Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Sexo

Los efectos psicológicos del sexo casual

Source: Foto adquirida en iStock, utilizada con permiso.
Source: Foto adquirida en iStock, utilizada con permiso.

Alguna vez escribí sobre Ashley Madison, un sitio web y una aplicación diseñada para ayudarle a las personas casadas a participar en la infidelidad sexual. Obtengo la misma respuesta básica cada vez que hablo o escribo sobre ese sitio, o sobre la infidelidad en general: muchos se horrorizan de que la infidelidad sexual sea tan frecuente que ha sido tan monetizada, mientras que otros simplemente se encogen de hombros y dicen, “la gente ha sido infiel desde el principio de los tiempos. ¿Dónde está el problema?”

Cuando hablo y escribo sobre el sexo informal entre las personas solteras, tengo una reacción similar. Muchos se preocupan de que la sociedad se esté desmoronando debido a "aplicaciones de ligue" como Tinder, Blendr, Grindr, etc. Parecen sentir que la actividad sexual sin conexión emocional y compromiso a largo plazo (como el matrimonio) es un boleto a la condenación eterna, la depresión o la baja autoestima. Mientras tanto, otros piensan que la cultura actual de conexión digital es una gran manera de ser sexualmente activo, mientras se es soltero, y tal vez incluso una buena manera de conocer a alguien que podría convertirse en una pareja a largo plazo.

Entonces, ¿cuál es la correcta?

En el mundo posterior a Kinsey, no hay mucha investigación que analice los efectos psicológicos del sexo casual en aquellos que participan (o no) en él. En la investigación existente, el enfoque principal se limita generalmente a la pregunta: ¿las personas que tienen sexo informal están más deprimidas y tienen una baja autoestima, que las personas que no están teniendo sexo informal?

Solo en raras ocasiones estos estudios explican otras posibles causas de disminución del bienestar psicológico. Por ejemplo, un sujeto de prueba podría estar deprimido porque él o ella acaba de perder un gran trabajo, no porque él o ella esté teniendo sexo informal y se siente mal por eso. Del mismo modo, la depresión preexistente y los problemas de autoestima (tal vez el resultado de abuso o negligencia en la vida temprana) podrían hacer que una persona se involucre en relaciones sexuales casuales en un esfuerzo por sentirse deseada y querida, aunque solo sea por unos momentos. Para ese individuo, ¿el sexo casual es la causa o el resultado de la depresión y la disminución de la autoestima?

Las encuestas dicen…

De los estudios que analizan específicamente la relación entre la actividad sexual casual y el bienestar psicológico, la mayoría hipotetiza una correlación negativa : a medida que aumenta el sexo informal, el bienestar psicológico disminuye.

Sin embargo, los resultados reales son más bien mixtos:

  • Un estudio de 2009 publicado en Perspectives on Sexual and Reproductive Health analizó adultos jóvenes sexualmente activos (edad media 20.5). Aproximadamente el 20% dijo que su encuentro sexual más reciente fue de naturaleza casual. Más hombres (29%) que mujeres (14%) informaron esto. En última instancia, el equipo de investigación no encontró diferencias significativas en el bienestar psicológico de aquellos que tenían sexo casual frente a aquellos que tenían sexo con una pareja más seria, independientemente de su sexo. Concluyeron, “los adultos jóvenes que participan en encuentros sexuales casuales no parecen estar en mayor riesgo de resultados psicológicos perjudiciales que los adultos jóvenes sexualmente activos en relaciones más comprometidas”.
  • En 2014, un estudio publicado en el Journal of Sex Research analizó a estudiantes universitarios solteros y heterosexuales de 18 a 25 años. La investigación encontró que una mayor proporción de hombres (18.6%) que mujeres (7.4%) dijeron que habían tenido relaciones sexuales casuales en el último mes. A diferencia del estudio de 2009, los investigadores encontraron que, independientemente del género, el sexo casual se asociaba negativamente con el bienestar psicológico y se correlacionaba positivamente con la angustia psicológica. Con base en esto, el equipo de investigación concluyó: "Para los estudiantes universitarios adultos emergentes, tener sexo casual puede elevar el riesgo de resultados psicológicos negativos”.
  • Otro estudio de 2014, este publicado en Social Psychological & Personality Science, planteó la hipótesis de que los resultados mixtos de investigaciones anteriores sugieren múltiples factores moderadores en términos de cómo el sexo casual afecta (o no) el bienestar psicológico. Basado en eso, el equipo de investigación eligió aislar la influencia de lo que ellos entendían como "sociosexualidad" entre los estudiantes universitarios individuales. El estudio encontró que después de tener relaciones sexuales casuales, los estudiantes sin restricciones sociales (aquellos que generalmente estaban interesados y ansiosos por tener relaciones sexuales casuales) generalmente informaron mejoras en el bienestar psicológico después, mientras que el bienestar psicológico de los estudiantes socialmente restringidos generalmente no se vio afectado. Una vez más, el género no influyó en los hallazgos.
  • Un estudio publicado en 2015 en Archives of Sexual Behavior también operó con la idea de que puede haber múltiples factores moderadores en términos de cómo la actividad sexual casual afecta a las personas. Los investigadores nuevamente eligieron aislar una variable particular, en este caso las diferencias entre los comportamientos sexuales casuales "autónomos" y "no autónomos". (Las razones autónomas para el sexo casual incluían cosas como: el sujeto se sentía muy atraído por la otra persona, el sujeto quería experimentar y explorar su sexualidad, el sujeto sentía que esta sería una valiosa experiencia de aprendizaje, etc. Las razones no autónomas incluían cosas como: el sujeto estaba borracho, el sujeto esperaba que fuera algo más que un encuentro casual, el sujeto estaba buscando vengarse de un ex, etc. El estudio encontró que, independientemente de su sexo, las personas que tienen relaciones sexuales ocasionales por razones autónomas no se vieron en su mayor parte afectadas por esta actividad, mientras que aquellos que se involucraron en relaciones sexuales ocasionales por razones no autónomas generalmente experimentaron una disminución en el bienestar psicológico.

Nota al margen: ninguno de los cuatro estudios encontró una diferencia significativa entre hombres y mujeres. Antes de esta investigación, generalmente se suponía era más probable que parecería ser mucho mayor que el bienestar psicológico de las mujeres se viera afectado negativamente por el sexo casual que el de los hombres, principalmente por las consecuencias potenciales (vergüenza social, sentirse usada / maltratada, embarazo, etc.). Sin embargo, los hallazgos de cada estudio fueron consistentes por género. Excepto por una cosa: más hombres que mujeres informaron que habían participado recientemente en sexo casual (el doble del número en el primer estudio, y más del doble en el segundo). Una explicación bastante simple, aparte de que algunos de los sujetos de prueba podrían estar mintiendo, es que las mujeres definen "sexo casual" de manera diferente que los hombres, principalmente porque son más propensas a buscar y sentir una conexión emocional además de la experiencia física.

La conclusión: ¿El sexo casual es bueno o malo?

La investigación sobre los efectos psicológicos de los encuentros sexuales casuales está en su infancia, y los científicos están empezando a rayar la superficie. Una verdadera comprensión de lo que el sexo casual hace y no hace para el bienestar psicológico de una persona está muy lejos. Sin embargo, las personas tienen opiniones sobre el tema, y aquí está la mía (basada en la investigación existente junto con más de dos décadas trabajando como psicoterapeuta con una especialización en temas de sexo e intimidad ):

Si la actividad sexual casual no viola tu código moral, tu sentido de integridad o los compromisos que has asumido contigo mismo y/o los demás, entonces probablemente no sea un problema para ti en términos de tu bienestar psicológico. Dicho esto, puedes enfrentar problemas relacionados como enfermedades de transmisión sexual, embarazos no deseados, parejas que ven tu relación como algo más que casual, etc.. Y debes entender que estos factores relacionados podrían afectar negativamente tu bienestar psicológico, incluso si el sexo en sí no lo hace.

Por el contrario, si eres por naturaleza o por educación social y/o sexualmente conservador, o tienes un estricto sistema de creencias religiosas, o tiendes a unirte emocionalmente a cualquier persona con quien tengas íntimidad física (independientemente de si la otra persona corresponde), entonces el sexo casual bien puede hacer que experimentes vergüenza, depresión, baja autoestima y similares. Esto puede ser especialmente cierto si participas en sexo informal por razones “no autónomas” como emborracharte, la búsqueda de venganza, tratar de encajar, etc..

Es probable que la situación social de uno juegue en el deseo y los efectos psicológicos de la actividad sexual casual. En la edad adulta joven, por ejemplo, el sexo casual tiende a ser más común y más fácil de aceptar que más adelante en la vida, especialmente si uno se casa y forma una familia. Lo que se siente bien a los 20 puede sentirse mal a los 40.

Artem Furman/Shutterstock
Source: Artem Furman/Shutterstock

Al final del día, no hay una respuesta indiscutiblemente correcta o incorrecta cuando se trata de sexo informal y sus efectos sobre el bienestar psicológico. Para algunas personas, probablemente esté bien, y para otras probablemente no. Cada persona es un individuo, con una historia de vida única y bagaje emocional, por lo que es probable que cada persona responda de manera diferente a la conducta sexual casual.

Si encuentras que estás cuestionando tu comportamiento sexual (o la falta de él), tal vez la mejor guía es tu propia conciencia. Si te sientes cómodo con tu vida y comportamiento sexuales, no te estás haciendo daño a ti mismo ni a nadie más, entonces tu vida sexual probablemente no va a causar que te sientas deprimido, profundamente ansioso o con problemas, y puedes dejar de preocuparte. Por el contrario, si te sientes incómodo acerca de lo que has estado haciendo y/o tu comportamiento le causa incomodidad a otra persona, entonces es posible que desees discutir tus pensamientos, sentimientos y actividad sexual con un amigo de confianza o, mejor aún, un terapeuta que se especializa en problemas sexuales.

Aquí puedes encontrar un directorio de especialistas en tu país de origen México , España , Chile , Argentina , Colombia .

A version of this article originally appeared in English.

publicidad