Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Relaciones

Mentir en las relaciones: 3 pasos para pararlo

Desde que decidieron estar en una relación exclusiva, Juan le ha dicho consistentemente a Karla que su relación a largo plazo con su exnovia se acabó y que nunca habla con ella. Pero un sábado, cuando el teléfono de Juan está sobre la mesa, Karla espía un mensaje de texto en la pantalla. Ella ve que es de su ex y luego abre sus mensajes para encontrar un largo rastro de textos entre ellos. Está furiosa y cuando Juan regresa a la habitación, comienza a interrogarlo sobre lo que ha descubierto.

George Rudy/Shutterstock
Fuente: George Rudy/Shutterstock

Obviamente, Juan ha estado mintiendo.

Mentir puede destruir una relación, pero no toda mentira se crea de la misma forma. Algunos mentirosos utilizan sus fabricaciones para manipular, piensa en el peor vendedor en el mundo, la persona más seductora tratando de atraerte, o el narcisista clásico exacerbando su propia imagen. Estos individuos usan a otros como objetos, o en el caso de mentirosos patológicos, hacen lo que hacen porque eso es lo que hacen: hay un trastorno de personalidad involucrado.

Pero en la mayoría de las relaciones cotidianas, mentir es situacional. Esto es con lo que Karla está lidiando. Ella cree en el fondo de su corazón que Juan es un buen tipo, no un ser éticamente sombrío o un sociópata. Pero esto con la ex la vuelve loca. Esto es menos acerca de Karla y más acerca de los mecanismos de afrontamiento de Juan.

Problemas como malas soluciones

En la mayoría de estas situaciones, alguien como Juan miente porque está ansioso y asustado. Sin duda ha hecho esto antes, probablemente en la infancia, cuando funcionaba a veces y a veces no, pero la mayoría de las veces era lo suficientemente efectivo como para mantenerlo fuera de problemas.

El problema aquí no es la ex, sino su propia ansiedad sobre la reacción de Karla. Él miente para evitar esos sentimientos de los niños pequeños cuando se meten en problemas, así como la ira del "padre" y posiblemente el castigo. Por lo que se pone en contacto con su ex, pero no le dice Karla porque ya está conectado para temer una explosión.

El Ciclo

Lo que sucede después es la creación de un ciclo disfuncional. Karla puede tener su propia sensibilidad a la confianza y la honestidad por encima de la media debido a su infancia o a sus posibles novios infieles - ahora puede ser parte de su ADN mental. Al entrar en su relación con Juan, ella ya está un poco hiper alerta. Ella hace todo lo posible para no ser demasiado intrusiva y para creer en su palabra. Pero ahora sus peores temores han pasado a primer plano, y ella explota.

Cuando esto sucede, desencadena los peores temores de Juan. Su cerebro le está diciendo que tenía razón todo el tiempo: decir la verdad no es seguro, y que en realidad tiene que mejorar en ser reservado y la retención.

La pareja podría luchar esta batalla por ...siempre, con Karla siendo herida, enojándose, y tratando de conseguir que Juan cambie, y Juan agachándose y armando tramas para mantener a Karla fuera de su espalda y evitar conflictos.

El ciclo es este:

  • Karla es herida, lo que lleva a la ira, lo que la lleva a atacar, lo que lleva a que Juan mienta, o:
  • Juan anticipa la reacción de Karla y miente, lo que lleva a Karla a enojarse, lo que lleva a confirmar los temores de Juan, lo que lleva a que los temores de Karla se validen.

Rompiendo el patrón

Una vez más, esto no es todo sobre el estado de la relación de una pareja, sino sobre sus habilidades de afrontamiento establecidas desde hace mucho tiempo. ¿Qué hacer? Juan necesita dejar de ser el niño pequeño, y hablar y decir la verdad. Karla necesita no reaccionar tan fuertemente al comportamiento evasivo de Juan.

El problema es que cada uno se queda atascado en su pensamiento.

Juan piensa que la única manera de salir de esta dinámica es conseguir que se enoje menos. Karla piensa que la única salida es conseguir que sea más abierto y honesto. Cada uno está tratando de resolver el problema haciendo que la otra persona cambie. Eso no funcionará, porque se convierte en una lucha de poder donde cada uno presiona al otro para hacer lo que quieren.

Resolviendo los problemas

La clave para romper patrones disfuncionales es que ambas partes cambien sus reacciones.

Esto significa que Karla haga todo lo posible para no enojarse: cuando su miedo y el dolor se activen, ella tiene que hablar con calma acerca de sus sentimientos, en lugar de sus acciones y mostrarle evidencia de su mentira, para que no solo explote. Ella no quiere explotar, pero tampoco quiere ser atraída a las cosas malas del contenido (interrogando a Juan sobre los textos y sus fechas y horas, etc.). Esto va a ninguna parte, porque entonces "el ansioso Juan" comenzará a discutir exactamente sobre eso: el contenido “ella me envió un mensaje de texto primero, y yo estaba tratando de ser cortés,” etc. Ese no es el punto. El punto es que él no ha sido honesto. Karla tiene que ponerlo claramente sobre la mesa: “no estoy molesta acerca de tu ex, sino de que mentiste; hiere mis sentimientos, y no puedo aceptar eso en una relación”.

Por su parte, Juan, obviamente, tiene que hacer su mejor esfuerzo para dar un paso adelante y ser honesto, anulando el comportamiento de su cerebro ansioso de niño pequeño gritándole que guarde silencio. Él tiene que mantener sus ojos en el premio: aprender a dejar de tener tanto miedo, aprender a ser un adulto, aprender a confrontar y gestionar emocionalmente las reacciones fuertes de otra persona. Y él necesita hacerlo de esta manera incluso en aquellos momentos en que la ira de Karla se lleve lo mejor de ella.

También puede necesitar, si lo cree firmemente, ser más asertivo acerca de su ex y su visión de las relaciones. Él tiene que exponer con calma su caso mientras que él se hace consciente de que sus mensajes de texto molestan a Karla, es parte de sus valores no cortar a la gente; su contacto con su ex no quiere decir que todavía esté enamorado de ella o que ame menos a Karla. Esto puede ser difícil de entender para ella, pero si puede intentar pensarlo, puede ayudarla a curar sus viejas heridas. Si ella no puede, ambos están cumpliendo el propósito del noviazgo, tomar el riesgo de ser honestos con el fin de descubrir si sus valores son compatibles.

Conclusión

Ambos tratan de hacer lo mejor que pueden. Karla cede y se centra en contener sus sentimientos porque quiere ayudar a Juan a aprender a hablar y ser honesto. Juan hace todo lo posible para hablar y ser honesto, a pesar de que internamente teme la ira de Karla, para ayudarla a aprender a confiar en él. Ellos hacen todo lo posible para romper el ciclo, usando constantemente una voz en off que dice "esto es más acerca de mí que del otro, y estoy haciendo esto porque no quiero hacer daño a la persona que me importa”.

¿Y si Juan nunca se convence del todo con este plan? Karla puede, si está dispuesta, seguir trabajando su lado de la ecuación lo mejor que puede. Sus cambios pueden alterar el clima y eso, a su vez, puede motivar a Juan a cambiar su comportamiento. (O viceversa, por supuesto).

Pero para asegurarse de que la pareja no quede atrapada en este ciclo para siempre, ayuda tener una línea de tiempo. Tienen que ceder, resistir el impulso de mantener la puntuación, y luego mirar después de tres o seis meses y ver dónde están. Si se ha progresado poco, pueden acelerarlo con una terapia o pueden decidir terminar. Si crees necesitar terapia de pareja para este o cualquier otro problema, en estos directorios puedes encontrar ayuda: México, España, Chile, Argentina, Colombia.

Obviamente, todo esto no solo requiere conciencia y responsabilidad, sino también valor.

Requiere usar tu poder para no perderlo.

A version of this article originally appeared in English.