Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Relaciones

Lo que tu forma de sextear revela

Dragon Images/Shutterstock
Fuente: Dragon Images/Shutterstock

Los teléfonos inteligentes han hecho que sea mucho más fácil para nosotros mantenernos en contacto con nuestras parejas incluso cuando estamos geográficamente distantes. Además, nos han permitido transmitir mensajes que son de naturaleza sexual, o practicar sexting.

Lenhart (2009) definió el sexting como enviar ''fotos o videos sexualmente sugerentes, de desnudos o de casi desnudos de ti mismo'' (p.16). Su importancia como una forma de comunicación romántica se evidencia por el hecho de que alrededor del 75 por ciento de los adultos jóvenes afirman haber participado en sexting. Dicho esto, es más probable que envíen textos sexualmente explícitos que enviar fotos de desnudos. Sin embargo, la definición cubre el envío de fotos y mensajes.

Por lo tanto, surgen preguntas sobre cómo la forma en que nos comunicamos por teléfono puede afectar nuestras relaciones: ¿Qué dice la forma en que usamos nuestros teléfonos para mantenernos en contacto sobre nosotros?

¿Existe una asociación entre el sexting y el estilo de apego?

Una posibilidad es que exista una relación entre el sexting y la forma en que nos apegamos o interactuamos con nuestras parejas. Hazan & Shaver (1987) identificaron tres formas amplias en que podemos apegarnos.

  • Las personas con apego seguro describen sus relaciones como que involucran felicidad, amistad y confianza. "Me resulta relativamente fácil acercarme a los demás, y me siento cómodo dependiendo de ellos, y hacer que dependan de mí. A menudo no me preocupo por ser abandonado, o por que alguien se acerque a mí".
  • Los individuos con apego evitativo describen un miedo a la cercanía. "Me siento algo incómodo de estar cerca de los demás. Me resulta difícil confiar en ellos por completo, me es difícil permitirme depender de ellos. Estoy nervioso cuando alguien se acerca demasiado, y, a menudo, mis parejas románticas quieren que sea más íntimo de lo que me siento cómodo".
  • Las personas con apego ansioso ambivalente describen una vida amorosa llena de extremos emocionales, preocupaciones obsesivas, el deseo de unirse con la pareja, el deseo de reciprocidad con la pareja y el amor a primera vista. "Me parece que otros son reacios a acercarse tanto como me gustaría. A menudo me preocupa que mi pareja no me ame o quiera quedarse conmigo. Quiero fundirme completamente con otra persona, y este deseo a veces asusta a la gente".

La investigación sobre el estilo de sexting y el apego ha indicado que aquellos que envían mensajes sexualmente explícitos e intentan iniciar sexo a través de mensajes de texto también tienden a mostrar ya sea estilos de apego evitativo o ansioso con sus parejas románticas. Por ejemplo, Drouin y Langraff (2012) sugirieron que las personas que poseen estilos de apego ansioso se involucran en una estrategia de hiperactivación, lo que significa que buscan compulsivamente proximidad y protección. Sin embargo, las personas con un estilo de apego evitativo emplean el sexting como una estrategia de desactivación, el sexting satisface sus necesidades sexuales, pero al mismo tiempo mantiene a su pareja a distancia.

Sexting en relaciones establecidas

La investigación sobre el sexting en las relaciones se ha centrado principalmente en adolescentes y adultos más jóvenes, pero ¿qué dice el sexting acerca de las personas en relaciones más establecidas? Un estudio reciente de McDaniel y Drouin (2015) investigó el comportamiento del sexting en parejas casadas, mirando específicamente a:

  • La frecuencia con la que se sexteaban
  • Estilo de apego y sexting
  • Satisfacción de la relación y sexting

En este estudio, los investigadores midieron el apego en las relaciones románticas utilizando la Escala de Experiencias en Relaciones Cercanas: Forma Corta (Wei, Russell, Mallinckrodt y Vogel, 2007). La escala utiliza elementos para medir la ansiedad por apego (por ejemplo, ''necesito que me aseguren que soy amado por mi pareja '') y evitación del apego (por ejemplo, ''intento evitar acercarme demasiado a mi pareja'').

La prevalencia del sexting en relaciones establecidas

Los investigadores encontraron que aquellos en relaciones establecidas practican el sexting, pero los niveles de sexting reportados (mensajes e imágenes) son más bajos que los de los adultos jóvenes. Por ejemplo, solo alrededor del 12 por ciento de las personas en relaciones establecidas participaban en sexting. Esto podría deberse a que aquellos en relaciones establecidas tienen menos probabilidades de participar en un comportamiento de riesgo que los adultos más jóvenes, o al menos son más propensos a considerar los riesgos de que un tercero vea sus mensajes sexuales.

Adicionalmente, es posible que aquellos en relaciones establecidas sean menos propensos a estar familiarizados con el fenómeno del sexting, habiendo establecido sus relaciones íntimas antes de su advenimiento. Finalmente, es posible que debido a que las parejas establecidas tienden a tener menos encuentros sexuales frecuentes que sus contrapartes más jóvenes, el hecho de que envíen menos mensajes sexuales puede ser indicativo del hecho de que tienen menos sexo de todos modos.

Sexting y estilo de apego en las relaciones establecidas

El siguiente paso en el estudio era categorizar el comportamiento de sexting en el envío de fotos de desnudos o semidesnudos, o el envío de mensajes de texto sexis. Luego analizaron la relación entre el envío de cada uno de estos en relación con los estilos de apego de relación.

Encontraron que para las mujeres, el envío de fotos de desnudos o semidesnudos estaba relacionado con mayores grados de apego evitativo, mientras que para los hombres, el envío de fotografías de desnudos o semidesnudos estaba relacionado con el apego ansioso. Sin embargo, no encontraron ninguna relación entre el estilo de apego y el envío de mensajes de texto sexis para hombres o mujeres.

¿El sexting está asociado con la satisfacción de la relación?

Un estudio anterior realizado por Parker, Blackburn, Perry y Hawks (2013) investigó la relación entre el sexting y el bienestar de las relaciones en parejas casadas y cohabitantes. Encontraron que aquellos que reportaron una mayor relación de bienestar eran más propensos a haber enviado algún tipo de mensaje sexual a su pareja.

Por el contrario, McDaniel y Drouin (2015) no encontraron ninguna relación entre el envío de mensajes sexis y la satisfacción de la relación para hombres o mujeres. Sin embargo, sí encontraron que el envío de fotos de desnudos o semidesnudos estaba relacionado con niveles más altos de ambivalencia en la relación (es decir, incertidumbre sobre la relación), y que este era el caso para hombres y mujeres.

Considerándolo todo, la forma en que enviamos mensajes sexuales revela más sobre nuestras relaciones y sobre nosotros mismos de lo que podemos pensar.

Visita mi sitio web: martingraff.com

A version of this article originally appeared in English.