Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Política

Patocracia

justincase/flickr
Fuente: justincase/flickr

El psicólogo polaco Andrew Lobaczewski pasó la primera parte de su vida sufriendo bajo la ocupación nazi de Polonia, seguida de la brutalidad de la ocupación soviética después de la guerra. Su experiencia de estos horrores llevó a Lobaczewski a desarrollar el concepto de "patocracia". Esto es cuando las personas con trastornos de la personalidad (particularmente la psicopatía) ocupan posiciones de poder. (1)

Lobaczewski dedicó su vida al estudio de la maldad humana, un campo que él llamó "ponerología". Quería entender por qué las personas "malvadas" parecen prosperar, mientras que muchas personas buenas y morales luchan por tener éxito. Quería entender por qué las personas con trastornos psicológicos se elevan tan fácilmente a posiciones de poder y se hacen cargo de los gobiernos de los países. Como él mismo vivía bajo un régimen "patocrático", tomó grandes riesgos para estudiar este tema. Fue arrestado y torturado por las autoridades polacas, y no pudo publicar la obra de su vida, el libro Ponerología Política, hasta que escapó a los Estados Unidos durante la década de 1980.

La patocracia es posiblemente uno de los mayores problemas en la historia de la humanidad. La historia ha sido una saga de constantes conflictos y brutalidad, con grupos de personas luchando unos contra otros por el territorio, el poder, las posesiones, y conquistando y matándose entre sí. Al examinar el curso de la historia de la humanidad desde la antigüedad hasta el siglo XX, el historiador Arnold Toynbee habló sobre el "sentido horripilante del pecado manifiesto en los asuntos humanos”.

Pero hay un argumento de que esto no se debe a que todos los seres humanos sean intrínsecamente brutales y crueles, sino a que un pequeño número de personas, es decir, aquellos con trastornos de personalidad, son brutales y crueles, intensamente egocéntricos y carecen de empatía. Esta pequeña minoría siempre ha mantenido el poder y logró ordenar o influir en las mayorías en la comisión de atrocidades en su nombre.

Poder y Patología

Una pequeña minoría de los seres humanos sufre de trastornos de la personalidad como el narcisismo y la psicopatía. Las personas con estos trastornos sienten una lujuria insaciable por el poder. Las personas con trastorno de personalidad narcisista desean atención y afirmación constantes. Sienten que son superiores a las demás y tienen derecho a dominarlas. También carecen de empatía, lo que significa que son capaces de explotar sin piedad y abusar de otros en su lujuria por el poder. Los psicópatas sienten un sentido similar de superioridad y falta de empatía, pero la principal diferencia entre ellos y los narcisistas es que no sienten el mismo impulso de atención y adoración. Hasta cierto punto, el impulso de ser adorado actúa como un control sobre el comportamiento de los narcisistas. Son reacios a hacer cualquier cosa que pueda hacerlos demasiado impopulares. Pero los psicópatas no tienen tales reparos.

En el otro extremo de la escala, las personas con un alto nivel de empatía y compasión generalmente no están interesadas en el poder. Prefieren estar "en campo", actuando y conectándose con los demás. Incluso pueden rechazar la oferta de una posición de alto estatus porque son conscientes de que un estatus más alto los desconectará (aunque para una persona no empática, eso es parte de su atractivo). Por lo tanto, esto deja las posiciones de poder abiertas para las personas con trastornos psicológicos (o al menos con un alto nivel de ambición y crueldad, incluso si no es un trastorno psicológico completo).

A lo largo de la historia, estos individuos patológicos siempre han llegado a la cima. De alguna manera, las sociedades feudales preindustriales las restringieron, ya que a menudo se llegaba al poder por nacimiento en lugar de alcanzarse mediante esfuerzos individuales. La desaparición del sistema feudal fue sin duda un paso positivo hacia una mayor igualdad y democracia, pero un efecto secundario negativo fue que dio a psicópatas y narcisistas mayores oportunidades para alcanzar posiciones de poder.

Como señala Ian Hughes en su importante libro Mentes Desordenadas, el objetivo de la democracia es tratar de proteger a la masa de personas de esta minoría patológica. Esta fue la idea central de la constitución estadounidense y la Declaración de Derechos. Se establecieron principios e instituciones democráticas para limitar el poder de los individuos patológicos.

Esta es la razón por la cual, como Hughes también señala, los líderes patológicos odian la democracia. (2) Una vez que alcanzan el poder, hacen todo lo posible para desmantelar o desacreditar a las instituciones democráticas, incluida la libertad y la legitimidad de la prensa. (Esto es lo primero que hizo Hitler cuando se convirtió en canciller alemán, y es lo que han hecho autócratas como Vladimir Putin, Viktor Orban de Hungría y el presidente Erdoğan de Turquía. También es lo que el presidente Trump ha estado tratando de hacer).

Además, los líderes patológicos son completamente incapaces de comprender los principios de la democracia, ya que se consideran a sí mismos como superiores, y ven la vida como una lucha competitiva en la que los más despiadados merecen dominar a los demás.

Patocracia colectiva

Pero la patocracia no se trata solo de individuos. Como señaló Lobaczewsk, los líderes patológicos siempre atraen a otras personas con trastornos de personalidad, que aprovechan la oportunidad para ganar influencia. Al mismo tiempo, las personas que son morales, empáticas y de mente justa se desvanecen gradualmente. O bien son condenadas al ostracismo o se hacen a un lado voluntariamente, horrorizadas por la creciente patología que las rodea. Como resultado, con el tiempo las patocracias tienden a volverse atrincheradas y extremas.

Esto no quiere decir que todos los que se convierten en parte de un gobierno patocrático sufren de un trastorno de la personalidad. Algunas personas pueden simplemente tener un alto nivel de ambición y falta de empatía sin tener realmente una condición diagnosticable, mientras que otros pueden simplemente montar los faldones de un líder patológico cuyos objetivos coinciden con los suyos.

Una parte importante del problema es la atracción que muchas personas sienten hacia los demagogos carismáticos. Podemos ver esto en el atractivo del presidente Trump, a pesar de los defectos obvios de su trastorno de personalidad: su narcisismo extremo, falta de empatía y su visión distorsionada e ilusoria de la realidad. Psicológicamente, esto es muy similar a la atracción de los gurús espirituales, que a menudo atraen la devoción ciega de los discípulos, a pesar del comportamiento poco ético y explotador. La atracción a los gurús y demagogos es un impulso profundamente arraigado para volver al estado de la infancia de adorar a los padres que parecen omnipotentes e infalibles y podrían asumir la responsabilidad completa de nuestras vidas, y resolver mágicamente nuestros problemas. Al mismo tiempo, la paranoia de los líderes patológicos los lleva a demonizar a otros grupos y crean un sentido embriagador de identidad grupal con un propósito común.

Protección contra la patocracia

¿Está Estados Unidos en peligro de ser absorbido por una patocracia? Desafortunadamente, creo que ya ha sucedido. A pesar de una convención de que los psicólogos no deberían diagnosticar extraoficialmente a las figuras públicas, muchos psicólogos y psiquiatras estadounidenses han declarado públicamente que Donald Trump muestra todas las señales del trastorno narcisista de la personalidad. Esto sin duda explicaría su grandiosidad, su falta de empatía y principios morales, su excesiva necesidad de admiración y su sensibilidad a la crítica (todos los cuales son rasgos del trastorno narcisista de la personalidad). De forma similar los psicólogos han diagnosticado a otros políticos 'fuertes' de todo el mundo, como Recep Tayyip Erdogan de Turquía y Rodrigo Duterte de Filipinas. Trump ciertamente ha atraído a políticos y asesores con una falta similar de empatía y conciencia a su círculo íntimo, mientras que las personas de principios y responsables han sido expulsadas o han sido eliminadas, por lo que la patocracia se ha vuelto más arraigada.

Pero debemos recordar que la patocracia solo florece porque no tomamos medidas suficientes para protegernos de los líderes patológicos. Necesitamos preservar y fortalecer nuestras instituciones y procesos democráticos para garantizar que la gran masa de personas esté protegida de la minoría de psicópatas y narcisistas con una lujuria insaciable por el poder. Necesitamos asegurarnos de que nuestra democracia no transmute en una patocracia.

A largo plazo, como he argumentado en un post anterior, necesitamos medidas estrictas para restringir la llegada al poder. En pocas palabras, al tipo de personas que más desean poder, el más despiadado y no empático, no debe permitírseles alcanzar posiciones de autoridad. Todos los líderes potenciales (o miembros de un gobierno) deberían ser rigurosamente evaluados por los psicólogos para determinar sus niveles de empatía, narcisismo o psicopatía, y por lo tanto determinar su idoneidad para el poder.

A version of this article originally appeared in English.