Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Sesgo

Por qué personas racionales creen en teorías de conspiración

Las creencias sin evidencia no son solo un asunto de ignorancia o candidez.

Los puntos clave

  • La creencia en teorías de conspiración irracionales es un fenómeno generalizado, no marginal. Todos somos susceptibles a ese pensamiento.
  • Muchos sesgos cognitivos están en juego para hacernos propensos a tales creencias.
  • No es irracional estar alerta a posibles conspiraciones, las reales no son raras, pero esas tienden a ser más desordenadas de lo que se supone. 
  • La mayoría de nosotros tenemos creencias contradichas por la evidencia, impulsadas por el pensamiento intuitivo en lugar del empírico.

"Estoy emocionado. ¡Estoy feliz! Una vez que conoces la información, no tienes miedo; ¡estás empoderado! Estás emocionado. No puedes esperar a que se haga justicia, no puedes esperar a que los niños se salven, no puedes esperar a que los malos sean encarcelados".- YouTuber de QAnon1

Johns Hopkins University Press
Source: Johns Hopkins University Press

En estos días, hay pocas dudas de que la creencia en teorías de conspiración irracionales es un problema social generalizado. Lo que en el pasado podría haber sido descartado como un fenómeno marginal claramente no lo es. Numerosas encuestas lo han confirmado, mostrando, por ejemplo, que la mitad de los estadounidenses albergan al menos una teoría de la conspiración.2

También es evidente ahora, si no era obvio antes, el potente poder destructivo de tales creencias, como se ve en la pandemia de COVID—19 y en la tóxica polarización política de los últimos años. Pero, de hecho, las creencias conspiratorias siempre han prevalecido ampliamente, y la suposición de que son principalmente el dominio de individuos mentalmente inestables o de bajo funcionamiento en los márgenes de la sociedad siempre fue un mito, incluso para las creencias más extravagantes.

La observación de que la creencia en las teorías de la conspiración es un fenómeno dominante es uno de los puntos de partida para el análisis profundo y atractivo de Michael Shermer en su libro: Conspiracy: Why the Rational Believe the Irrational.3 Shermer es el editor fundador y editor en jefe de la revista Skeptic, un autor de bestsellers en varias ocasiones según el New York Times y columnista mensual de la revista Scientific American durante 18 años. Es un destacado experto en "por qué la gente cree cosas raras" (título de su primer libro, en 1997).

Nos recuerda que las conspiraciones ("dos o más personas, o un grupo, conspiran o actúan en secreto para obtener una ventaja o dañar a otros de manera inmoral o ilegal") ocurren con bastante frecuencia, y ocasionalmente los conspiradores son de hecho personas en altos niveles de gobiernos elegidos democráticamente o instituciones de confianza.

Sin embargo, Shermer sugiere tener en cuenta lo que él llama un principio de conspiración: Nunca atribuyas a la malicia lo que puede explicarse por aleatoriedad o incompetencia. Además, incluso muchas conspiraciones reales recurren al azar, la coincidencia y la contingencia. Por el contrario, las personas propensas a creer en teorías de conspiración tienden a creer que nada sucede por accidente, que todo está conectado y que no hay coincidencias. Por lo general, imaginan a los conspiradores como "sobrenaturalmente competentes" e "inusualmente malvados", a menudo con grandes planes elaborados.

Un fenómeno que trasciende la demografía y la orientación política

Las personas de la izquierda política a menudo asumen, incorrectamente, que la creencia en las teorías de conspiración es un fenómeno abrumadoramente de derecha. Sin embargo, para citar solo dos de los muchos ejemplos, personas de izquierda han creído de forma predominante en conspiraciones sobre el 11 de septiembre y de transgénicos.4

Los científicos políticos Joseph Uscinski y Joseph Parent descubrieron que los conspiracionistas (creyentes en teorías de conspiración) "atraviesan el género, la edad, la raza, los ingresos, la afiliación política, el nivel educativo y el estado ocupacional". La educación parece reducir el conspiracionismo: el 42% de los que no tienen un diploma de escuela secundaria obtuvieron una puntuación alta en tener predisposiciones conspirativas, en comparación con el 22% de los que tienen títulos de posgrado.5 Sin embargo, el hecho de que más de uno de cada cinco estadounidenses con maestría o doctorado crea en conspiraciones indica que hay factores determinantes adicionales además de la educación.6

¿Por qué tanta gente cree en las teorías de la conspiración, incluso en las extravagantes?

Shermer plantea la hipótesis de que hay tres factores generales en funcionamiento, que él llama:

  1. Conspiracionismo como puente: Muchas teorías de conspiración son representantes de un tipo diferente de verdad que cree el conspirador: "una verdad mítica, psicológica o de experiencia vivida más profunda". Por esta razón, los detalles particulares de la teoría de la conspiración pueden importarle menos al conspirador que las "verdades más ricas" representadas en la teoría de la conspiración.7
  2. Conspiracionismo tribal: abrazar las teorías de la conspiración puede estar motivado más por la necesidad de señalar la lealtad a la tribu que por la verdadera creencia en la conspiración en particular. Esto podría explicar cómo varios políticos republicanos aparentemente inteligentes y cuerdos podrían haber respaldado una teoría de conspiración tan extraña como QAnon.
  3. Conspiracionismo constructivo: Algunos tipos de teorías de conspiración pueden ser racionales y realistas en ciertas situaciones, como las que "pertenecen a instituciones políticas normales y entidades corporativas que conspiran para manipular el sistema para obtener una ventaja injusta, inmoral y, a veces, ilegal sobre otros". Por lo tanto, el conspiracionismo puede ser una respuesta racional a un mundo peligroso. (Mientras que las teorías que involucran "entidades ultrasecretas y súper poderosas para las que hay poca o ninguna evidencia" están impulsadas en gran medida por la paranoia).8

Además de estos tres factores generales, hay una serie de fuerzas psicológicas y sociológicas adicionales que sirven para reforzar la creencia en conspiraciones:

Sesgo cognitivo y hábitos de pensamiento

[Véase la nota 9 para las definiciones, explicaciones y ejemplos de lo siguiente]

  • Razonamiento motivado y sesgo de confirmación
  • Sesgo de atribución
  • Sesgo de retrospectiva
  • "Buscar patrones"
  • "Agencia"
  • Disonancia cognitiva
  • Sesgo de proporcionalidad
  • Pensamiento monológico
  • Simplificación excesiva de problemas complejos
  • Pensamiento teleológico
  • Pensamiento trascendental
  • Locus de control
  • Reducción de la ansiedad
  • Sesgo de "Mi lado"
  • Sesgo de negatividad
  • Caza de anomalías

Incluso las personas altamente educadas y altamente inteligentes se ven afectadas por muchos de estos, y como señala Shermer, son aún mejores para racionalizar y justificar las creencias que tienen por razones no inteligentes.

Factores de personalidad

La investigación sobre los factores de personalidad que predisponen a la creencia en la conspiración no es concluyente, pero los hallazgos apuntan a que ciertos rasgos están más asociados con dicha creencia. Estos incluyen [Véase la nota 10 a pie de página para las definiciones y explicaciones]:

  • Baja confianza interpersonal
  • Excentricidad ideológica
  • Preocupación excesiva por la seguridad personal
  • Creer en un mundo peligroso
  • Detección hiperactiva de agencia
  • Personalidad esquizotípica
  • "Receptividad a la basura"
  • Menos mentalidad científica
  • Sentimientos de control

Valor de entretenimiento

Un factor adicional en el atractivo de las teorías de la conspiración, también confirmado por la investigación, es su valor de entretenimiento,"no muy diferente de las novelas y películas de ciencia ficción, fantasía, terror, detectives y aventuras que excitan a lectores y espectadores con fantásticas historias maniqueas de fuerzas buenas y malas y personas que conspiran para asesinar a un líder extranjero, derrocar a un régimen político, conquistar un imperio malvado o incluso gobernar el mundo".11

Intuición

Los investigadores académicos Eric Oliver y Thomas Wood han investigado ampliamente la susceptibilidad a la creencia en las teorías conspirativas. En su libro de 2018 Enchanted America: How Intuition and Reason Divide Our Politics, identifican un factor más general que explica dicha susceptibilidad, uno que es ampliamente consistente con todos los demás factores discutidos anteriormente:

  • Intuicionismo- Una fuerte tendencia a utilizar el pensamiento intuitivo sobre el pensamiento basado en la evidencia.

"Nuestro argumento central es que la división política más importante en Estados Unidos es [...] entre racionalistas e intuicionistas. Los racionalistas son personas que comprenden la realidad utilizando fuentes no intuitivas. Utilizan teorías abstractas, deducciones filosóficas y hechos observables. Ven los problemas sociales y políticos de una manera desapasionada, buscando soluciones pragmáticas y técnicas. Existen en todo el espectro político, pero generalmente comparten un respeto común por la ciencia y la razón. Pueden adherirse a diferentes filosofías, pero inevitablemente, todas se basan en los mismos pozos intelectuales excavados por Locke y Kant, Smith y Mill, Keynes y Hayek".- Oliver y Wood, Enchanted America12

Cuanto más alto sea el puntaje de intuicionismo de una persona, es más probable que esa persona también se sienta atraída por creencias religiosas, espirituales y otras creencias sobrenaturales, creencias paranormales y medicina alternativa no científica.13, 14

Internet y las redes sociales

Las teorías de conspiración no son nada nuevo, y tampoco lo es su aceptación generalizada. Pero no hay duda de que Internet y las redes sociales han hecho que su propagación sea mucho más fácil y rápida.

El psicólogo social Jonathan Haidt proporciona un análisis particularmente excelente del efecto reductor de las redes sociales en el discurso civil y la racionalidad en su artículo de 2022 en The Atlantic: “Why the Past 10 Years of American Life Have Been Uniquely Stupid".15

Estrés social

El estrés, la inestabilidad y la incertidumbre sociales aumentan la receptividad de los ciudadanos a las teorías de conspiración, como vimos durante la pandemia de COVID-19. Del mismo modo, en tiempos de inestabilidad política, inseguridad económica y guerra. La ansiedad cultural por la erosión de los valores también puede contribuir, como durante las "guerras culturales" de los últimos años.

Conspiraciones reales

Shermer proporciona muchos ejemplos de conspiraciones reales en la historia reciente y lejana, utilizando esos ejemplos para ilustrar cómo las conspiraciones reales tienden a desarrollarse y, en muchos casos, a desenredarse o, en última instancia, quedar expuestas. Destaca las muchas diferencias en comparación con las conspiraciones imaginadas. Por ejemplo, en las conspiraciones reales, las cosas rara vez salen según lo planeado, los planes se ven frustrados por circunstancias y obstáculos imprevistos, las personas se equivocan, tienen miedo, cambian de opinión, no pueden mantener la boca cerrada, desertan o se traicionan entre sí, o se convierten en denunciantes motivados por escrúpulos morales o por ganancias personales y fama. Cuanto más compleja es una conspiración y más personas involucra, más difícil es controlar todas las variables, llevar a cabo la trama y mantenerla en secreto.

Las partes II y III del libro de Shermer brindan consejos sobre cómo determinar qué teorías de conspiración son reales, incluido un útil Kit de Detección de Conspiración y consejos útiles sobre cómo hablar con sus amigos y familiares que se han enamorado de teorías de conspiración falaces.

Nadie tiene el control

Parte del atractivo de las teorías de la conspiración es que es más reconfortante creer que hay un orden y una coherencia simples en el mundo, incluso cuando creemos que los malos están tratando de tomar el control. Al menos nosotros, los buenos e inteligentes, hemos adquirido un conocimiento especial de su trama y podemos participar en una lucha justa para frustrar sus malvadas intenciones.

La verdadera complejidad del mundo es mucho más difícil de comprender.16

"Lo principal que aprendí sobre las teorías de la conspiración es que los teóricos de la conspiración creen en una conspiración porque eso es más reconfortante. La verdad del mundo es que en realidad es caótico. La verdad es que no es la conspiración bancaria judía, o los alienígenas Grises, o los reptiloides de 3.5 metros de otra dimensión los que tienen el control. La verdad es mucho más aterradora. Nadie tiene el control. El mundo no tiene timón".- Alan Moore17

En última instancia, como señalan Oliver y Wood, las teorías de conspiración son intuitivamente convincentes y reconfortantes por muchas de las mismas razones por las que las creencias normales y ubicuas como la religión y la espiritualidad son tan naturales para la mayoría de nosotros.18

A version of this article originally appeared in English.

publicidad
Acerca de
Ralph Lewis M.D.

Ralph Lewis, Médico, es profesor asociado en el Departamento de Psiquiatría de la Universidad de Toronto, psiquiatra en Sunnybrook Health Sciences Centre, y consultor en el Odette Cancer Centre en Toronto.

Más de Ralph Lewis M.D.
Más de Psychology Today
Más de Ralph Lewis M.D.
Más de Psychology Today