres son distintos, y hay dos áreas en las que las diferencias entre los cuerpos de los hombres y las mujeres afectan especialmente a las mujeres: una es la medicina y otra es el porno.

Se ha llevado a cabo más investigación médica con los cuerpos de los hombres que con los de las mujeres, bajo el pretexto de que los cambios hormonales de las mujeres confundirían los resultados. Así que muchos medicamentos y algunas vacunas se han optimizado para los cuerpos de los hombres y no para los de las mujeres.

También, las mujeres padecen tres veces más migrañas debilitantes que los hombres, pero se ha invertido muy poco dinero de investigación en el estudio de los dolores de cabeza por migraña y la mayor parte de ese dinero se ha gastado en estudiar las migrañas en hombres, cuando parece que las migrañas son distintas e incluso peores para las mujeres que para los hombres.

Y luego está el porno, que se ha convertido en el educador sexual del mundo. Muchos hombres y mujeres disfrutan de ver porno. Pero el porno suele presentar una versión sobresimplificada y selecta del sexo que excluye la complejidad, especialmente cuando se trata del sexo en las relaciones.

También, las mujeres en el porno parecen estar felices haciendo cualquier cosa que los actores en el porno les pidan, sin ninguna discusión, advertencia o preparación. Pero en la vida real, las mujeres no siempre están dispuestas a hacer lo que aparece en el porno.

El porno y la medicina son solo dos de las razones por las que ganaríamos mucho en aprender a entender, respetar y disfrutar las diferencias en los cuerpos del otro.

Para más información sobre los estudios acerca de las diferencias entre géneros, visita: Biology of Sex Differences Journal.

A version of this article originally appeared in English.

publicidad