Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Relaciones

Por qué la gente grita y gime durante del sexo

“¿Gritas o gimes? Pues, ninguno de los dos... tal vez gimo... creo que hago un sonido gutural cuando tengo un orgasmo... pero hasta ese punto estoy bastante callada." - Una mujer casada

Creo que los gritos no son genuinos. Yo espero que los hombres expresen su placer solo con unos pocos gemidos ." - Una mujer casada.

Muchas personas asocian los gemidos y gritos con el dolor. Entonces, ¿por qué la gente hace estos sonidos cuando experimenta placer sexual? ¿No es vergonzoso que esos ruidos salgan de nuestras bocas?

fizkes/Shutterstock
Fuente: fizkes/Shutterstock

Gemidos, gritos y ruido

Cuando tengo sentimientos dentro de mí, necesitan salir - hacer ruido es una excelente manera de lograr eso. " - Una mujer

“Soy una persona cohibida, y mi ex esposo también lo era, así que había un silencio completo en la cama. Ahora con mi nueva pareja, gimo, en voz baja, mientras que mi pareja gime muy fuerte. A mi me da un poco de pena gemir fuerte." - Una mujer divorciada.

La relación entre esos ruidos y el dolor ha existido por mucho tiempo: De acuerdo con el diccionario en inglés de Oxford, un gemido es "un sonido largo y bajo que hace una persona expresando sufrimiento mental o físico o placer sexual"; y gritar es "hacer un sonido fuerte y agudo porque estamos experimentando sufrimiento, miedo o excitación."

Estas definiciones corresponden con la caracterización del ruido como un sonido fuerte o desagradable que causa un disturbio. ¿Pueden estos sonidos formar parte de un sexo disfrutable?

¿Cómo puede el dolor generar placer sexual?

"Si estoy gritando es porque mi pareja y yo estamos teniendo sexo particularmente rudo y doloroso (del rico)." - Una mujer.

Primero enfrentémonos al enigma conceptual de cómo las experiencias negativas, como los gemidos y gritos, pueden ser parte de, e incluso mejorar, el placer sexual positivo. En este caso, dos fenómenos son los más relevantes: la posibilidad de una ambivalencia emocional y el mecanismo de transferencia de excitación.

En mi libro, El arco del amor (2019), enfatizo la naturaleza ambivalente de las emociones en general y del amor en particular. Tal ambivalencia se refiere a cómo experimentamos emociones negativas y positivas al mismo tiempo, es común debido a la naturaleza parcial de las emociones. Las emociones son parciales en dos sentidos: (a) Se enfocan en blancos muy específicos, como una persona o un grupo pequeño, y (b) expresan una perspectiva personal e interesada. Así, cada perspectiva (parcial) podría ser apropiada, mientras que ninguna perspectiva única expresa una perspectiva emocional primordial. Entonces, una viuda que va a la boda de su hija siente alegría, pero también tristeza de que su marido fallecido, el padre de la novia, no esté presente. De manera similar, una experiencia sexual puede involucrar tanto placer como sufrimiento y expresarse con gemidos.

En la transferencia de excitación, la excitación en una situación genera excitación en otra. Así, el sexo de reconciliación sucede después de que una pelea acalorada y desagradable con una pareja ha creado un abismo entre los dos y amenazó la existencia de la relación, el sexo de reconciliación reestablece su lazo de una manera muy tangible. El alto estado de excitación asociado con la pelea se transfiere a un alto estado de excitación durante el sexo de reconciliación. De manera similar, cuando una persona de la pareja actúa de manera salvaje, incluso sádicamente, la excitación subyacente de su enojo puede transferirse hacia una excitación sexual. Una manera más sutil de incrementar la excitación sexual es el jugueteo que involucra una discusión tranquila y humorística (simulando una "pelea") que incrementa la excitación sexual.

La transferencia de excitación también puede surgir de emociones positivas, tales como disfrutar de una agradable cena juntos y luego experimentar una intensa excitación sexual.

¿El ruido ayuda a la excitación?

“De principio a fin, amo el intercambio de murmullos en voz sexy, los ronroneos con suspiros intensos y el dulce gemido del placer.” —Una mujer casada

“Gemir es una manera de alentar a nuestros amantes para que sepan que nos están satisfaciendo. Usamos todos nuestros sentidos para tener sexo así que no debemos ignorar nuestro sentido del oído. Es importante hacer ruidos de placer para que nuestra pareja no se incomode interpretando el silencio incorrectamente." —Trina

Los gemidos y gritos son tipos de ruido; los gemidos son ruidos bajos, mientras que los gritos son ruidos fuertes. El ruido, que es un sonido no deseado considerado como indeseable, fuerte o disruptivo al oído se ha descrito como el precio que pagamos por obtener lo que queremos. Los gemidos y gritos parecen ser tipos de ruido que expresan dolor y sufrimiento. ¿Esos sonidos son esenciales para experiencias sexuales placenteras o es el precio que tenemos que pagar por la satisfacción sexual?

Un beneficio importante de los ruidos sexuales es que, si son genuinos, demuestran que nuestra pareja no es indiferente; en este sentido, cualquier ruido es mejor que un silencio absoluto.

Consideremos las siguientes perspectivas que mujeres y hombres expresaron en Reddit sobre cómo los ruidos sexuales les parecen excitantes.

“Como alguien que ve porno silenciado, aprecio un poco de ruido en mi propia cama siempre y cuando sea natural y no forzado. También aprecio retroalimentación y que me hablen sucio." - Una mujer

“Me gusta que mi pareja esté callada. ¿De qué otra manera se enfocarán completamente en hacer un buen trabajo? ;-)" - Una mujer.

“Lo que más me gusta escuchar de una mujer en la cama es una repentina declaración de "¡SÍ!" como si su equipo acabara de meter gol." —Un hombre

“No me importa mucho si son expresivos o no. Incluso si lo fueran, no lo escucharía porque probablemente soy la persona más escandalosa durante el sexo." —Una mujer

“Prefiero que mi pareja esté silenciosa la mayor parte del tiempo. El ruido interrumpe mi mentalidad. Odio hablar, especialmente hablar sucio. Necesito concentrarme para tener un orgasmo. Un gemido o suspiro ocasional está bien." —Una mujer

“Se me hace rara la gente que no hace ningún ruido durante el sexo. Necesito alguna indicación de que te gusta lo que estamos haciendo, por favor." —Una mujer

“Me gustan las cantidades moderadas de ruido, creo que las risas son lo mejor" —Una mujer

“No me molesta un poco de ruido, pero si se convierte en gritos escandalosos, no respondo positivamente a eso." —Un hombre

“Necesito ruido, necesito escuchar gemidos, necesito saber que estoy haciendo las cosas bien." —Una mujer

“No me excitan los gritos, para nada. Es distractor e innecesario. El ruido en sí está bien, pero dudo que alguien tenga un orgasmo tan fuerte que gritan." —Un hombre

“¡AMO cuando mi pareja gime! Amo a los hombres que hacen ruido en la cama. El silencio es extraño." —Una mujer

“Solo el suficiente ruido para crear el ambiente perfecto. Si suena como un búfalo se tiene que ir." —Una mujer

“Cada ruido involuntario que hace cuando tenemos sexo es oro puro. A más ruido mejor." —Un hombre

La mayoría de las personas que respondieron consideran que los gemidos y gritos son una tipo valioso de comunicación. Parece que para la mayoría de la gente, los ruidos moderados son una bendición mientras que el silencio absoluto es tóxico. Cuando se trata de sexo, el silencio está muy lejos de ser oro.

¿Los gemidos y gritos son genuinos?

“Estoy saliendo con una modelo mitad japonesa. Todo está bien, como se podría esperar. Excepto porque difícilmente hace más que suspirar cuando se viene. ¿Es cultural o en realidad no la estoy complaciendo?" - Un hombre anónimo citado en la revista GQ.

Hemos visto que los gemidos y gritos moderados son bastante beneficiosos para mejorar la satisfacción sexual. Sin embargo, ¿la mayoría de los gemidos y gritos son genuinos? Aparentemente no.

Gayle Brewer y Colin Hendrie en su estudio de por qué las mujeres hacen ruidos durante el sexo encontraron que el 66 por ciento de las encuestadas gimen solamente para acelerar el orgasmo de sus parejas, mientras que el 87 por ciento gimen para hacer como que llegaron a su clímax. Brewer y Hendrie muestran una disociación entre el momento en el que las mujeres experimentan el orgasmo y el momento en el que hacen vocalizaciones de coito, lo que indica que las vocalizaciones están, al menos en parte, bajo control, lo que le da a las mujeres la oportunidad de manipular el comportamiento de los hombres para su beneficio. El estudio también muestra que las mujeres gimen cuando se aburre, cansan o se sienten incómodas durante el sexo, solo para que el hombre se excite y acabe antes. Por lo tanto, mientras que los orgasmos femeninos usualmente se logran durante los juegos previos, se reportó que las vocalizaciones de coito se hacen con más frecuencia antes y de manera simultánea con la eyaculación masculina (Brewer & Hendrie, 2011).

Estos son algunos ejemplos sobre la perspectiva de la sinceridad de gemidos y gritos durante el sexo (citados de Reddit).

“Los gritos son completamente increíbles, asumiendo que sean naturales. Si no, solo son basura porno." —Un hombre

“Los gritos falsos no son divertidos. Los gritos sinceros, cuando puedes escuchar su pasión en la forma más básica e instintiva, pueden ser muy sensuales." —Un hombre

“No estoy actuando o pensando en los ruidos, solo pasa." —Una mujer

“Siento que los gritos no suenan genuinos. Por eso me apagan." —Un hombre

“Es sexy si puedo darme cuenta que es genuino, y no demasiado fuerte." —Un hombre

La gente está de acuerdo en cuanto al valor destructivo de fingir. Si embargo, en el estudio mencionado anteriormente, el 87 por ciento de las mujeres admitieron que gimen para hacer como que han llegado al clímax ¿podemos desenmarañar este acertijo?

Puede que una explicación sea que es difícil distinguir entre gemidos fingidos y reales, es un poco más fácil en el caso de gritos y gemidos extremos. Si combinamos esta idea con el valor mayor del ruido por encima del silencio en la esfera sexual, parece que fingir gemidos moderados puede ser bastante beneficioso. Es más, tales gemidos y gritos no solamente aumentan la excitación de la pareja, también pueden incrementar la excitación de la persona que está gimiendo o gritando. En este sentido, son profecías valiosas que se cumplen a sí mismas.

Observaciones finales

“Amo vocalizar mis sentimientos en el lenguaje del amor que construye una confianza increíble en mi amante, elogiar su manera de tocarme y su desempeño mientras que al mismo tiempo incremento mi propia excitación. Y para esas emociones intensas y fuera de este mundo, puede que incluso maldiga como carretonero." - Una mujer casada

En el amor profundo, las acciones hablan más que las palabras y "bien hecho" es mucho mejor que "bien dicho". A diferencia del sexo, en el amor profundo donde el corazón guía el camino, los gritos y también los gemidos tienen menos importancia. El ruido beneficia el sexo. Un silencio completo hará que la otra persona se pregunte si el sexo está siendo disfrutable. Aunque el ruido es útil en el sexo para muchos, no es el caso que a más ruido, mejor sexo. Encontrar el balance ideal es vital. Demasiado ruido puede hacer que la otra persona cuestione su sinceridad, en la cama o en otros aspectos.

A version of this article originally appeared in English.

publicidad