Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Sexo

¿Las mujeres sumamente delgadas son atractivas para los hombres?

por Will Lassek y Steve Gaulin

Debido a nuestro trabajo ensalzando el gran valor de la grasa de las mujeres, con frecuencia nos preguntan, ¿por qué es, entonces, que los hombres encuentran a las mujeres súper delgadas tan atractivas? La respuesta es: no lo hacen. Los hombres no encuentran a las mujeres demasiado delgadas atractivas. ¿Con qué frecuencia han visto a un hombre devorando con la mirada la última edición de Mademoiselle o Vogue? Las modelos ultra delgadas cuyas fotos adornan estas revistas y que lucen los últimos diseños parisinos en las pasarelas son muy distintas a las mujeres que son lo suficientemente atractivas para los hombres como para pagar por verlas, como las conejitas de Playboy.

La típica conejita mide 1.70 y pesa 52 kilos. Esto le da una masa corporal de alrededor de 18.5. Esto es similar a las masas corporales que prefieren los hombres al calificar qué tan atractivas son las imágenes de mujeres con diversas masas corporales. Pueden parecer bastante flacas, pero, ¿en realidad son más delgadas que otras jóvenes? En comparación con mujeres jóvenes estadounidenses antes de que llegara la epidemia de obesidad (o con mujeres jóvenes en Europa actualmente), encontramos que las conejitas no son mucho más delgadas que el promedio: antes de 1980, casi dos tercios de las mujeres estadounidenses en su adolescencia tardía tenían un índice de masa corporal por debajo del 20. Así que las conejitas no son inusualmente delgadas, ni se han estado poniendo más flacas.

Lo que marca la diferencia entre las conejitas y las demás jóvenes es que tienen muchas más curvas. Las típicas medidas del busto, cintura y cadera de las conejitas son de 90-60-90. Usando la diferencia entre el busto y la cintura, y la cintura y la cadera con relación a la altura, una conejita típica tiene 54 por ciento más curvas que una universitaria promedio. Esto es lo que le da la figura de reloj de arena que los hombres encuentran tan atractiva.

Las modelos de la industria de la moda son muy distintas a las modelos de Playboy. Su índice de masa corporal es de solo 17.1 y casi la mitad de ellas tienen un índice menor a 17 (en comparación con solo 6 por ciento de las conejitas que tienen un índice así de bajo). Tienen un tamaño de busto mucho más pequeño (10 centímetros más chico), cinturas más grandes y caderas de tamaños similares. También son extraordinariamente altas, con un promedio de altura de 1.80, lo que es mayor al 99 por ciento de las mujeres estadounidenses. Ser tan altas las hace parecer todavía más flacas. Las caderas de una conejita típica son el 53 por ciento de su altura, similar al de otras mujeres con el mismo índice de masa corporal. Pero las caderas de una modelo de la industria de la moda muy exitosa representan solo el 46 por ciento de su altura, lo que las hace verse 20 por ciento más delgadas y, de hecho, con aspecto de un niño. (De hecho, la proporción en un típico adolescente es más alta: 49 por ciento. Las modelos de la industria de la moda tienen mucho menos curvas que las conejitas: una conejita típica tiene 36 por ciento más curvas que una modelo típica en la industria de la moda. Y ya que son las curvas las que hacen tan atractivas a las conejitas para los hombres, las modelos de la industria de la moda no suelen estar en los radares de los hombres.

Desafortunadamente, muchas mujeres parecen creer que los hombres se sienten atraídos por mujeres súper flacas como las modelos de la industria de la moda. En estudio tras estudio, las mujeres consistentemente subestiman la cantidad de masa corporal que los hombre prefieren. Cuando se les pide predecir la figura que los hombres encontrarán más atractiva, las mujeres elijen consistentemente una figura mucho más delgada de la que prefieren los hombres realmente. Las figuras que las mujeres consideran preferibles para los hombres son más parecidas a modelos de la industria de la moda que a las conejitas. (Si sirve de algo, los hombres también evalúan erróneamente las preferencias de las mujeres en cuanto al tamaño de los genitales y músculos masculinos). Las figuras que los hombres realmente prefieren también están mucho más cerca a las figuras que tienen las mujeres usualmente que a las más delgadas que ellas creen que prefieren los hombres. Esta lectura errónea de los deseos de los hombres podría llevar a que algunas mujeres piensen equivocadamente que serían más atractivas para los hombres si pesaran menos.

La razón por la que en la industria de la moda se selecciona a modelos que luzcan sumamente delgadas es difícil de explicar. Ya que las mujeres jóvenes (al menos en Estados Unidos) pesan en promedio 10 kilos más que hace 40 años, aquellas que lucen muy delgadas son mucho más raras actualmente. También es más fácil y menos costoso producir ropa con menos tela y forma, pero esta ropa más linear no se ve bien en modelos con curvas. Así que, una posibilidad es que los costos de producción y estrategias de mercadeo se unan para crear una demanda para modelos con menos curvas. Además, podría ser que los diseñadores masculinos tengan más probabilidades de preferir figuras de niño.

Cualquiera que sea la razón, las diferencias en las modelos presentadas en Vogue y Playboy revelan que los hombres y mujeres actualmente no están de acuerdo sobre cuál es la forma femenina más atractiva. ¿Cuál punto de vista tiene más probabilidades de reflejar la opción más saludable para las mujeres? Durante la historia evolutiva, las contribuciones genéticas a la siguiente generación dependían de su capacidad de hacer una evaluación sutil y precisa sobre cuáles mujeres serían las mejores madres. En contraste, las mujeres no obtenían ninguna recompensa reproductiva de cualquier habilidad de hacer evaluaciones similares sobre los cuerpos de otras mujeres. Entonces, tan raro como pueda parecer, las preferencias inconscientes de los hombres tienen más probabilidades de decirnos lo que sería más sano para la mujeres.

Para saber más, consulten nuestro libro, ¿Por qué las mujeres necesitan grasa?

A version of this article originally appeared in English.