Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Miedo

¿Por qué nos da miedo hablar en público?

Comprender las raíces de este miedo común nos puede ayudar a superarlo.

Monkey Business Images/Shutterstock
Fuente: Monkey Business Images/Shutterstock

Comunicar tus ideas claramente y presentarlas abiertamente en un foro público es un componente esencial del éxito en varios ámbitos de la vida. Ser un buen orador en público puede ayudarte a avanzar en tu carrera, hacer crecer tu negocio y formar fuertes colaboraciones. Puede ayudarte a promover ideas y mover a las personas a la acción sobre temas que los afectan directamente y a la sociedad en general. Hacer cualquiera de estas cosas bien requiere una buena cantidad de tiempo de pie frente a una audiencia dando un discurso, exponiendo una idea o trabajo. Y a veces lo único que se interpone entre tú y tu audiencia es el miedo.

La glosofobia, un nombre muy fresco y geek para el miedo a hablar en público aparece cuando estás dando o esperando dar una presentación oral o un discurso delante de otras personas. El miedo a hablar en público se cita con frecuencia pero incorrectamente como el mayor temor de la gente. El miedo a hablar en público a menudo no es el mayor temor de la gente; hay muchas otras cosas que la gente realmente tiene miedo. Sin embargo, el miedo a hablar en público es muy común; aproximadamente el 25 por ciento de las personas informan experimentarlo.

Mientras que algunas personas experimentan una forma debilitante de glosofobia, incluso una forma leve puede tener efectos devastadores. El miedo a hablar en público puede impedirte tomar riesgos para compartir tus ideas, hablar sobre tu trabajo y presentar tus soluciones a problemas que afectan a muchas personas, y como resultado, puede afectar cuánto creces personal y profesionalmente, y cuánto impacto puedes tener. Al mismo tiempo, cualquier experiencia negativa de hablar en público hará que sea menos probable que vayas a hablar en público en el futuro, el miedo te enseña a protegerte de situaciones de riesgo.

¿Por qué tenemos miedo de hablar en público?

El miedo a hablar en público no está tan relacionado con la calidad de un discurso como con la forma en que el hablante se siente, piensa o actúa cuando se enfrenta a hablar en público. Hay muchas razones por las cuales las personas tienen miedo cuando tienen que hablar en público. Las teorías que exploran el miedo a hablar en público han identificado cuatro factores que contribuyen:

1. Fisiología

El miedo y la ansiedad implican la excitación del sistema nervioso autónomo en respuesta a un estímulo potencialmente amenazante. Cuando se enfrentan a una amenaza, nuestros cuerpos se preparan para la batalla. Esta hiperexcitación conduce a la experiencia emocional del miedo, e interfiere con nuestra capacidad de actuar cómodamente frente al público. Eventualmente, evita que las personas busquen oportunidades para hablar en público.

Algunos investigadores sugieren que hay personas que generalmente experimentan una mayor ansiedad en diferentes situaciones y, por lo tanto, son más propensas a sentirse ansiosas al hablar en público también. Las personas que están predispuestas a sentirse ansiosas encuentran más difícil dominar su ansiedad y vencer su miedo de hablar en público y optarán por evitarlo. Para otras personas, la ansiedad se limita a situaciones de hablar en público, pero los signos fisiológicos de miedo que experimentan mientras anticipan, preparan y realizan algo en público son similares. Además, algunas personas experimentan lo que los investigadores llaman sensibilidad a la ansiedad o miedo al miedo. La sensibilidad a la ansiedad significa que, además de preocuparse por hablar en público, las personas están preocupadas por su ansiedad al hablar en público y cómo su ansiedad afectará su capacidad para desempeñarse en situaciones de comunicación desafiantes. Entonces, además de preocuparse por si lograrán sus objetivos con su discurso, las personas con alta sensibilidad a la ansiedad también se preocupan de que estén abrumadoramente ansiosas frente a su audiencia, y se presentarán como oradores inestables.

2. Pensamientos

Otro factor involucra las creencias de las personas sobre hablar en público y sobre sí mismas como oradoras. El miedo a menudo surge cuando las personas sobreestiman lo que está en juego al comunicar sus ideas frente a los demás, viendo el evento como una amenaza potencial para su credibilidad, imagen y oportunidad de llegar a una audiencia. Las opiniones negativas de uno mismo como orador (no soy bueno para hablar frente a las multitudes, no soy un buen orador en público, soy aburrido, etc.) también puede aumentar la ansiedad y aumentar el miedo a hablar en público. Algunas teorías hacen la distinción entre una orientación sobre el rendimiento y una orientación sobre la comunicación. La orientación al rendimiento significa que ves hablar en público como algo que requiere habilidades especiales, y ves el papel de la audiencia como jueces que están evaluando qué tan buen presentador eres. Por el contrario, la orientación en la comunicación significa que el foco principal está en expresar tus ideas, presentar información o contar tu historia. Para las personas con esta orientación, el objetivo es llegar a su audiencia de la misma manera que llegan a la gente durante las conversaciones cotidianas. Piensa en esto a la inversa: si ves cualquier conversación que tienes en presencia de otra persona como una forma de hablar en "público", tienes suficiente evidencia de que puedes expresarte con claridad y comunicarte de manera efectiva. A continuación, tomarías el mismo enfoque para eventos de hablar en público donde la atención se centra simplemente en el intercambio de ideas e información. Sin embargo, cuando el enfoque cambia de ser escuchado y entendido a ser evaluado, la ansiedad tiende a ser mayor.

3. Situaciones

Si bien hay personas que por naturaleza tienden a estar más ansiosas, o personas que no creen que sean buenas para hablar en público, hay ciertas situaciones que probablemente los hagan sentir más ansiosos cuando se presentan en un foro público.

  • Falta de experiencia. Como con cualquier otra cosa, la experiencia genera confianza. Cuando no tienes muchas horas en el escenario acumuladas, es más probable que experimentes miedo a hablar en público.
  • Grado de evaluación. Cuando hay un componente de evaluación real o imaginario en la situación, el miedo es más fuerte. Si estás hablando frente a un grupo de personas que tienen los formularios de evaluación listos para llenar, puedes sentirte más ansioso.
  • Diferencia de estatus. Si estás a punto de hablar frente a personas de mayor estatus (por ejemplo, personas en tu lugar de trabajo en posiciones más altas o grupos de profesionales consumados en tu línea de trabajo), puedes sentir una mayor dosis de miedo hormigueando a través de tu cuerpo.
  • Nuevas ideas. Si estás compartiendo ideas que aún no has compartido en público, puedes preocuparte más acerca de cómo las personas las recibirán. Cuando tu aparición pública implica presentar algo nuevo, puedes sentirte más incómodo al expresar tu posición, recibir preguntas de la audiencia o tratar con aquellos miembros de la audiencia que intentan indicar contradicciones.
  • Nuevas audiencias. Es posible que ya tengas experiencia hablando en público y presentarte frente a audiencias conocidas. Por ejemplo, puedes estar acostumbrado a hablar frente a profesionales en tu área de especialización. El miedo puede surgir, sin embargo, cuando el público objetivo cambia. Si estás parado frente a una audiencia que es muy diferente a las personas con las que sueles hablar, tu confianza puede ser un poco inestable.

4. Habilidades

Finalmente, otro factor que contribuye al miedo a hablar en público es lo hábil que eres en esta área. Mientras que muchas personas se consideran naturalmente buenas oradoras, siempre hay espacio para el crecimiento. Las personas que trabajan en sus habilidades, en lugar de confiar en el talento natural, son los oradores que más se destacan. Hay muchos enfoques diferentes para mejorar este conjunto de habilidades y aumentar la competencia para hablar en público. El aumento de la competencia conduce a una mayor confianza, que es un antídoto efectivo contra el miedo. Sin embargo, la confianza por sí sola no se traduce en hablar efectivamente en público.

Los muchos beneficios de compartir información e ideas en público definitivamente superan la necesidad de protegernos del horror de tener que hablar frente a los demás. La siguiente pregunta lógica es: ¿Cómo vencer el miedo? Afortunadamente, hay muchos enfoques que funcionan bien, tanto en términos de desarrollo de habilidades y aumentar la confianza.

A version of this article originally appeared in Inglés.

publicidad
Acerca de
Theo Tsaousides Ph.D.

El Dr. Theo Tsaousides, es neuropsicólogo, profesor asistente y autor del libro Brainblocks: Overcoming the Seven Hidden Barriers to Success.

Más de Psychology Today
Más de Psychology Today