Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Política

Por qué las personas ignoran los hechos

Source: chayka1270/Pixabay
Fuente: chayka1270/Pixabay

Nuestra capacidad de razonar no se desarrolló simplemente para ayudarnos a encontrar la verdad. En cambio, el razonamiento evolucionó para cumplir funciones fundamentalmente sociales, como cooperar en grandes grupos y comunicarse con los demás.

Este es uno de los argumentos expresados en "El enigma de la razón", un libro de los científicos cognitivos Hugo Mercier y Dan Sperber. De acuerdo con su teoría del razonamiento, las fortalezas principales de la razón son justificar las creencias en las que ya creemos y hacer argumentos para convencer a los demás. Si bien este tipo de razonamiento nos ayuda a cooperar en un entorno social, no nos hace particularmente buenos en la búsqueda de la verdad. También nos hace caer presa de una serie de sesgos cognitivos, como el sesgo de confirmación, o la tendencia a buscar información que confirme lo que ya creemos.

Sus ideas también ayudan a explicar por qué la política parece hacernos tan malos en el razonamiento. Si la mayor parte del razonamiento es para la cohesión social en lugar de buscar la verdad, entonces pertenecer a un partido político en particular debería distorsionar nuestro razonamiento y hacernos bastante malos para encontrar la verdad.

Varios estudios documentan las muchas maneras en que nuestro partido político distorsiona nuestro razonamiento. Un estudio encontró que las personas que tenían fuertes habilidades matemáticas solo eran buenas para resolver un problema matemático si la solución al problema se ajustaba a sus creencias políticas. Los liberales solo eran buenos para resolver un problema matemático, por ejemplo, si la respuesta a ese problema mostraba que el control de armas reducía el crimen. Los conservadores solo eran buenos para resolver este problema si la solución mostraba que el control de armas aumentaba la delincuencia. Otro estudio encontró que cuanto mayor sea el coeficiente intelectual de un individuo, mejor será en encontrar razones para apoyar una posición, pero solo una posición con la que esté de acuerdo.

Pertenecer a un partido político en particular también puede dar forma a nuestra percepción. En un estudio, se les pidió a los investigadores que vieran un video de manifestantes. A la mitad de los participantes se les dijo que la gente en el video protestaba por la política militar "no preguntes, no digas". A la otra mitad se le dijo que la gente estaba protestando por una clínica de aborto. Los liberales informaron decir que los manifestantes eran más violentos y perturbadores si se les dijo que estaban viendo a los manifestantes de la clínica de aborto, y lo contrario era cierto para los conservadores, a pesar de que todos estaban viendo el mismo video.

¿Por qué la identidad política da forma tan dramáticamente a nuestro pensamiento y percepción? El profesor de psicología de NYU Jay Van Bavel explica los resultados de estudios como estos con su modelo de creencia política "basado en la identidad": a menudo, las consecuencias reales de determinadas posiciones del partido importan menos para nuestra vida cotidiana que las consecuencias sociales de creer en estas posiciones del partido. Nuestro deseo de mantener creencias consistentes de identidad a menudo superan con creces nuestros objetivos para mantener creencias precisas. Esto puede ser porque ser parte de un partido político o grupo social satisface necesidades fundamentales, como la necesidad de pertenencia, que reemplazan nuestra necesidad de buscar la verdad.

Un deseo de coherencia en la identidad puede ayudar a explicar por qué podemos estar tan incómodos con las opiniones que desafían nuestras creencias. Un estudio reciente encontró que incluso estamos dispuestos a renunciar a la oportunidad de ganar dinero para evitar leer opiniones con las que no estamos de acuerdo. Los participantes tuvieron la opción de leer opiniones con las que estuvieron de acuerdo sobre temas políticos como el matrimonio entre personas del mismo sexo, las armas de fuego o el aborto para tener la oportunidad de ganar dinero. Alternativamente, podían leer las opiniones con las que no estaban de acuerdo para tener la oportunidad de ganar un poco más. Alrededor de dos tercios de los participantes eligieron leer las opiniones con las que estuvieron de acuerdo, renunciando a la oportunidad de ganar más dinero. Y esta tendencia no es algo que simplemente puedas fijar en el otro partido político: los investigadores descubrieron que tanto los demócratas como los republicanos eran igualmente propensos a evitar la información con la que no están de acuerdo.

El bloqueo de la información con la que no estamos de acuerdo, a través de la creación de cámaras de eco en las redes sociales, la lectura de noticias partidistas o solo rodearnos de amigos que están de acuerdo con nosotros, también puede llevar a que nuestras opiniones se vuelvan más extremas. Varios estudios psicológicos han demostrado que las discusiones grupales pueden llevar a las personas a tener creencias más extremas de lo que lo harían por sí mismas, un fenómeno conocido como polarización grupal. Nuestra tendencia a rodearnos solo de opiniones de ideas afines puede ser una de las razones por las cuales los republicanos y los demócratas se están polarizando rápidamente.

Pero, incluso si las personas se exponen a las creencias con las que no están de acuerdo, eso no necesariamente mejorará las cosas. Una mayor exposición al otro lado a veces puede ser contraproducente y hacer que las personas se vuelvan más arraigadas en sus propias creencias. Un estudio le pagó a usuarios de Twitter para seguir cuentas que retuiteaban tweets de sus oponentes políticos: los liberales verían tweets conservadores y los conservadores verían tweets liberales. No causó que la gente abriera sus mentes al otro lado. En cambio, los liberales se volvieron más liberales y los conservadores se volvieron más conservadores.

A menudo reaccionamos a las opiniones con las que no estamos de acuerdo defensivamente, viéndolas como amenazas a nuestra identidad. También hacemos lo mismo con los hechos: cuando nos enfrentamos a hechos con los que no estamos de acuerdo, a menudo no cambiamos nuestras percepciones. Investigaciones anteriores sugieren la posibilidad de que la verificación de hechos pueda conducir a un "efecto contraproducente", haciendo que las personas se doblen y se vuelvan aún más obstinadas en sus creencias. Facebook descubrió, por ejemplo, que advertirle a los usuarios que un artículo era falso hizo que las personas compartieran ese artículo aún más. Si bien la noción de un "efecto contraproducente" es alarmante, las investigaciones más recientes reducen la idea, lo que sugiere que la verificación de hechos, si se hace correctamente, a menudo puede corregir con éxito las percepciones erróneas.

Sin embargo, la investigación sugiere que corregir las percepciones erróneas no es suficiente para cambiar el comportamiento. Por ejemplo, un estudio encontró que corregir con éxito la falsa creencia de que las vacunas causan autismo en realidad no alentaba a algunos padres a vacunar a sus hijos. Otros estudios encontraron que corregir creencias falsas sobre Trump hizo que las personas cambiaran sus creencias, pero esto no cambió cuánto apoyaron a Trump. En otras palabras, mientras que puedes hacer que la gente entienda los hechos, los hechos no siempre importan.

Entonces, ¿cómo podemos hacer que importen? Jay Van Bavel, de acuerdo con su modelo de creencia política basado en la identidad, sugiere que podemos hacer que los objetivos de precisión sean una parte importante de una identidad de la misma manera que lo hacen los científicos o los periodistas de investigación. Algunas investigaciones sugieren que esto podría ser útil: las personas que tienen un rasgo llamado "curiosidad científica", o que buscan información científica por el placer de descubrir cosas novedosas, tienen menos probabilidades de participar en un razonamiento por motivos políticos. Otras investigaciones sugieren que hacer que los objetivos de precisión sean más importantes que pagarles a las personas por dar respuestas precisas o responsabilizándolas puede hacer que las personas se involucren en un razonamiento motivado políticamente.

Van Bavel también propone que hacer que las personas se sientan más seguras en su identidad individual puede hacer que las personas estén más abiertas a aceptar información que de otro modo rechazarían. Algunas pruebas sugieren que los ejercicios de autoafirmación, que permiten a las personas reflexionar sobre valores que son significativos para su identidad, las hacen más dispuestas a aceptar información que va en contra de sus identidades políticas. Otra evidencia encuentra que validar las creencias de las personas en las teorías de conspiración puede hacerlas más dispuestas a aceptar información que contradiga esas teorías. Sin embargo, algunas investigaciones recientes sobre autoafirmaciones apuntan a hallazgos mixtos, por lo que se necesita más investigación para determinar cómo interactúan la desinformación y las amenazas de identidad.

Además, las conversaciones en persona con personas que tienen creencias diferentes pueden ayudarnos a salir de nuestras cámaras de eco partidistas, siempre que sean positivas y matizadas. El psicólogo Peter T. Coleman dirige el laboratorio de conversaciones difíciles en la Universidad de Columbia, donde estudia cómo las personas que están profundamente en desacuerdo entre sí pueden tener conversaciones productivas. Ha encontrado que si las personas crean buena voluntad entre sí y tienen interacciones más positivas que negativas, esto puede llevar a las personas a tener discusiones más complejas y matizadas. Además, presentarle a las personas información sobre un tema de una manera matizada, en lugar de presentarles argumentos en pro o en contra establecidos de una manera simplificada, puede llevar a las personas a tener conversaciones más complejas y satisfactorias sobre temas polémicos. Si bien las historias en los medios a menudo presentan narrativas simplificadas, y las redes sociales generalmente no promueven interacciones positivas con nuestros oponentes políticos, un poco de complejidad y buena voluntad podrían hacer que nuestras discusiones políticas sean más satisfactorias.

Si bien nuestra capacidad de razonar es una de nuestras mayores fortalezas, el razonamiento humano puede ser defectuoso, especialmente cuando estamos altamente motivados para usar la razón para apoyar a nuestro equipo. Sin embargo, la investigación psicológica nos proporciona algunas maneras de superar estos defectos, como hacer que los objetivos de precisión sean una parte importante de nuestra identidad, tener curiosidad por el otro lado o adoptar la complejidad y los matices. Estas estrategias pueden ayudarnos a abrirnos a los hechos, incluso cuando son inconvenientes.

A version of this article originally appeared in English.