Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Comportamiento animal

Los perros nos ven con atención y leen nuestros rostros muy bien

Los perros diferencian los rostros felices de los enojados, la oxitocina aumenta la atención a los rostros felices, y sus cerebros tienen una región dedicada al procesamiento de la expresión facial.

hama88/Shutterstock
Fuente: hama88/Shutterstock

En Quitándole la correa a tu perro: Una guía de campo para dar a tu canino su mejor vida posible, Jessica Pierce y yo hacemos hincapié en lo importante que es que las personas que eligen vivir con perros se vuelvan expertos en ellos. Además de aprender los conceptos básicos del comportamiento canino, un área que es importante entender para nosotros es cómo sus diversos sentidos trabajan y cómo usan sus ojos para leer nuestras caras y las razones de su sensibilidad a las diversas señales sociales visuales que emitimos.1 (Ver "Cómo los perros ven el mundo: algunos hechos sobre el cosmos canino," "Los perros: un viaje emocionante a través de sus mundos sensoriales" y Canino secreto: por qué los perros hacen lo que hacen..) Sorprendentemente, la investigación muestra que los perros ponen especial atención a las expresiones faciales humanas, especialmente porque no tenemos colas y nuestras orejas no se mueven. He aquí una revisión de algo de lo que sabemos acerca de lo que los perros son capaces de saber cuando leen nuestras caras.

En un estudio de perros y expresiones faciales humanas, un equipo de científicos dirigidos por Corsin Müller demostró que los perros diferencian entre caras humanas felices y enojadas y que los perros encuentran las caras enojadas como aversivas. (1) En un estudio relacionado, Natalia Albuquerque y sus colegas examinaron el comportamiento de los perros en respuesta a las señales visuales emocionalmente relevantes de los humanos. El equipo comparó las respuestas de los perros a las expresiones faciales humanas felices y enojadas y encontró que los perros reaccionaban lamiéndose el hocico en respuesta a las expresiones enojadas. Los perros lamían sus hocicos cuando veían imágenes de rostros humanos enojados, pero no cuando escuchaban voces enojadas, enfatizando la importancia de las señales visuales. Lamerse el hocico puede ser una señal para tranquilizarse en la comunicación entre perros, y puede servir de manera similar como una forma de respuesta de un perro a la emoción negativa percibida en un compañero humano. (Un "comportamiento de tranquilización" inhibe o reduce el comportamiento agresivo de un compañero social.) En el estudio, los perros se lamieron más a menudo cuando miraban imágenes de humanos que de otros perros, esto sugiere que los perros pueden haber evolucionado su sensibilidad a la expresión facial humana para facilitar las interacciones con nosotros. (2) (Consulta también "¿Pueden los perros hacernos saber que estamos enojados cuando no sabemos que lo estamos?")

En otro estudio, los investigadores descubrieron que la hormona oxitocina (que se asocia con sentimientos de confianza y afecto) hacía que los perros estuvieran interesados en rostros humanos sonrientes y se sintieran menos amenazados por un rostro enojado. Los investigadores dieron a la mitad de un grupo de perros un aerosol nasal que contiene oxitocina y medio aerosol nasal placebo. Aquellos perros con niveles aumentados de oxitocina pasaron más tiempo mirando imágenes de rostros humanos felices que los del grupo placebo. Los investigadores también encontraron que en el grupo placebo, las pupilas de los perros estaban más dilatadas cuando miraban caras enojadas, una señal de que encontraban aversivas las caras enojadas. En el grupo de oxitocina, esta respuesta emocional negativa fue menos pronunciada. Concluyeron: "La oxitocina tiene el potencial de disminuir la vigilancia hacia los estímulos sociales amenazantes y aumentar la prominencia de los estímulos sociales positivos, lo que hace que la mirada ocular de las caras humanas amistosas sea más destacada para los perros.(3) En otras palabras, la oxitocina probablemente juega un papel clave en el desarrollo del vínculo humano-canino.

Pexels, free download
Fuente: Pexels, free download

Algunas de las investigaciones más emocionantes sobre la cognición canina ha involucrado el uso de imágenes de resonancia magnética funcional, para estudiar cómo los cerebros de los perros procesan la información social. (Ver "Cómo es ser un perro.") La investigación es no invasiva, y los perros participan de forma voluntaria. El neurobiólogo Gregory Berns, que trabaja en la Universidad Emory, se ha interesado en el reconocimiento facial y en si, al igual que los humanos y los primates no humanos, los perros tienen una región especial en su cerebro dedicada al procesamiento de los rostros. Tendría sentido que los perros evolucionaran la maquinaria neuronal para procesar la información facial de otros perros, porque los perros (y los lobos) son mamíferos altamente sociales. ¿Pero los perros también han evolucionado la maquinaria neuronal para procesar caras humanas, basadas en su historia de domesticación y coevolución con los humanos? Berns y sus colegas encontraron que los perros lo hacen, de hecho, tienen una región dedicada del cerebro para el procesamiento de rostros humanos, lo que ayuda a explicar su exquisita sensibilidad a las señales sociales humanas. (4) (Consulta también "Cómo ven el mundo los perros: las exploraciones cerebrales nos dicen lo que ven.")

Parece que los perros no solo leen nuestras expresiones faciales, también, a su vez, se comunican con nosotros usando sus propias expresiones faciales. Los científicos del Centro Dog Cognition de la Universidad de Portsmouth en el Reino Unido encontraron que los perros producían muchas más expresiones faciales cuando un humano los estaba viendo que cuando un humano no los veía. La expresión más comúnmente utilizada por los perros era una en el que levantaban su ceja interna, haciendo que los ojos parecieran más grandes y más tristes, una mirada que todo dueño de un perro reconocerá como "ojos de cachorrito". (5) Los perros saben cuando los estamos mirando. Y también saben cuando no. Los perros son más propensos a robar comida cuando los ojos de una persona están cerrados, o su espalda está girada. (6) Lo sé bien al vivir con un buen número de perros admirablemente inteligentes, que constantemente me observaban mientras caminaba por mi hogar y mi oficina. Sabían cuando los estaba mirando y cuando no, incluso durante unos segundos.

Estén atentos para más discusiones sobre el cómo y por qué de la sensibilidad de los perros a las señales sociales humanas y cómo nos hablan usando sus propias expresiones faciales. Si bien sabemos bastante sobre la comunicación humana -> canina y canina ->humana, todavía hay mucho por aprender, y esta es la razón por la que esta es un área de investigación muy importante y emocionante. Cuanto más aprendamos sobre la naturaleza y los detalles de las interacciones sociales humano-caninas, mejor será para desarrollar y mantener un lazo profundo y significativo, un ganar-ganar para todos.

Algunos de los puntos anteriores se extrajeron de Quitándole la correa a tu perro: Una guía de campo para dar a tu canino su mejor vida posible. Agradezco a Jessica Pierce por su colaboración en este y otros proyectos.

Ni Psychology Today ni yo somos responsables por los anuncios que aparecen en este ensayo.

A version of this article originally appeared in English.