Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Adicción

Las razones por las que alguien ve pornografía sí importan. Aquí está el porqué.

Kar Tr/Shutterstock
Source: Kar Tr/Shutterstock

Roberto, un estudiante universitario de 23 años, estaba nervioso. Esta era su primera sesión de terapia y no tenía idea de qué esperar. Después de presentarme y discutir los conceptos básicos de la relación terapéutica, le pregunté por qué había venido a verme. Me dijo a regañadientes, “estoy teniendo problemas con mi novia. Sexualmente, quiero decir. Ella es muy sexy y realmente me importa, pero estoy teniendo problemas para excitarme. Es tan malo que en realidad estoy inventando excusas para no tener relaciones sexuales. Y realmente no sé qué está mal. Estoy bien cuando veo pornografía, pero luego, cuando ella está justo frente a mí, no puedo tener una erección para salvar mi vida. Y si lo hago, no dura. Es humillante y estoy realmente deprimido al respecto. De hecho, estoy pensando en romper con ella solo para no tener que sentirme de esta manera”.

Después de un suave interrogatorio, Roberto admitió que veía pornografía dos o tres horas por día. "Me conecto después de las clases para relajarme, principalmente porque estoy estresado y ansioso por la escuela y algunas otras cosas, como mi relación”. También declaró que su uso del porno comenzó cuando tenía 14 años. "Mi padre salió de la cárcel por ese entonces y estaba realmente enojado. Estaba borracho todo el tiempo y le gritaba a mi madre, así que iba a mi habitación y cerraba la puerta y me perdía en el porno durante unas horas como una forma de no escuchar o sentir lo que estaba sucediendo”.

Para este punto, estaba claro para mí, basado en la investigación en evolución y años de experiencia clínica, que el uso de la pornografía de Roberto, en el que se involucró más para la regulación emocional que para el placer sexual, era un probable impulsor de su disfunción sexual, sus dificultades de relación y su depresión. Ciertamente, había otros problemas con los cuales tratar, particularmente el trauma infantil no resuelto que rodeaba a su padre. Pero su compulsividad escapista con la pornografía en línea debía abordarse primero, ya que estaba clara y directamente vinculada a sus problemas más apremiantes.

Nuevas investigaciones

Los hombres jóvenes físicamente sanos como Roberto aparecen en las oficinas de terapia cada vez más frecuentemente y la experiencia clínica sugiere que su uso extensivo de la pornografía, especialmente la matriz interminable y en constante cambio en Internet, puede ser una causa principal de los problemas que presentan. Ahora vemos una investigación que confirma esto. El estudio más reciente, entre hombres franceses de 18 años o más, examina los patrones de uso, motivaciones para el uso y los posibles efectos de la actividad sexual en línea; y llega a tres conclusiones importantes:

  1. El uso de la pornografía es, con mucho, la actividad sexual en línea más común para los hombres adultos, en la que el 99% de los 434 sujetos del estudio participaban.
  2. Los hombres que participan en actividades sexuales en línea para el escape emocional temporal son significativamente más propensos a experimentar consecuencias negativas relacionadas.
  3. La disfunción sexual con parejas del mundo real, en particular la disfunción eréctil, puede relacionarse con una gran participación en actividades sexuales en línea.

El primer hallazgo, que los hombres usan pornografía, no debería sorprender a nadie: la investigación nos dice que el 13 por ciento de todas las búsquedas en Internet busca algún tipo de contenido erótico. El tercer hallazgo, que el uso intensivo de pornografía puede conducir a una disfunción sexual con parejas del mundo real, tampoco es una sorpresa, al menos no para los médicos que trabajan con usuarios compulsivos de pornografía de forma regular. Tales clientes, muchos de ellos hombres jóvenes en su mejor momento sexual, repetidamente les dicen a sus terapeutas y médicos de atención primaria que son capaces de funcionar perfectamente bien con la estimulación en línea, pero tienen dificultades con sus parejas del mundo real.

Pero la segunda conclusión, que en la superficie es la menos "sexy" de los tres hallazgos, es con mucho, la más significativa desde una perspectiva de diagnóstico y tratamiento.

El "por qué" realmente importa

Además de los tres hallazgos enumerados anteriormente, el estudio encontró que las razones más comunes para participar en comportamientos sexuales en línea implican placer sexual: 94.4 por ciento de usuarios que buscan satisfacción sexual, 87.2 por ciento buscando excitación y 86.5 por ciento buscando un orgasmo. Sin embargo, el deseo de regular las emociones incómodas no se quedó atrás, con el 73.8 por ciento de los usuarios esperando aliviar el estrés, el 70.8 por ciento tratando de calmar el aburrimiento y el 53 por ciento queriendo olvidar sus problemas diarios. (Obviamente, la mayoría de los usuarios de pornografía tienen múltiples motivaciones, como sentirse estresados o aburridos mientras también quieren satisfacción sexual y un orgasmo).

Esta información se vuelve realmente útil, desde la perspectiva de un médico, cuando el equipo de investigación vincula las razones para ir en línea a otros factores, como el tiempo pasado en línea, las actividades involucradas en línea y, lo más importante, las consecuencias negativas de la vida. Lo que encontraron fue un poderoso vínculo entre las motivaciones escapistas y las consecuencias negativas. Concluyeron que los hombres como Roberto que usan pornografía en línea para escapar de la incomodidad emocional tienen muchas más probabilidades de experimentar problemas relacionados que los hombres que se conectan principalmente por placer sexual. Esto indica que el uso de la pornografía (y otras actividades sexuales en línea) son, para algunos usuarios, una estrategia de afrontamiento inadaptada en lugar de una estrategia de búsqueda de placer.

Este resultado está muy en línea con lo que sabemos sobre otros comportamientos compulsivos y adictivos, incluidos los trastornos por uso de sustancias y el trastorno del juego. De hecho, casi cualquier adicto de cualquier tipo puede decirte que el mayor desencadenante para el uso, independientemente de la sustancia o el comportamiento, es la incomodidad emocional: estrés, ansiedad, depresión, miedo, aburrimiento, soledad, vergüenza, etc. En resumen, estos individuos no consumen para sentir placer sino para escapar de la incomodidad emocional. Es un deseo de escape emocional en lugar de un deseo de "viajar", que es el quid de todas las adicciones y el comportamiento compulsivo.

Comportamientos autocalmantes y compulsivos

Por lo general, cuando la gente piensa en el uso de la experiencia externa como una forma de adormecer sus sentimientos y disasociarse, piensan en el uso de sustancias como tabaco, alcohol, medicamentos de prescripción médica y drogas ilícitas. Y sin duda, estos son utilizados por millones de personas como un escape temporal. Pero los comportamientos autocalmantes y autorreguladores se pueden usar exactamente de la misma manera. De hecho, esto ocurre con bastante frecuencia. ¿Quién de nosotros no ha tenido un mal día en el trabajo, se ha ido a casa y ha encendido la televisión buscando alguna distracción sin sentido? Y si no es la televisión, es alguna otra fuente externa de escape, incluyendo pero de ninguna manera limitado a la actividad sexual en línea.

Desafortunadamente, el intento consistente de encontrar una regulación emocional a través de sustancias y/o comportamientos hiperestimulantes e hipersaciadores puede para algunas personas convertirse en una compulsividad o adicción en toda regla con consecuencias claramente identificables. Cuando esto ocurre, pueden surgir todo tipo de problemas: relaciones dañadas, problemas en el trabajo o en la escuela, problemas financieros, disminución de la salud física, ansiedad, depresión, vergüenza, problemas legales y más.

Como muestra este estudio reciente, con la pornografía existe un vínculo claro entre los repetidos intentos de regulación del estado de ánimo y el uso problemático. Como tal, la forma más efectiva de tratar el uso problemático de la pornografía, el uso que resulta en problemas negativos de la vida, inicialmente no implica medicamentos recetados y psicoterapia psicodinámica extensa, sino un enfoque conductual centrado, en parte, en el desarrollo de mecanismos de afrontamiento más saludables. A pesar de que este es el enfoque que los terapeutas centrados en la compulsividad y la adicción han estado tomando con tales clientes durante muchos años, es bueno tener una nueva investigación que respalde esto.

Soy vicepresidente senior de desarrollo clínico nacional para Elements Behavioral Health ; visita mi sitio web o sígueme en Twitter @RobWeissMSW .

A version of this article originally appeared in English.

publicidad