Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Neurociencia

¿Por qué confundo la derecha y la izquierda?

MinDof/Shutterstock
Source: MinDof/Shutterstock

Izquierda, derecha, ¿qué?

Casi cualquier persona que haya ido a una clase de yoga conoce la situación: todo el mundo sigue puntualmente las instrucciones del profesor de yoga, pero al final, por lo general hay una o dos personas en clase que estiran el brazo o la pierna opuesta a todos los demás, y ¡este he sido yo más de una vez!

La confusión de izquierda-derecha es en realidad bastante frecuente en la vida cotidiana y le sucede a mucha gente cada vez que una tarea requiere que se diferencie entre las dos partes, y particularmente bajo presión de tiempo, como cuando le das instrucciones a alguien para girar a la izquierda o a la derecha mientras estás sentado en el asiento del pasajero de un automóvil.

Entonces, ¿por qué confundimos la izquierda y la derecha todo el tiempo, pero no tenemos absolutamente ningún problema para distinguir entre abajo o arriba; o delante de atrás? Resulta que podría haber dos razones para esto.

Por un lado, diferenciar entre izquierda y derecha es más complicado que diferenciar entre arriba y abajo, ya que la izquierda y la derecha cambian según el punto de vista. La mayoría de las veces, distinguimos la izquierda y la derecha desde nuestra propia perspectiva, pero si tenemos que distinguirlas desde la perspectiva de una persona frente a nosotros, nuestro brazo izquierdo es su brazo derecho, confuso ¿no es así?

Por otro lado, diferenciar entre izquierda y derecha es más complicado que diferenciar entre arriba y abajo, ya que la distinción es completamente arbitraria, y no hay leyes físicas subyacentes. ¿Quieres saber qué está arriba y qué está abajo? Recoge una manzana y luego déjala caer. Generalmente donde aterriza es abajo. ¿Izquierda y derecha? No es tan fácil.

¿Cuántas personas confunden a la izquierda y a la derecha más o menos regularmente?

Un número sorprendente de personas experimentan problemas con distinguir entre la izquierda de la derecha en su vida diaria, así que si esto alguna vez te sucede, estás en buena compañía. El primer gran estudio sobre el tema se publicó en la década de 1970 e investigó una muestra de médicos y sus cónyuges ( Wolf, 1973 ). ¿El resultado? Cerca del 9 por ciento de los hombres y el 17 por ciento de las mujeres afirmaron que con frecuencia experimentaban confusión con la izquierda y la derecha en su vida diaria. Algunos estudios más recientes estiman que los números son aún más altos. Por ejemplo, un estudio australiano de 1990 encontró que aproximadamente un tercio de las personas al menos a veces, experimentaban frustración con situaciones cotidianas que involucraban a la izquierda y la derecha ( McMonnies, 1990 ).

¿No es mayormente inofensiva la confusión izquierda-derecha ? ¿Por qué los científicos necesitan investigarla?

Mientras que la mayoría de las confusiones de izquierda-derecha en la vida cotidiana son inofensivas, hay ciertos puestos de trabajo en los que realmente no quieres confundir izquierda y derecha, un cirujano probablemente venga a la mente. Perturbadoramente, las confusiones de izquierda-derecha en un entorno médico todavía ocurren con más frecuencia de lo que uno podría pensar. Por ejemplo, en enero del 2000, dos médicos de un hospital al sur de Gales extrajeron accidentalmente el riñón izquierdo en funcionamiento en lugar del riñón derecho, lo que eventualmente llevó a la muerte del paciente ( Dyer, 2004 ).

Si bien la diferenciación entre izquierda-derecha en sí misma no es necesariamente una tarea complicada, los profesionales médicos a menudo están bajo una enorme presión de tiempo, lo que podría aumentar la posibilidad de confusiones entre izquierda-derecha y otros errores. De hecho, los estudiantes de medicina a menudo reportan inseguridades al distinguir la izquierda de la derecha ( Gormley et al., 2019 ).

Poznyakov/Shutterstock
Source: Poznyakov/Shutterstock

Por lo tanto, se ha aconsejado utilizar el marcado lateral antes de la cirugía, identificando claramente para el cirujano si se debe extirpar el miembro u órgano izquierdo o derecho. La importancia de esta medida se reveló en un estudio de 2014 con cirujanos oculares de Israel ( Pikkel et al., 2014 ).

En este estudio, se les pidió a los cirujanos que reconocieran el lado de la operación por el nombre del paciente y mirando la cara del paciente desde una distancia de 2 metros. Los cirujanos fueron capaces de identificar correctamente el lado del ojo que iba a ser operado en solo en el 73 por ciento de los casos basados en el nombre del paciente, y en un 83 por ciento de los casos mirando la cara del paciente. El número de errores aumentaba cuanto más largo era el tiempo entre el examen preoperatorio y la cirugía. Por lo tanto, si los médicos hubieran realizado la cirugía sin la información de las marcas laterales en los pacientes, la probabilidad de hacer la cirugía en el ojo equivocado, al menos en algunos pacientes, era bastante alta.

¿Qué sucede en el cerebro cuando confundimos a la izquierda y a la derecha?

Entonces, ¿por qué confundimos a la izquierda y a la derecha? Los estudios con pacientes han demostrado que, en particular, la circunvolución angular en el lóbulo parietal del cerebro es muy importante para discriminar entre izquierda y derecha. El daño en esta área del cerebro puede conducir al llamado Síndrome de Gerstmann ( Gold et al., 1995 ), una condición neurológica rara en la cual los pacientes muestran cuatro síndromes clave:

  1. Agnosia en los dedos (incapacidad para nombrar o distinguir los dedos)
  2. Agrafia (incapacidad para escribir)
  3. Acalculia (dificultades para realizar incluso tareas matemáticas simples)
  4. Confusión entre derecha-izquierda

Los neurocientíficos han utilizado diferentes técnicas para investigar si el giro angular también afecta la confusión izquierda-derecha en personas sanas y no solo en pacientes con síndrome de Gerstmann. Por ejemplo, un grupo de científicos de la Universidad de Durham en el Reino Unido utilizó una técnica llamada estimulación magnética transcraneal repetitiva (EMTr) para investigar el papel de la circunvolución angular para la confusión entre izquierda-derecha ( Hirnstein et al., 2011 ). La EMTr utiliza una bobina magnética para inducir una pequeña corriente eléctrica que estimula áreas específicas del cerebro que pueden inhibir o excitar su función. Los investigadores encontraron que después de la EMTr del giro angular izquierdo, los participantes obtuvieron peores resultados en la discriminación de izquierda-derecha que en una condición de control sin EMTr. Por lo tanto, perturbar el correcto funcionamiento de esta área cerebral conduce a una mayor confusión izquierda-derecha.

Algunos años más tarde, un grupo de científicos noruegos utilizó una técnica llamada resonancia magnética funcional (fRMN) para investigar la discriminación izquierda-derecha ( Hjelmervik et al., 2015 ). La fRMN utiliza una resonancia magnética para identificar las áreas del cerebro que están activas y por lo tanto reciben una gran cantidad de oxígeno de la sangre durante una tarea determinada. Los participantes tuvieron que acostarse en un escáner de resonancia magnética funcional en un hospital y miraban imágenes de manos apuntando en varias direcciones. Su tarea era identificar si una mano era una mano izquierda o una mano derecha. El análisis de los datos reveló que de hecho había activación en el giro angular derecho y las regiones circundantes en el lóbulo parietal durante esta tarea de discriminación izquierda-derecha.

Entonces, ¿qué hace realmente la circunvolución angular? Resulta que mucho. Los estudios han demostrado que está involucrado en procesos relacionados con el lenguaje, como el procesamiento semántico y la lectura de palabras, pero también en la memoria y la cognición espacial ( Seghier, 2013 ). Parece funcionar como un centro intermodal que integra estos diferentes procesos para guiar nuestras acciones. Esto también explica por qué es tan relevante para la confusión izquierda-derecha: diferenciar izquierda y derecha requiere procesos verbales (las palabras izquierda y derecha deben aplicarse a los objetos en el entorno), memoria (debes recordar cuál es la izquierda y cuál es la derecha) y procesamiento espacial (debes procesar si los objetos a tu alrededor están en el lado izquierdo o del lado derecho). Si la integración de estos diferentes procesos falla, puede producirse una confusión izquierda-derecha.

¿Qué puedo hacer para protegerme contra la confusión de la izquierda-derecha?

Confundir la izquierda y la derecha parece ocurrir más a menudo cuando estamos bajo estrés o presión de tiempo, por lo que ralentizar un poco es probablemente una buena idea. Además, cuando dudas de qué lado es cuál, un viejo truco es hacer una forma de L con el pulgar y el dedo índice de cada mano. El que realmente se parece a la letra L es la mano izquierda.

A version of this article originally appeared in English.

publicidad