Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Género

¿Por qué la identidad transgénero está creciendo entre los adolescentes?

La identidad transgénero* se caracteriza por experimentar angustia o la incapacidad para identificarse con el sexo biológico, lo que generalmente provoca el deseo de vivir la vida como el sexo opuesto.

En el DSM-5 , la clasificación estándar de los trastornos mentales utilizados por los profesionales de la salud mental, esta condición se conoce como “disforia de género". Ten en cuenta que clasificar la disforia de género como un trastorno no , de hecho, no debería implicar un juicio moral de las personas transgénero. Dependiendo del grado de estigma social asociado con ella, la identidad transgénero puede estar acompañado por una angustia importante. El objetivo de la perspectiva de salud mental es ayudar a reducir el estigma y ayudar a las personas transgénero a llevar una vida buena. Sin embargo, el papel de las normas sociales en esta imagen sigue siendo poco claro y muy debatido.

El registro histórico y transcultural indica que las condiciones similares a lo que ahora llamamos "identidad transgénero" han sucedido en todas las sociedades, con diversos grados de aceptación, supresión, o incluso estímulo. La aceptación generalizada de los individuos que nacieron como varones y se visten y viven como mujeres, tales como el hijra en la India, Katoey en Tailandia, Bakla en las Filipinas, y travesti en Brasil, por ejemplo, son muy anteriores al movimiento actual en Occidente. A pesar del reconocimiento desde hace mucho tiempo de su existencia, las personas transgénero en esos países siguen sufriendo cierta discriminación. Entre los Kuna (también conocidos como Guna) de las Islas San Blas en Panamá, la identidad transgénero ha sido plenamente aceptada desde tiempos precoloniales. Como un raro ejemplo de una sociedad matriarcal y matrilineal, los nombres y las propiedades se transmiten típicamente de mujer a mujer entre los Kuna, lo que lleva a una preferencia cultural por tener niñas. En este contexto, a veces los niños varones eran criados como niñas, lo que confiere a las familias una clara ventaja social. Esto dio lugar a un raro ejemplo de ausencia de estigma cultural en torno a las identidades transgénero.

Estos ejemplos son reveladores porque apuntan a la importancia de las diferentes normas sociales para mediar las preferencias y el comportamiento de género. También introducen otra pieza en nuestro rompecabezas: todas las incidencias culturalmente reconocidas de individuos transgénero premodernos mencionados anteriormente involucran a hombres que nacieron hombres que hacen la transición a ser mujeres. En el DSM-5, las tasas de prevalencia de disforia de género se estiman en 0.005 por ciento a 0.014 por ciento de la población para hombres, y 0.002 por ciento a 0.003 por ciento para mujeres. La mayor prevalencia de hombres que exhiben la afección probablemente esté relacionada con un mayor porcentaje de hombres homosexuales en todo el mundo (3 a 4 por ciento) en comparación con las lesbianas (1 a 2 por ciento). Si bien estas tasas son objeto de debate, la mayor proporción de hombres homosexuales en comparación con las mujeres es un hallazgo consistente a través de las encuestas.

Como lo atestiguan las controversias actuales, las tasas de identidad transgénero estarán en aumento, particularmente entre los jóvenes. El aumento de la aceptación social de una condición transgénero previamente estigmatizada probablemente juega un papel en este proceso, pero otros hallazgos son claramente desconcertantes: la identidad transgénero se reporta ahora entre mujeres jóvenes a tasas que superan claramente todas las estadísticas conocidas hasta la fecha.

En una encuesta reciente de 250 familias cuyos hijos desarrollaron síntomas de disforia de género durante o justo después de la pubertad, Lisa Littman, médico y profesora de la ciencia del comportamiento en la Universidad Brown, encontró que más del 80 por ciento de los jóvenes en su muestra habían nacido mujeres. El estudio de Littman informó muchos otros hallazgos sorprendentes. Para cumplir con los criterios de diagnóstico para la disforia de género, un niño normalmente necesita haber mostrado características observables de la condición antes de la pubertad, como "un fuerte rechazo de los juguetes típicamente femeninos o masculinos", o "una fuerte resistencia al uso de ropa típicamente femenina o masculina". Nuevamente, el 80 por ciento de los padres en el estudio informó que no observaron ninguno de estos signos tempranos en sus hijos.

La trama se complica nuevamente: primero, muchos de los jóvenes en la encuesta habían estado directamente expuestos a uno o más compañeros que recientemente habían "salido" como trans. A continuación, el 63.5 por ciento de los padres informaron que en el momento justo antes de anunciar que eran trans, su hijo había exhibido un aumento marcado en el consumo de Internet y redes sociales. Por tanto, seguir a YouTubers populares discutiendo su transición emergió como un factor común en muchos de los casos. Después de que los jóvenes se declararon transgénero, también se informó con frecuencia un aumento en la angustia, el conflicto con los padres y el antagonismo expresado hacia las personas heterosexuales y las personas no transgénero (conocidas como "cis" o "cisgénero"). Esta animosidad también se describió como que se extendía a "hombres, personas blancas, gays y lesbianas (no transgénero)”. La opinión adoptada por los jóvenes trans, resumida por uno de los padres, parecía ser que:

"En general, las personas de género cis son consideras malvadas y como que no apoyan, independientemente de sus puntos de vista reales sobre el tema. Ser heterosexual, estar cómodo con el género que se te asignó al nacer, y no minoritario te coloca en la ‘más mala’ de las categorías con este grupo de amigos. Las declaraciones de opiniones de la población malvada de género cis se consideran fóbicas y discriminatorias y generalmente se descartan como no informadas”.

Además, los padres informaron que sus hijos les llamaban “criadores” de manera derogatoria o que eran acosados por los niños que jugaban a ser “policías de los pronombres” de forma rutinaria. La observación de que ya no reconocían la voz de su hijo apareció una y otra vez en los informes de los padres. A su vez, se enfatizó repetidamente la extraña similitud entre el discurso juvenil y el contenido en línea transpositivo. Los jóvenes fueron descritos como “parecer seguir un guión”, “leer un guión”, “haber sido trabajados”, “como un formulario”, “palabra por palabra”, o “copiar y pegar prácticamente".

Littman plantea advertencias sobre alentar el deseo de los jóvenes de hacer la transición en todos los casos. De los casos revisados en su estudio, concluyó que lo que ella llama " disforia de género de inicio rápido " (ROGD) parece ser una condición novedosa que surge de los efectos de cohorte y contagio y de las presiones sociales novedosas. Desde esta perspectiva, el ROSD probablemente exhibe una etiología y epidemiología que es distinta de los casos "clásicos" de disforia de género documentados en el DSM.

Littman propone la hipótesis de que el ROGD puede ser lanzado como un mecanismo de afrontamiento inadaptativo no solo para otros problemas de salud mental subyacentes como trauma o inadaptación social, sino también para otros rasgos excepcionales como alto coeficiente intelectual y superdotación. El apoyo de compañeros, el prestigio y la identidad aprovechados por los jóvenes que orgullosamente salen como trans ciertamente parecen ser protectores en sus círculos. Como muestra el estudio de Littman, esta estrategia de señalización social también presenta fuertes desventajas, particularmente porque aumenta el conflicto entre los jóvenes trans y la mayoría "cis" de la población, que, de manera reveladora, incluye a la mayoría de la comunidad LGBT.

La noción reportada por los padres de que el ROGD parece estar "guionizado" también es reveladora. Los antropólogos médicos describen el proceso de externalización de los sentimientos negativos a las narrativas culturales y los sistemas de creencias como “modismos de angustia". Estas creencias pueden estar parcialmente basadas en la ciencia y la biología (como es el caso con la cultura actual de salud mental basada en el cerebro), o no en absoluto (como es el caso en las culturas que explican la enfermedad mental a través del idioma de la posesión espiritual). Cuando surgen formas extremas de angustia y afrontamiento a través de nuevas presiones sociales y se propagan a través de la imitación implícita, se han documentado extrañas epidemias de "enfermedades psicógenas masivas". Estas se han extendido a plagas de baile, epidemias de posesión en pisos de fábricas, estados de fuga o epidemias de espasmos faciales. Estas condiciones se describen como "psicógenas" (que se originan en la mente) cuando no se puede determinar una causa física subyacente. Pero el término “sociogénico”, que pone de relieve el contexto social en el que se producen estas condiciones, es una mejor descripción.

Los factores de riesgo para la propensión a la enfermedad sociogénica masiva siguen siendo muy debatidos. Es revelador que, para nuestra investigación, se reconoce ampliamente que las mujeres, tal vez debido a su mayor sensibilidad a las señales sociales en promedio, son abrumadoramente más propensas a tales fenómenos. Una vez más, esto no debe leerse como una historia moral. El sociólogo médico Robert Bartholomew, uno de los principales expertos del mundo en epidemias sociogénicas masivas, ha argumentado durante mucho tiempo que los fenómenos que todavía se denominan injustamente “histeria masiva” deben ser renombrados “respuestas colectivas al estrés".

Se desprende del estudio de Littman que el aumento de la disforia de género de inicio rápido, que parece involucrar predominantemente a mujeres de nacimiento, apunta a una compleja red de presiones sociales, normas culturales cambiantes y nuevos modos de angustia y afrontamiento que justifican una investigación más profunda. Para los padres, educadores y clínicos por igual, se aconseja precaución al lidiar con este fenómeno creciente.

* Nota: Una versión anterior de esta publicación usó el término "transgenerismo", que a menudo se usa para describir a las personas transgénero, ahora se considera desactualizado y estigmatizado por muchos en la comunidad LGBT. "Identidad transgénero" es el término preferido de la comunidad. El autor agradece a la Campaña de Derechos Humanos por señalar esto.

*** Nota 2: He recibido numerosos comentarios privados de los lectores sobre este artículo. Algunos lectores señalaron que no mencioné la controversia y la reacción pública significativa que se produjo después de que el estudio se publicó por primera vez en agosto de 2018


A version of this article originally appeared in English.

publicidad