Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Comportamiento animal

Permitirles oler a los perros les ayuda a pensar positivamente

Pixabay
Source: Pixabay

La nariz de un perro es una obra de arte y necesitan usarla.

A la mayoría de los perros les gusta oler cuando están en movimiento. Se ha estimado que huelen alrededor del 33% del tiempo cuando se mueven de aquí para allá y así es como recogen todo tipo de información sobre quién ha estado allí, si una hembra es reproductivamente activa (no sabemos sobre los machos), qué tan grandes son y quizás lo que sienten.

Permitir que los perros se tomen su tiempo para conocer las marcas de los demás (antes de las interacciones cara a cara) podría ayudarle a los perros a tener introducciones más suaves, dándoles más señales sociales para guiar sus comportamientos.

La conclusión es simple: deja que el paseo del perro sea para él, y si te está jalando aquí y allá con la nariz clavada en el suelo y ocasionalmente resoplando, déjalo hacerlo. A menudo he pensado que no permitir que los perros olfateen y ejerciten sus fosas nasales y otros sentidos podría ser una forma de privación sensorial.

Por lo tanto, me emocionó cuando una mujer en un parque para perros me dijo una vez, muy seriamente, que pensaba que no permitir que los perros usaran sus narices de la manera que quieren podría causarles serios problemas psicológicos. He pensado mucho en esto desde entonces. Realmente no sabemos si los perros sufren psicológicamente cuando son privados y no pueden cumplir con su necesidad de oler y orinar si eligen hacerlo.

Seguramente, cuando a los perros se les apresura, no llegan a saborear, evaluar adecuadamente y procesar varios olores y quién sabe lo que esto les provoca. Esta forma de privación sensorial puede ser devastadora, ya que pierden información detallada sobre sus mundos sociales y no sociales.

Incrustado en este pensamiento está el hecho de que la mayoría de los perros son de hecho individuos "cautivos" que controlamos la mayoría, si no todo, el tiempo. "Vida de perro" a veces se usa para describir días llenos de ocio y placer. Todo lo que un perro debe hacer, después de todo, es dormir, descansar, comer y pasar el rato con amigos. ¿Qué podría ser más fácil, especialmente cuando alguien confiablemente llena un plato para ti en cada comida?

Sin embargo, la vida de los perros caseros no es necesariamente todo diversión y juegos, y vivir como compañeros de los humanos viene con algunos compromisos importantes por parte de los perros. Mirar a los perros como seres cautivos no es un juicio negativo porque estar "cautivo" no significa que un perro sea maltratado o infeliz. Más bien, es el punto de partida crucial para entender nuestras relaciones y responsabilidades para con nuestros amigos peludos; relaciones que muy a menudo nos favorecen.

Siguiendo estas posibilidades, a saber, que olfatear podría hacer que los perros se sientan mejor, me emocionó aprender de un ensayo disponible gratis en línea (en inglés) en el sitio web de Companion Animal Psychology llamado " Encontrar comida oculta con el olfato aumenta el optimismo de los perros: Las oportunidades de usar la nariz y tomar decisiones con el olfato son buenas para el bienestar canino". Zazie Todd, resume un trabajo de investigación de las Dras. Charlotte Duranton y Alexandra Horowitz llamado " ¡Déjame oler! El olfato induce un sesgo de juicio positivo en perros de compañía " impreso en la revista Applied Animal Behavioural Science. Actualmente, solo el resumen está disponible en línea.

La Dra. Todd escribe: "El estudio utilizó una prueba de optimismo, también conocida como sesgo cognitivo, en la que los perros fueron entrenados por primera vez para que un recipiente en un lugar siempre contuviera comida, mientras que un recipiente en otro lugar nunca lo hacía. Luego, la prueba involucró un recipiente vacío colocado en un lugar ambiguo, equidistante de los otros dos lugares. La idea es que el tiempo necesario para llegar al plato refleja el optimismo del perro de que contendría un trozo de pollo".

En su investigación, las Dras. Duranton y Horowitz estudiaron 20 perros de diferentes razas que tenían al menos 1 año de edad. Diez perros fueron libres de olfatear, durante lo cual se les permitió oler y buscar, mientras que 10 perros hicieron entrenamiento de obediencia durante el cual no se les permitió buscar con sus narices.

 Dr. Alexandra Horowitz, used with permission
Setting of the Cognitive Bias Paradigm.
Source: Dr. Alexandra Horowitz, used with permission

Los puntos fuertes de este artículo son los siguientes: “El olfateo redujo la latencia en los perros para alcanzar un recipiente ambiguo en un test de sesgo cognitivo; el olfateo aumenta el sesgo de juicio positivo u "optimismo" en los perros; practicar el olfateo les permite a los perros expresar una conducta natural y ser más autónomos; comportarse naturalmente y hacer elecciones activas son dos factores clave para el bienestar animal, y las actividades basadas en el olfato contribuyen al bienestar de los perros". La configuración experimental se puede ver en la figura anterior descrita y en la Nota 1 a continuación.

Las Dras. Duranton y Horowitz escriben: "En este estudio, probamos el efecto de una actividad basada en el olfato en los estados emocionales de los perros. A los perros se les hizo primero una prueba de sesgo cognitivo, luego se practicó una actividad diaria y especificada durante dos semanas, y finalmente se les dio una prueba de sesgo cognitivo nuevamente. La actividad realizada difirió entre los grupos: los perros del grupo experimental practicaron el olfateo y los perros del grupo control practicaron entrenamiento de obediencia. Los resultados muestran que la latencia para abordar el estímulo ambiguo disminuyó significativamente después del tratamiento en el grupo experimental, mientras que la latencia no cambió para los perros en el grupo de control. Concluimos que permitir que los perros pasen más tiempo usando su olfato a través de una actividad regular de olfateo los hace más optimistas. Al permitir que los perros pasen más tiempo de 'escarbado', su bienestar mejora. Aún se discuten las aplicaciones para perros de compañía en la vida diaria".

En su resumen, la Dra. Todd escribe: "Esta investigación muestra que es importante darle a nuestros perros mascotas opciones, oportunidades para tomar sus propias decisiones y posibilidades de usar su nariz. Hacerlo es bueno para su bienestar, por lo que es probable que el entrenamiento de olfateo condujo a mejores resultados que el entrenamiento de obediencia".

No podría estar más de acuerdo. Después de considerar explicaciones alternativas, incluyendo que hubo diferencias entre los perros que influyeron en su comportamiento individual, que el olfateo entrena a los perros para trotar o correr más rápido, y que "los perros no usaron el olfato para evaluar el recipiente, y que la latencia más corta para alcanzar el recipiente fue debido a un sesgo de juicio más positivo". Las Dras. Duranton y Horowitz concluyen, "el presente estudio muestra por primera vez que la práctica del olfateo aumenta el sesgo de juicio positivo, los niveles de 'optimismo' en perros de compañía, lo que sugiere que una actividad basada en la acción de olfatear puede ser una herramienta útil para mejorar el bienestar en perros caseros". Estoy de acuerdo con su evaluación.

Realmente espero más investigaciones sobre la importancia de permitir que los perros ejerciten sus fosas nasales y otros sentidos. De hecho, una de las Cinco Libertades para los no humanos es permitirles la "libertad de expresar un comportamiento normal al proporcionar suficiente espacio, instalaciones adecuadas y compañía de la especie propia del animal".

Cualquiera que haya visto a los perros cuando los jalan con una correa o siendo interrumpidos cuando sus narices están clavadas en el suelo o en diferentes partes de los cuerpos de perros o humanos sabe que realmente quieren oler. Las Dras. Duranton y Horowitz muestran que esto es cierto, y sigo pensando que no permitir que los perros ejerzan sus sentidos puede ser una forma de privación sensorial. Y ahora, sabemos que podría influir en su estado de ánimo. Los perros hablan con los químicos y recogen una gran cantidad de información de olfatear las bocas, orejas, cuerpos, ingles y colas de otros perros. Incluso si a algunas personas no les gusta que su perro participe en estos actos, son 100% apropiados para los perros y necesitan que se les permita hacerlos.

Estén atentos para más investigaciones sobre cómo los perros perciben su mundo y la importancia de dejarlos ser perros y oler el contenido de sus fosas nasales.

Nota 1

Ajuste del paradigma de sesgo cognitivo: El perro se sienta entre las patas del propietario mientras el experimentador pone el recipiente en una de las tres locaciones, a 3m de distancia del perro. Los dos recipientes en el lado representan localizaciones positivas y negativas y en el centro está la ubicación ambigua (solo para la prueba).

Imagen de Facebook: Anke van Wyk / Shutterstock

A version of this article originally appeared in English.

publicidad