Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Personalidad

¿Padeces de Trastorno Limítrofe de la Personalidad silencioso? 

Si padeces de TLP silencioso, en lugar de explotar todo sucede por dentro. No muestras tu confusión interna, sino que diriges el enojo, el odio y la culpa hacia ti.

El trastorno limítrofe de la personalidad es una condición de salud mental insoportable pero generalmente invisible que puede distorsionar tu visión tanto de ti mismo como del mundo que te rodea. Al igual que con muchas otras condiciones, las personas experimentan TLP en un continuo. También se manifiesta en diferentes formas. El psicólogo estadounidense Theodore Million identificó cuatro tipos: 1. limítrofe desalentado o "silencioso" 2. Limítrofe impulsivo 3. limítrofe petulante y 4. limítrofe autodestructivo.

La diversidad entre los enfermos de TLP y el espectro de síntomas puede ser engañosa, y la mayoría de nosotros tendemos a centrarnos solo en un extremo del espectro. Mientras que los medios de comunicación refuerzan la imagen estereotipada de este trastorno como alguien fuera de norma y que externaliza su ira, nos olvidamos de escatimar a aquellos con TLP Silencioso que sufren en silencio.

¿Qué es el TLP Silencioso?

Estereotípicamente, una persona con TLP exhibe síntomas como arrebatos de ira, acusaciones irracionales a otros y comportamiento impulsivo autodestructivo. En el caso de TLP silencioso, estas cosas se vuelven invisibles porque la volatilidad se dirige hacia adentro en lugar de hacia afuera.

Si tienes TLP silencioso, "actúas para dentro". Experimentas toda la gama de emociones: miedo al rechazo, cambios de humor, rabia, apego emocional obsesivo, dudas, ansiedad, etc. Sin embargo, no muestras tu confusión interna en el exterior. En lugar de arremeter, diriges la ira, el odio y la culpa hacia ti.

El psicoterapeuta en traumas Pete Walker describió cuatro de nuestras estructuras defensivas básicas: Pelea, Huída, Congelarse y Adular. La mayoría de nosotros empleamos todas estas estrategias, dependiendo de la situación. Si tienes TLP silencioso, tu mecanismo de afrontamiento predominante es congelarte.

¿Tienes TLP silencioso?

  • ¿Experimentas cambios de humor extremos que duran desde unas pocas horas hasta unos días, incluso cuando no lo muestras en el exterior?
  • ¿Sufres de vergüenza tóxica y te sientes culpable todo el tiempo?
  • ¿Tiendes a culparte cuando ocurren conflictos?
  • Incluso si no se los dices o lo muestras, ¿te descubres idealizando a alguien en un momento y devaluándolo o descartándolo al siguiente?
  • ¿Te sientes crónicamente entumecido, vacío y desapegado del mundo?
  • ¿Hay momentos en los que te sientes "surreal", como si estuvieras en una película o en un sueño?
  • ¿Niegas y reprimes la ira que sientes?
  • ¿A menudo sientes que ocupas demasiado espacio, o que de alguna manera eres una carga para quienes te rodean?
  • ¿Cortas a la gente en el instante en que te lastiman, en lugar de tratar de hablar con ellos sobre lo que sucedió?
  • Cuando estás molesto, ¿te retiras a tu interior y no hablas con nadie?

Síntomas de TLP silencioso

Te culpas a ti mismo por todo. Las personas con TLP silencioso dirigen toda la culpa sobre sí mismos, incluso cuando no es su culpa. Si tus amigos se enojan, inmediatamente sientes que has hecho algo mal, incluso cuando no haya una conexión aparente. Siempre piensas que estás molestando o sobrecargando a los demás. Incluso cuando te tratan mal, crees que has hecho algo para merecerlo.

Puedes tener síntomas de ansiedad social, escrutando duramente todo lo que dices o haces, luego criticándote o incluso castigándote por ello.

Ocultas cómo te sientes realmente. Toda tu vida, has aprendido a ocultar tus verdaderos sentimientos. Esto puede deberse a que creciste en un hogar donde no se permitió la expresión de tus necesidades y emociones. A través del condicionamiento social, te hicieron creer que solo la versión "feliz, tranquila y normal" de ti sería aceptada. Así que no importa cuánto estés sufriendo en el interior, lo escondes.

Muchas personas con TLP silencioso también sufren de una condición llamada alexitimia, la incapacidad de reconocer o describir las emociones. Porque te falta el vocabulario para tus sentimientos, terminas dejándolos supurar dentro de ti.

Aparentas un alto rendimiento. Muchas personas con TLP silencioso parecen independientes, exitosas y de alto rendimiento. Puedes ser capaz en el trabajo durante el día, pero colapsar cuando llegas a casa. Subconscientemente, has llegado a creer que al parecer perfecto, hermoso, exitoso, etc., podrás evitar el doloroso abandono o rechazo. Cuando se eliminan estos falsos pilares de la autoestima, como en el caso del desempleo, el divorcio o las pérdidas financieras, tu sentido de ti mismo corre el riesgo de desmoronarse.

Sufres de despersonalización y desrealización. Puedes alejarte no solo del mundo social, sino también de tu mundo interior. Cada vez que el dolor emocional se vuelve demasiado, te desvinculas de ti mismo. Puedes disociarte en forma de despersonalización y desrealización, donde todo parece surrealista. Te sientes como si estuvieras en el aire viéndote correr de tu vida como un observador distante y separado, incapaz de sentir dolor o alegría. Incluso cuando se trata de tus relaciones cercanas, no te sientes conectado. Ejecutas tu vida en piloto automático y has perdido tu vitalidad interior.

Complaces a las personas, a un alto precio. Es posible que hayas adoptado el papel del complaciente en tu familia de origen, en un momento en que no tenías más remedio que ser un ayudante complaciente para sobrevivir. No es un deseo consciente, pero continúas priorizando ser querido sobre ser respetado, y entras en pánico cuando otros parecen estar enojados o en desacuerdo contigo.

Cuando te enamoras de alguien, te vuelves excesivamente nervioso y entras en pánico ante la menor señal de que alguien esté disgustado. Esto te pone en un estado hipervigilante y te roba la energía creativa que podrías usar para ser productivo.

Agradar a las personas se vuelve excesivo cuando eres incapaz de actuar espontáneamente, y te editas con cautela o te escudriñas con dureza a ti mismo por temor a herir u ofender a alguien.

Te aíslas para hacer frente a la ansiedad social. Estar en una situación social evoca una enorme ansiedad para ti. Puesto que es fácil tocar tus botones, sabes que eres propenso a sentirte herido, humillado, o avergonzado. En comparación con otros que parecen de piel gruesa, caminas con una quemadura de tercer grado y sin protección. Eventualmente, parece más fácil retirarte.

"Dividirse" es un síntoma común del TLP. Cuando te divides, pones a la gente en el lado "bueno" o "malo". La persona que ayer amabas puede convertirse en tu enemigo hoy. Cuando tienes TLP silencioso, no te enfrentas directamente a las personas ni luchas por tus relaciones. En cambio, te retiras y te separas de ellos. Descartas las relaciones fácilmente, dejando a la otra persona confundida. Sin embargo, cuando miras hacia atrás, puedes arrepentirte de haber perdido a algunos amigos.

Tienes miedo de estar solo, pero alejas a la gente. Al igual que con el TLP "clásico", tienes un profundo miedo al abandono, pero en lugar de luchar por el apego en forma de aferramiento, con el TLP silencioso crees que mereces ser abandonado. El autodesprecio puede conducirte a aislarte durante días y semanas.

En el fondo, dudas de tu valor y temes que cuando otros se acerquen lo suficiente, "descubrirán" que eres defectuoso. Cuando alguien expresa afecto hacia ti, te cierras o te distancias para que nunca llegue a ver el verdadero tú.

Estás tan temeroso ante la perspectiva de ser rechazado que prefieres no iniciar ninguna relación, o terminas con ellas antes de que la gente pueda acercarse lo suficiente como para hacerte daño. Te dices a ti mismo: "Soy independiente y no necesito relaciones". Puedes terminar cerrando las emociones profundamente dentro de ti y volverte crónicamente vacío y entumecido.

Estás confundido acerca de quién realmente eres. Te resulta difícil saber quién eres porque tus preferencias, creencias y valores parecen cambiar a diario. Puedes estar enamorado de una persona, un proyecto o un régimen durante un período de tiempo, y de repente, como si un interruptor se hubiera apagado, pierdes interés. Debido a esto, no estás seguro de a dónde perteneces. No tener una base sólida para trabajar también hace que sea más difícil construir autoestima y confianza en ti mismo.

Sanando el TLP silencioso

Debido a que la comprensión del TLP es limitada, incluso entre los profesionales de la salud mental, es posible que te den un mal diagnóstico con otros síndromes como depresión, fobia social o Asperger. Tener TLP silencioso te aísla. Lo más probable es que te sientas incómodo e incluso avergonzado de tener que buscar ayuda, pero el dolor y la agitación son graves cuando lo soportas por tu cuenta.

Aunque puede sentirse antinatural y difícil, buscar apoyo es un paso esencial hacia la sanación. Puedes sentir que no mereces ayuda; eso no es verdad. En el pasado, podrías haber sido silenciado, descartado o haber sido tomado como chivo expiatorio. Tu sistema ha aprendido que buscar ayuda significa ser vulnerable, o que estar necesitado conducirá al rechazo.

Si deseas avanzar y vivir una vida diferente, una que sea más plena, más rica y más satisfactoria, debes encontrar el valor para hacer algo diferente.

Reclamar tu voz no tiene por qué ser desalentador. Tan pronto como te abras, te darás cuenta de que el mundo está esperando saber de ti. Si compartes tu sufrimiento, tu pasado y tu historia con alguien, en algún lugar, encontrarás que tienes el poder de sanar al mundo.

Tener TLP silencioso es doloroso, pero no tiene que ser tu historia para el resto de tu vida.

A version of this article originally appeared in English.