Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Relaciones

Las peores 10 razones para ser amigo de tu ex

andrey_l / Shutterstock
Fuente: andrey_l / Shutterstock

Tu ex es tu ex por una razón. Pero él o ella también fue una parte importante de tu vida durante una cantidad significativa de tiempo, y es comprensible querer mantener esa relación de alguna manera. Muchas exparejas, ya sea de citas o cónyuges, tratan de seguir siendo amigos después de una ruptura, y algunas son capaces de gestionar esta transición con éxito.

Sin embargo, la investigación sugiere, que en promedio los exes tienden a ofrecer amistades de menor calidad que los amigos del sexo opuesto que nunca fueron una relación sentimental. Son de menos apoyo emocional, menos útiles, menos confiables y menos preocupados por la felicidad de la otra persona. No sorprende que esto sea especialmente cierto para las exparejas que no estaban satisfechas con la relación romántica, y en los casos en que la ruptura no fue mutua.

La probabilidad de que una amistad con un ex sea una experiencia positiva en lugar de dolorosa depende en parte de tus motivos, incluidos los que prefieres no reconocer abiertamente. Aquí hay 10 razones que pueden meterte en problemas:

10. Tienen los mismos amigos.

La investigación sugiere que si tus amigos y familiares quieren que continúes siendo amigo de tu ex, es más probable que lo hagas. Pero eso no significa que tengas que hacerlo. Mantener la amistad con tu ex por el bien de la armonía social es un objetivo noble, pero si es tu única razón para mantener la amistad, puede ser problemático. Tienes derecho a pasar tiempo con tus amigos sin que tu ex esté presente, y también tienes derecho a rechazar las invitaciones a eventos a los que tu ex también está invitado. Incluso si estás bien con encontrarte a tu ex de vez en cuando, esto no quiere decir que necesitas que sean amigos. Puede ser difícil ver a tu ex como un conocido más cuando se tiene tanta historia juntos, pero con el tiempo esa historia no estará en primer plano.

9. Te sientes mal por ellos.

Si iniciaste la ruptura y tu ex no lo está tomando bien, la última cosa que probablemente quieres hacer es hacerle aún más daño al rechazar su amistad. Pero no es tu responsabilidad ver por su corazón roto y tu apoyo puede hacer que se sientan peor. La investigación sugiere que a las personas les gusta saber que el apoyo está disponible si lo necesitan, pero no les gusta sentirse necesitadas. En el momento, tu ex puede anhelar tu confort, pero al final del día es poco probable que tu apoyo le ayude a seguir adelante si continúa sintiéndose dependiente de ti. En lugar de asumir la carga tú mismo, asegúrate de que está recibiendo el apoyo de otras personas en su vida. Y si le debes una disculpa, dale una auténtica, pero no la arrastres.

8. Quieres mantener control sobre ellos.

Incluso si sabes que una relación no estaba destinada a ser, todavía puede ser doloroso pensar en que tu ex encuentre la felicidad con otra persona. Permanecer amigos puede permitir que te mantengas al tanto acerca de su vida amorosa e incluso te dará cierta influencia sobre ella, una perspectiva tentadora. Pero convertirte en confidente de tu ex puede no beneficiar a ninguno en el largo plazo, especialmente si tienes sentimientos encontrados acerca de sus esfuerzos para seguir adelante. Incluso seguir siendo amigos en Facebook puede darte una ventana a la vida de tu ex, para bien o para mal: en una encuesta de Men's Health a 3,000 personas, el 85% admitió haber revisado la página de Facebook de un ex, y el 17% dijo que lo hacían una vez a la semana. Pero "stalkear" en Facebook tiende a aumentar la ansiedad y los celos. Si tienes problemas para resistirte, puede ser mejor dejar de ser amigo de tu ex, tanto online como en la vida real.

7. Estás solo.

Cuando pasas por una ruptura, puedes sentir que hay un agujero en tu vida social, y ese agujero puede tomar tiempo para llenarse. Si te sientes solo un sábado por la noche, que tu ex venga para ver una película y pedir comida puede sonar más atractivo que hacer el esfuerzo de salir y conocer gente nueva. Pero también puede llevarte a la montaña rusa de una relación de cortar y volver, que la investigación sugiere que se caracteriza por una menor satisfacción, menos amor, más incertidumbre y más problemas de comunicación. Es comprensible extrañar la intimidad de una relación romántica, pero ponerte en la zona de peligro de conectar con un ex puede no valer la pena la comodidad a corto plazo. Cuando te sientas solo, recurre a amigos y familiares y encuentra maneras de aprovechar al máximo tu tiempo a solas.

6. Estás teniendo el síndrome de “la hierba es más verde”.

Si no estás totalmente satisfecho en una nueva relación, la investigación sugiere que puedes sentirte más interesado en mantener contacto con tu ex. Es fácil idealizar a la persona con la que no estás, ya que ya no estás regularmente expuesto a sus hábitos irritantes. Pero esta forma de pensar es una trampa, porque si la hierba siempre parece más verde en otro lugar, nunca estarás satisfecho dondequiera que estés. Si no estás satisfecho en tu relación actual, vale la pena tratar de hacer frente a esos sentimientos con tu pareja actual en lugar de recurrir a un ex para tener apoyo o como un escape. Agregar al ex a la mezcla cuando tu relación ya está en un lugar complicado es probable que complique las cosas aún más.

5. Esperas que tal vez algún día cambien.

Tal vez rompiste porque tu ex era infiel o bebía demasiado, pero estás sosteniendo la esperanza de que van a aprender de sus errores y, finalmente, transformarse en el tipo de pareja que deseas. Al ser amigos, puedes mantenerlos en tu vida y tal vez incluso ayudarlos a hacer cambios. En algunos casos, la esperanza de reconciliación puede motivar a las personas a mejorar, pero si tu ex siente que no será tan difícil recuperarte, pueden estar más centrados en tratar de demostrar que han cambiado que en hacer cambios reales, y es posible que te estés preparando para más decepción.

4. Deseas mantenerlos en segundo plano.

Una versión más cínica del elemento anterior es este deseo de mantener a tu ex alrededor por si acaso no puedes encontrar a alguien mejor. No hace falta decir que este enfoque es injusto para tu ex, pero puede detenerte también. Como escribí en un post anterior, jugar a lo seguro no siempre es el mejor enfoque cuando se trata de amor. A veces hay que cerrar una puerta y cerrarla completamente, si deseas que se abra otra puerta.

3. No aceptarán un no por respuesta.

Es posible que no desees seguir siendo amigos, pero ¿qué pasa si un ex sí y no te deja en paz? Como se indicó anteriormente, tienes todo el derecho a decir no a la amistad. Asegúrate de que eres directo con tu ex acerca de tus sentimientos (y no tengas miedo de involucrar a la policía si llevan las cosas demasiado lejos). Mientras que un poco de “acecho” en facebook puede ser relativamente inofensivo, el verdadero acoso es aterrador e inaceptable. Y es sorprendentemente común. En un conjunto de estudios, 40% de los estudiantes universitarios encuestados informaron participar en al menos un comportamiento de acoso después de una ruptura, y aproximadamente el 10% participó en seis o más. Estos comportamientos incluyen cosas como ponerse en contacto con un ex después de que se le dijo que no, o aparecer sin invitación en su residencia. La ira, los celos, la obsesión y la necesidad de control predijeron un mayor comportamiento de acoso, así que ten cuidado con estos rasgos.

2. Todavía te aman.

Si tu ex todavía está enamorado de ti y no te sientes de la misma manera, lo mejor que puedes hacer por ellos es dejarlos ir. Pasar tiempo con ellos puede hacerte sentir bien contigo mismo, ¿quién no disfruta de ser adorado? pero podría ser doloroso y confuso para ellos, especialmente si les das falsas esperanzas. Incluso si dejas en claro que lo que deseas es ser amigos, puede que no sea lo suficientemente claro para tu ex. La gente ve lo que quiere ver, y puedes estar seguro de que estarán en alerta máxima ante cualquier señal de afecto. Tu mejor apuesta en esta situación es probablemente minimizar el contacto y dejar que tu ex siga adelante.

1. Todavía los amas.

Estar enamorado de tu ex, y esperar recuperarlo en secreto, puede ser una poderosa motivación para seguir siendo amigos, pero también es por desgracia una de las más peligrosas. Si tu ex no quiere estar contigo, probablemente haya poco que puedas hacer para que cambie de opinión. Intentarlo en vano solo provocará una angustia repetida y te hará sentir mal contigo mismo. Pasa tiempo con amigos que te hacen sentir amado y apreciado. Este ex probablemente no sea uno de ellos.

¿Por qué seguir siendo amigos?

¿Hay alguna buena razón para seguir siendo amigo de tu ex? Seguro. Si ninguno de los dos tiene motivos ocultos como los mencionados anteriormente, y si su amistad no interfiere con sus relaciones actuales, una buena prueba de fuego es si te sientes cómodo saliendo con su pareja actual y tu ex juntos, y si la pareja de tu ex se siente cómodo contigo, podría funcionar bien. Sin embargo, nuestras mentes tienen formas de disfrazar los motivos ulteriores como objetivos más inocentes. Así que asegúrate de que estás siendo honesto contigo mismo acerca de cuáles son tus verdaderas intenciones.

Derechos de autor Juliana Breines, Ph.D.

A version of this article originally appeared in English.