Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Christine B. L. Adams M.D.

Relaciones

Los orígenes del doble rasero en las relaciones tóxicas

¿De dónde vienen los dobles raseros y cómo disminuir sus efectos destructivos?

Los puntos clave

  • El doble rasero es muy común y puede destruir relaciones.
  • Por qué podríamos aprender dos estándares en la infancia temprana por el condicionamiento emocional de nuestros padres.
  • Podríamos recrear el doble rasero y enseñárselo a nuestros hijos, inconscientes de que lo hacemos.
  • Descubrir como dar y recibir cariño en las relaciones puede ayudar a disolver la rigidez de los dobles raseros.

Una forma común de pensar es creer que todas las personas ven las cosas de la misma manera y por lo tanto responden por igual. En otras palabras, somos expertos en creer que otros piensan como nosotros. También somos adeptos a creer que nos relacionamos de la misma manera con todas las personas que conocemos y reaccionamos de la misma manera con ellas.

Pero tenemos un doble rasero en nuestras relaciones, un conjunto de expectativas para algunas personas y un conjunto completamente diferente para otras. Los dobles estándares son comunes y destructivos para las relaciones.

Mohamed Hassan/Pixabay
Source: Mohamed Hassan/Pixabay

El carácter común de los dobles raseros

Durante décadas, los padres me han dicho: "trato a todos mis hijos de la misma manera”. Pero juntos descubrimos durante la psicoterapia que no manejaron a sus hijos de la misma manera. En cambio, exhibían un doble rasero, métodos distintos y opuestos de relacionarse con cada niño de la familia.

Los dobles raseros no son saludables ni útiles, pero son una costumbre. Se llevan a cabo en muchas partes de la vida: con las finanzas, los roles familiares, la crianza de los hijos, las tareas domésticas, en el trabajo y con amigos y familiares.

Los orígenes del doble rasero

¿Por qué existe un doble rasero? ¿Por qué somos generosos con algunas personas y tacaños con otras? ¿Por qué somos suntuosos e indulgentes con un niño y retenemos de forma cruel con otro?

Encontramos que las experiencias previas de la vida conducen a los dobles estándares en las relaciones. Estas experiencias tienen lugar sin darse cuenta y ocurren automáticamente. Descubrimos que la respuesta está en nuestro condicionamiento emocional temprano dentro de nuestras familias. La forma en que somos moldeados por las respuestas emocionales de nuestros padres hacia nosotros, determina cómo a su vez condicionamos emocionalmente a nuestros hijos. El condicionamiento emocional tiene lugar inconscientemente dentro de los primeros tres años de vida. Nos hace promulgar automáticamente dos raseros de conducta en nuestras relaciones.

Gerd Altmann/Pixabay
Source: Gerd Altmann/Pixabay

El condicionamiento emocional crea dos roles / personalidades

El Dr. Martin y yo descubrimos que los padres o los primeros cuidadores, nos condicionan emocionalmente al dar y recibir apoyo emocional en las relaciones. Como resultado, algunos de nosotros estamos emocionalmente programados para ser buenos cuidadores emocionales de otros. Decimos que tales personas tienen personalidades omnipotentes. Se comportan y piensan como si fueran súper fuertes con su capacidad de dar cuidados.

Otras personas reciben un condicionamiento emocional temprano para ser magistrales en obtener sustento emocional de los demás. A estos los llamamos personalidades impotentes. Se comportan y piensan que son ultra débiles para cuidar a los demás.

Este condicionamiento sesga las formas en que nos evaluamos a nosotros mismos y distorsiona las formas en que vemos a los demás. Conduce automáticamente a comportamientos y pensamientos que perpetúan el doble rasero en nuestras relaciones—una para gente como nosotros y otra para gente que no es como nosotros.

La personalidad omnipotente

Cuando estamos emocionalmente condicionados a tener una personalidad omnipotente y a dar apoyo emocional y cuidado desmedidos a otros que lo necesitan, no nos vemos a nosotros mismos como que necesitamos mucho cuidado. Fácilmente abusan y toman ventaja de nosotros. Podemos tener poca autoestima a pesar de los logros estelares. Tampoco vemos que otras personas con personalidades omnipotentes de cuidado necesiten mucho cuidado y apoyo. Así que, sin saberlo, las tratamos de la manera en que nos tratamos a nosotros mismos. Retenemos la atención y el apoyo. No podemos apoyar a otras personas con personalidades omnipotentes más allá de lo que podemos hacer por nosotros mismos.

Belajati Raihan Fahrizi/Pixabay
Source: Belajati Raihan Fahrizi/Pixabay

Cuando una personalidad omnipotente se encuentra con una personalidad necesitada e impotente, él o ella saca todas las herramientas y proporciona un apoyo emocional ilimitado. Es como si tuviéramos un sistema de radar interno que distingue a las personas según su tipo de condicionamiento emocional temprano. Esto lleva a las personalidades omnipotentes a tener un doble estándar en la forma en que ven a los demás, un método para tratar a otros omnipotentes (con poco o ningún cuidado) y otro para tratar a las personas con personalidad impotente (cuidado total y opulento).

La personalidad impotente

Si somos formados emocionalmente cuando somos niños para tener una personalidad impotente y esperar apoyo emocional de los demás, nos convertimos en expertos en ser impotentes y necesitados para recibir ese apoyo. Las personalidades impotentes no son buenas para dar apoyo emocional, especialmente a las personas omnipotentes. Dominamos fácilmente las personalidades omnipotentes. Hemos inflado la autoestima a pesar de los pocos logros.

Sarah_Loetscher/Pixabay
Source: Sarah_Loetscher/Pixabay

Cuando nos encontramos con una persona impotente, no esperamos ningún cuidado. Evaluamos a otros impotentes como nos evaluamos a nosotros mismos, esperando que no haya ningún esfuerzo en el camino de dispensar atención. Por lo tanto, el impotente también alberga un doble estándar, uno para compañeros impotentes (esperando nada de apoyo) y otro para las personas con personalidad omnipotente (esperando un apoyo tremendo).

Doble rasero familiar

Todos hemos sido parte de recibir y aplicar dobles estándares en las formas en que nos relacionamos con las personas en nuestras familias. Algunos niños de personalidad omnipotente jóvenes molestan a los hermanos que reciben un tratamiento favorecido constantemente. Esto es racionalizado por los padres porque un hermano es más joven, mayor, el niño, la niña, y así sucesivamente. Los niños con personalidad impotente pueden enojarse si un hermano recibe una rara muestra de cuidado y atención, creyendo que solo ellos deben cosechar todo el apoyo familiar todo el tiempo.

Solucionando el problema

Los dobles estándares sobre cómo nos relacionamos primero existen en las familias de la infancia debido a nuestro condicionamiento emocional. Los mismos estándares también existen en las familias que creamos a través de nuestros propios hijos. Esto ocurre debido al peaje que nos impone el condicionamiento emocional.

Si nos volvemos más conscientes de cómo el condicionamiento emocional nos sesga, y a su vez a nuestros hijos, entonces podemos interrumpir el desequilibrio a nuestras personalidades que el condicionamiento emocional crea. Esto disminuirá los dobles estándares, así como nos permitirá dar y aceptar apoyo emocional en nuestras relaciones. Las relaciones equilibradas e incondicionales prosperan al evaluar lo que cada persona necesita en un momento particular y dispensarlo. Los dobles raseros rígidos se interponen en el camino. Podemos tener mejores relaciones sin frustración y confusión.

A version of this article originally appeared in English.

publicidad