Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Salud

La personalidad adecuada podría añadirte años de vida

Es justo decir que todos desean vivir una vida más larga, pero es aún mejor vivir una vida larga que sea saludable. La mayoría de las personas saben lo que deben hacer para lograr este objetivo, pero es posible que no siempre sigan los consejos de sus propias pautas internas. Es muy fácil omitir tu entrenamiento temprano en la mañana, comer una dona durante la pausa para el café, o disfrutar de una copa extra de vino durante una comida particularmente sabrosa. Tal vez, sin embargo, practicas lo que los expertos en salud predican, y eres capaz de resistir estas tentaciones sin ninguna dificultad en absoluto. Tu ojo está puesto en el premio de una vida larga y saludable, un objetivo que crees que puede estar bajo tu control.

Investigadores en medicina conductual y salud reconocieron hace décadas que la personalidad debe tenerse en cuenta en la comprensión de los factores que influyen en la adopción de un estilo de vida que prolonga la vida. Este campo se originó en los estudios ahora clásicos, aunque imperfectos, sobre el "Patrón de comportamiento del tipo A", en el que los individuos motivados, impacientes, orientados a los logros y súper puntuales parecían tener un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular que sus homólogos relajados del tipo B. Los investigadores continúan ampliando los patrones de personalidad y comportamiento relacionados, siendo la última entrada el " Tipo D " (para los angustiados), que se refiere a las personas que suprimen sus emociones negativas, comprometiendo su recuperación de un evento cardiovascular. De manera más general, sin embargo, los investigadores están interesados en los rasgos o disposiciones generales de personalidad que pueden afectar la salud de las personas a través de factores de riesgo de estilo de vida.

La investigación más reciente del vínculo salud-personalidad ha abordado el problema estudiando a más de 131,000 individuos que componen muestras transnacionales de diferentes cohortes en Australia, Alemania, el Reino Unido y los Estados Unidos. Markus Jokela y sus colegas (2019), de la Universidad de Helsinki (Finlandia), basaron este análisis tour-de-force de la relación de la personalidad con los resultados de salud en el Modelo de personalidad de los Cinco Factores, también conocido como el modelo "OCEAN": Apertura a la Experiencia, Conciencia (o Escrupulosidad), Extraversión, Amabilidad y Neuroticismo. Como señala el equipo de investigadores dirigido por Finlandia, la evidencia anterior respalda un vínculo entre las diferencias individuales en la personalidad y, la medida última de la salud: el riesgo de mortalidad. Por ejemplo, las personas bajas en escrupulosidad tienen una tasa de mortalidad 14% más alta porque su bajo autocontrol, falta de planificación e irresponsabilidad general "conducen a decisiones de vida poco saludables y a tomar riesgos" (p. 1). Hay asociaciones más débiles para los otros 4 factores, pero todos van en las direcciones esperadas.

A pesar de que los riesgos de mortalidad están ahora relativamente bien documentados, Jokela y sus compañeros investigadores creen que hay margen de mejora mediante la cuantificación de las relaciones con la personalidad mediante el uso de la esperanza de vida, una “métrica de la población absoluta”. En otras palabras, las tasas de mortalidad pueden verse afectadas por la edad de las muestras, pero la esperanza de vida tiene en cuenta la edad (un factor de riesgo de mortalidad). Además, como señalan los autores, la mortalidad o incluso la esperanza de vida solo cuentan parte de la historia. No solo quieres vivir para ser viejo, quieres vivir sin enfermedades y discapacidad. "Una larga vida es valiosa, pero una larga vida sana y completamente funcional es aún más valiosa" (p. 2), como lo mantienen muy astutamente. Para poder conectar los puntos entre la personalidad, la esperanza de vida y los años sin discapacidad, Jokela y sus compañeros investigadores necesitaban adoptar un enfoque longitudinal, examinando los resultados a largo plazo asociados con las medidas de referencia de la personalidad. Dado que el seguimiento más prolongado ocurrió 22 años después (un promedio de 7.2 años), estos resultados incluyeron, entre los sobrevivientes, medidas de las actividades de la vida diaria como evaluación del estado de discapacidad. Los investigadores conectaron la línea de base con los datos de mortalidad durante años progresivos del estudio.

Con estos amplios conjuntos de datos disponibles para ellos, el equipo de investigación fue capaz de construir análisis de supervivencia, prediciendo tanto la mortalidad y el estado de discapacidad a partir de esos puntajes de personalidad de referencia. Como era de esperar, los investigadores también necesitaban controlar los factores de estilo de vida del consumo excesivo de alcohol, la inactividad física, el índice de masa corporal y la educación en la conexión personalidad-mortalidad-discapacidad.

Apoyando el papel de la personalidad en la esperanza de vida y los años sin discapacidad, los principales hallazgos que surgieron de los análisis de supervivencia apoyaron los roles de la personalidad como una influencia en la esperanza de vida y, lo que es igualmente importante, la esperanza de vida saludable. Las personas que tuvieron los puntajes más bajos en Escrupulosidad al inicio vivieron, en promedio, 6 años menos que sus contrapartes más cuidadosas y exigentes, y durante los últimos dos años de sus vidas, también estuvieron más cargados de discapacidad. Aumentando la escala de escrupulosidad, cada aumento en este rasgo se asoció con una mayor esperanza de vida y menos años de discapacidad.

Al observar a toda la población, los autores también concluyeron que si todos en sus respectivos países tuvieran un alto grado de escrupulosidad, la esperanza de vida de la población promedio habría sido 1,3 años más; lo que es más importante, la mayor parte de ese tiempo (un año) se viviría sin discapacidad. El otro rasgo de la personalidad que emergió como predictor de años de vida saludables fue el Neuroticismo, pero solo para aquellos en el extremo de la escala.

¿Qué pasa con esos factores de estilo de vida? Al final resultó que, el 25% del efecto de la escrupulosidad en la esperanza de vida podría explicarse por los tres factores del tabaquismo, el índice de masa corporal y la baja actividad física. La mala noticia es que si te resignas a ser un vago en el departamento del estilo de vida, tu vida será más corta y estará más cargada de discapacidad. Sin embargo, la otra cara es que si puedes obligarte a adoptar hábitos saludables, puedes compensar en parte los efectos perjudiciales en tu bienestar y longevidad. Como concluyeron los autores, "suponemos que múltiples riesgos para la salud y comportamientos de riesgo se acumulan en el extremo inferior de la distribución de Escrupulosidad" (p. 8). Para aquellos en el extremo más alto de la escala de Neuroticismo, los autores sugieren que "los trastornos mentales graves pueden ser uno de los mecanismos de mediación" que conducen a menos años sin discapacidad (p. 8), dado que las personas con estos trastornos parecen tener una salud física y mental más pobre.

La pieza final del rompecabezas es la cuestión de la causalidad y si los factores asociados con una menor esperanza de vida están determinados por la personalidad o si los malos hábitos de salud conducen a cambios negativos de personalidad. Sin embargo, los autores fueron capaces de descartar la discapacidad como la causa de los cambios de personalidad mediante la realización de un conjunto de comparaciones hacia atrás de los que vivieron y los que murieron. Lo que queda sin respuesta es si un factor genético o ambiental común es la causa de una salud más deficiente y una esperanza de vida más corta, así como de rasgos de personalidad menos adaptativos, una pregunta que deberá abordarse en futuras investigaciones.

En resumen , cualquiera que sea la dirección de la causalidad, los hallazgos resaltan claramente la importancia de mantener hábitos de vida saludables. Puedes sentir que tu personalidad es lo que es, y no se puede cambiar, por lo que estás destinado a desarrollar condiciones de salud que amenazan la vida en función de dónde caigas en los continuos de Escrupulosidad y Neuroticismo. Sin embargo, saber que puedes compensar lo que puede ser una personalidad de alto riesgo al hacer varios cambios en el estilo de vida debería ayudarte a darte la motivación que necesitas para vivir una vida más larga y más satisfactoria.

Imagen de Facebook: Mangostar / Shutterstock

A version of this article originally appeared in English.

publicidad