Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Relaciones

Mujeres: 13 señales de alerta cuando sales con alguien

"Los hombres se equivocan y luego nos sentimos mal al respecto", dijo una de mis mejores amigas en la escuela de posgrado. Ella y yo intercambiábamos historias y con demasiada frecuencia esta era la conclusión. Un tipo llamó gorda a una chica. Otro dijo que era demasiado bueno para la chica con la que salía. Estas son alarmas obvias y las mujeres las ignoraron todas. Las mujeres normalmente deseaban que la alarma fuera insignificante y no una indicación de algo más grande. Cuando las relaciones terminaban, las mujeres se sentían mal.

No, las mujeres no culparon a los tipos que dijeron estas palabras ofensivas o trataron sin respeto a una mujer. Las mujeres se culparon a sí mismas por elegirlo, por no terminarlo antes, por enviarle mensajes de texto cuando deberían haber permanecido en silencio, la lista continúa.

Querer encontrar un compañero de vida, cónyuge, o un hombro para apoyar la cabeza es un deseo casi universal. Se trate de la temporada navideña, el día de San Valentín o la magia de los fuegos artificiales del 4 de julio, sabemos que los momentos compartidos son los más especiales. Sin embargo, este deseo puede nublar el juicio y conducir a malas decisiones. Además, comenzar de nuevo con alguien diferente puede sentirse como demasiado trabajo. Pero en el fondo tienes una sensación persistente de que algo simplemente no está bien.

Las señales de alerta son a menudo obvias, él es verbalmente abusivo o físicamente agresivo, pero son las más sutiles las que pasamos por alto. A continuación se muestra una lista de señales de alerta comunes que podrían ayudar a una mujer a pensar dos veces antes de perseguir o continuar una relación romántica cuestionable. Si bien este post está escrito dentro de un marco heterosexual, muchas de estas mismas preocupaciones pueden aplicarse a las relaciones del mismo sexo también.

1) Él espera que hagas todo el trabajo

Las relaciones son de dos. Si bien es maravilloso que una mujer pueda acercarse e invite a un hombre a salir, también hay un delicado equilibrio en la relación. Ambas partes tienen que invertir. ¿Te pide que planifiques todo? ¿Muestra poco interés en hacer reservaciones, ser creativo con las actividades, o espera que hagas esto por él? El factor de inversión conduce sin problemas a un tipo de iniciativa aún más importante.

2) ¿Está realmente involucrado emocionalmente?

Le haces cualquier iteración de las preguntas de chequeo de relación y él es o bien inseguro, necesita más tiempo, o pasa del tema por completo. Es completamente justo preguntar si ve potencial a largo plazo en la relación, su punto de vista sobre el compromiso y el matrimonio, y otras preguntas “generales”. La velocidad a la que una relación progresa es una función de muchos factores, uno de ellos es la edad. Sin embargo, esto también puede variar. En promedio, sin embargo, es más socialmente aceptable para una persona en a finales de sus 20 o a principios de 30 años hacer preguntas más serias al inicio.

Más aún, escucha tu intuición. Si crees que no está emocionalmente involucrado, hay una buena probabilidad de que no lo esté. Muchas veces, en el calor de una discusión, alguien podría decir: "terminemos ahora". Si bien en última instancia es un movimiento de poder, observa la reacción de tu pareja. ¿Está tan egoístamente impulsado que no echará un segundo vistazo hacia atrás? ¿Dirá que poner fin a la relación es “tu elección?” Nadie necesita eso. El tipo que lucha por ti y por la relación, es al que hay que conservar.

3) ¿Puede disculparse?

Las disculpas son complicadas. En su nivel más básico, implican dejar a un lado tu ego. Las disculpas no son en realidad acerca de quién tiene razón y quién está equivocado. Se trata de reconocer los sentimientos de tu pareja y validarlos. Si bien el remordimiento y la tristeza falsos no son en absoluto útiles, tampoco lo es una firme negativa de aceptar que podrías haber lastimado a alguien. La verdad: una simple disculpa es fácil. "Lo siento si lastimé tus sentimientos. Esa no era mi intención". Puede terminar allí mismo. ¿Pero lo permitirá?

4) Es un poco demasiado privado

En la danza de las citas, el proceso de conocer a alguien se produce con el tiempo. Sin embargo, en esta era de conectividad tecnológica, puede ser fácil conocer a una persona a velocidad turbo. Se pueden intercambiar decenas de mensajes de texto dentro de un día expresando todo, desde lo mundano, “estoy comiendo pizza para el almuerzo,” a lo extremadamente personal, “tengo miedo de terminar solo”.

En algunos casos, los mensajes de texto pueden fortalecer una relación preexistente, pero en otros casos, puede ser fácil caer en la trampa de la intimidad asumida en una nueva relación. La idea de que la familiaridad y la facilidad pueden construirse entre tus mensajes de texto de “buenas noches” y “cómo está tu día” puede ser falsa. Estas cosas ocurren con el tiempo. No con el número de mensajes que intercambias.

Aunque la relación parece estar yendo bien, detente y pregúntate, “pero, ¿realmente lo conozco?” Una cosa es estar en comunicación constante a través de conversaciones superficiales. Otra es conocer las motivaciones, pensamientos y sentimientos de uno. ¿Está dispuesto a abrirse realmente y compartir su historia de vida? ¿O su historia finalmente termina siendo desviada de nuevo a ti? ¿Evita hablar de familiares, amigos y las cosas que describen sus antecedentes? ¿Puede identificar lo que está buscando en una relación? ¿Puede compartir por qué la razón por la que sus relaciones anteriores terminaron? ¿Responde con algo vago y general como, "me gusta ver a dónde llevan las cosas" o "simplemente no funcionó".

No sientas que estás presionando o siendo demasiado curiosa. Para que una relación funcione, necesitas conocer las áreas para el crecimiento. Ambos las tendrán. Llegar a un entendimiento común de lo que los mueve o lo que fue terriblemente mal en una relación anterior puede ayudar a fortalecer la actual. Por supuesto, el punto no es chismear sobre exes o fijarse en las relaciones pasadas. Sino que al tener una idea de dónde viene, uno puede hacer que el camino por delante esté mucho menos lleno de baches. Diferentes personas tendrán diferentes niveles de comodidad con la apertura. Algunas personas pueden necesitar más tiempo. Esto es perfectamente razonable. Pero también puedes saber cuando una persona está evitando estos temas por completo.

5) Te sientes aislado en tu relación

Si bien hay un ritmo natural para cuando un nuevo interés romántico conoce a tus amigos, familiares y otros en el curso de una relación, puede haber un nivel de exclusividad que puede sentirse sofocante o desequilibrado. Ninguna relación puede prosperar en el vacío. De hecho, las relaciones excesivamente exclusivas donde las parejas no quieren incluir a otros son una característica distintiva de las relaciones abusivas. Nadie está ahí para presenciar cómo tu novio te critica, te trata mal, o te falta el respeto.

Y al ver a través de las gafas de color rosa, tampoco ves nada de manera diferente. En tus ojos, él es impecable. Esta es la razón por la que necesitas a alguien que compruebe tu visión. Ya sea un amigo, un hermano o un conocido, puede ser útil incluir una comunidad más grande en tu relación con fines de seguridad y equilibrio.

En algunas culturas colectivistas, las familias pueden estar a la vanguardia de las relaciones, tanto que interfieren con la progresión natural. O proporcionan tantas opiniones que comienza a ser confuso. ¿A quién escuchas mientras estás resolviendo tus propios sentimientos? Podría ser útil limitar tus asesores a un par de amigos cercanos o familiares. No hay necesidad de sondear a toda la audiencia. Pero conseguir otro par de ojos sobre tu relación y tu salud puede ayudar. Después de todo, cuando los desacuerdos surgen, tus asesores solo pueden ayudarte. Pueden alentarte a ver si estás siendo irrazonable y en qué momento puede ser útil alejarse.

Finalmente, ¿alguna vez has conocido a sus amigos o a alguien que considere un conocido? El dicho de que somos igual que la gente de la que nos rodeamos a menudo es cierto. Tener una idea del círculo social de un hombre es información colateral. Tal vez son personas fenomenales, o tal vez se sientan e insultan a los demás. No lo sabes hasta que los conoces. Además, si te mantienes constantemente a puertas cerradas, puede ser otro indicador de que el chico no te considera como pareja. ¿De verdad quieres ser una novia secreta o la chica con la que un chico realmente quiere estar afiliado? Claro, no eres una bolsa de Prada para ser mostrada, pero también mereces tener un tipo que esté orgulloso de sostener tu mano.

6) Nunca aprobó Comunicación 101

La comunicación es solo una clave para una relación exitosa. Es fácil en las primeras etapas de las citas, se siente como un paseo por el parque con el coqueteo, bromas ingeniosas y una pequeña charla. Pero, ¿qué sucede cuando hay un colapso de la comunicación? La longevidad de la relación no se mide cuando las cosas van bien, sino más bien cuando aparecen los problemas.

¿Te aplica la ley del hielo en lugar de tratar de hablar sobre una dificultad? ¿Hace declaraciones pasivo-agresivas? "Sabes, Juan rompió con su novia porque ella no pasaba suficiente tiempo con él”. ¿Te amenaza? "¡Te vas a arrepentir si no me lo dices en este instante!” En algún momento, tu pareja podría estar entrando en territorio de intimidación o ser manipulador en la forma en que se comunica. Cuando sientes que constantemente estás caminando sobre cristales para evitar molestarlo o agitarlo, has entrado en aguas agitadas. Más, ¿te está tratando de “castigar” o “enseñarte una lección?” Esa es la luz verde para seguir adelante.

7) Te habla mal

Puede haber algo atractivo en el chico malo, el tipo que es un poco distante, el que no está esperando de rodillas por ti. Con el tiempo, estos tipos se vuelven más peligrosos que los rompecorazones. A pesar de que puedes haber sido atraída inicialmente por su manera hiper-masculina de hacerse cargo, se empieza a notar que solo arrasa sobre los demás. Puede estar descuidando los sentimientos de los demás para hacer valer su propia agenda; él siempre tiene la razón y tú siempre estás equivocada.

Cuando compartes una idea sobre un nuevo proyecto que te gustaría comenzar en el trabajo, en lugar de apoyarte, hace un comentario: " no estás lista para eso ". O cuando intentas razonar con él, tus puntos de vista son "no saludables" "anormales" y cualquier otro diagnóstico clínico falso (en casos raros, tal vez estés saliendo con un profesional de la salud; mis disculpas porque no practica lo que predica). Si está constantemente tratando de hacerte "entender" como si él fuera el profesor y tú fueras la alumna, te mereces algo mejor.

8) Las reglas cambian todo el tiempo; en realidad, las reglas son arbitrarias

Para bien o para mal, a la mayoría de las mujeres se les socializa para ser buenas oyentes. Además, a menudo somos mediadoras y especialistas en resolución de conflictos en disputas entre familiares y amigos. Sin embargo, para hacer esto debemos tener acceso a toda la historia con hechos concretos. Esto es mucho más difícil si la historia cambia constantemente.

En el contexto de una relación romántica, es un esfuerzo inútil si el objetivo se mueve constantemente. Primero, él no está interesado en el matrimonio y los niños. Pero sus padres lo apoyan. Por lo tanto, podría interesarle, pero también podría no ser así; en realidad no ve el punto del matrimonio. Pero pensándolo dos veces, si hay niños involucrados, entonces es una necesidad. Sin embargo, realmente no le gustan tanto los niños . Entonces, si A = B = C; A = relación, B = matrimonio, C = hijos; entonces A no será realmente igual a C. Las relaciones no deberían ser ecuaciones complejas para resolver. O funcionan o no. No pierdas tu tiempo siguiendo una fórmula sin sentido.

9) Su sentido del humor es un poco demasiado mordaz

La risa es una de las mejores partes de cualquier relación. Conectarse a un nivel alegre, ser tonto y expresar una risa sincera desede el vientre es un camino para forjar intereses y afecto compartidos. El humor ingenioso, a menudo asociado con un factor de capacidad intelectual más alta, puede ser una forma favorecida de risa para algunos. Sin embargo, ¿qué sucede cuando ese mismo humor comienza a traducirse en leves insultos y sugerencias? Aunque podría ser una cosa reírse de una interacción incómoda en un restaurante con la camarera, es otra cuando un hombre hace una broma sobre el peso de otra persona, su apariencia, nivel de educación u otros factores demográficos.

Él afirma que solo se está burlando o comentando factores cambiantes: "si ella se ejercitara más, se vería mejor”. Pero esto no justifica el comentario. Y más tarde, la broma puede ser sobre ti. Además, estas personas usan el humor para comunicar un mensaje desagradable que de otra manera no compartirían. A pesar de que podría mencionar constantemente el humor como una broma, escucha los patrones. A veces hay algo más allí.

10) Él habla acerca de cambiar...te

Aunque esta parece ser la alarma más fácil de identificar, las gafas ingenuas del amor pueden alterar tus habilidades perceptivas una vez más. La capacidad de ambos para identificar áreas de crecimiento es importante. Uno podría aprender a no dejar que los platos se acumulen, mientras que el otro aprende que su pareja necesita tiempo y espacio al volver a casa inmediatamente después del trabajo. Cambiar las pequeñas cosas puede hacer mucho por una relación. Pero no puedes cambiar una personalidad.

No pidas disculpas por lo que eres. ¿Quiere una princesa con las uñas hechas, cabello perfecto, un vestuario con clase, y que es de voz suave, obediente, y afectuosa en sus términos? Tal vez te gusten los pantalones vaqueros, el cabello suelto, las uñas astilladas de una mujer que puede ensuciarse las manos y decir lo que piensa, incluso si su volumen es un poco más alto de lo que a veces pretende que sea. La persona adecuada te amará tal como eres.

11) No puede arriesgarse a actuar como un tonto

Ciertamente hay una atracción a un hombre que es compuesto y seguro de sí mismo. Pero la capacidad de soltarse y probar cosas en las que puede parecer completamente ridículo puede ser integral para mostrar vulnerabilidad. No eres perfecta y tampoco él. Quizás en su estado imperfecto juntos puedan llegar a una comprensión compartida de la aceptación incondicional. Estos son los momentos donde la profundidad crece en una relación. Tal vez sea tan simple como ir al boliche o una clase de yoga funky. No tienen que hacer teatro de improvisación juntos para conectarse. Pero mantener las cosas formales, o de lo contrario rectas y estrechas, puede evitar que descubran aspectos del otro.

12) Él no valora dar de regreso

El servicio comunitario puede no ser una prioridad para todos. Sin embargo, el servicio puede ser un medio para aprovechar su poder compartido como pareja para impactar un cambio positivo en ustedes mismos y en la comunidad en general. Los proyectos de servicio pueden ser un gran medio para abrir el diálogo sobre intereses y valores compartidos, así como para pasar tiempo juntos haciendo el bien a los demás. Además, la capacidad de poner a los demás en primer lugar es una metáfora de la relación de uno.

¿Puede tu pareja priorizar tus necesidades sobre las suyas? ¿Puedes hacer lo mismo por él? Si estás buscando tener hijos, ¿será capaz de hacer sacrificios por la familia en general? No perdemos nada al compartir más amor con una comunidad mayor fuera de nosotros mismos. La capacidad de hacer hincapié en devolver a los demás cuando las cosas se ponen rudas puede ser el signo de una gran relación.

13) Tú no brillas

Hay una euforia que viene con las buenas relaciones. Estás perpetuamente de buen humor y sientes que puedes caminar sobre el agua. Por supuesto, estas son las primeras etapas de una relación comúnmente conocida como la "fase de cocaína" donde se disparan neurotransmisores que te hacen sentir bien. Esto puede durar unos meses hasta que se establece la realidad. Pero a veces, tu relación ni siquiera llega a esta fase. Va de bromas lúdicas a discusiones, tensión y resentimiento. Sin embargo, tu deseo de una relación es tan fuerte que ignoras todas las señales de advertencia. Una vez escuché el dicho sabio: o lloras ahora por perder al chico o lloras más tarde porque se quedó .

Aunque puede ser tentador pasar por alto las alarmas, o preguntarte incluso cómo terminaste en el lío en que estás ahora, piensa en los primeros signos. Lo más probable es que hubieran estado en la primera cita. Tal vez hizo una broma de una "chica gorda", y tú incómodamente cambiaste el tema. Tal vez hizo una broma acerca de no ser una persona muy agradable. La cita de Maya Angelou suena verdadera: “La primera vez que alguien te muestra quién es, créele”.

Entrar y salir de las relaciones puede ocurrir con gracia y gratitud. No hay ninguna razón para la ira, el odio y la amargura al llegar al final. Estos en última instancia nos envenenan más que nada. Porque rara vez la otra persona siquiera sabe cómo nos impactó. Las relaciones pueden ser como una estrella fugaz. Las cosas bellas pueden, brillar, inspirando asombro por una breve cantidad de tiempo. Pero en ese momento están cayendo rápidamente en el olvido, tal vez sirviendo nada más que un recordatorio del amor y la luz que hay por ahí, con quienquiera que lo encontremos.

Para más publicaciones que pueden matar tu relación, sígueme en Twitter en MillenialMedia .

A version of this article originally appeared in English.

publicidad