Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Claire Wilcox M.D.

Depresión

¿La marihuana ayuda con la depresión?

La respuesta simple: probablemente no.

Los puntos clave

  • Ni la marihuana ni sus componentes químicos primarios [delta-9-tetrahidrocannabinol (THC) y cannabidiol (CBD)] tratan eficazmente la depresión.
  • El consumo de marihuana puede empeorar la depresión.
  • La euforia y el alivio de la abstinencia pueden engañar a los usuarios haciéndoles pensar que el consumo de marihuana los está ayudando.

Como psiquiatra general y psiquiatra de adicciones, me preguntan todo el tiempo sobre mis opiniones sobre el cannabis y cuáles creo que son los pros y los contras del consumo de marihuana para la salud individual o pública. La gente quiere saber si es bueno para dormir, para reducir la ansiedad y si creo que debería ser legal o tomarse con regularidad para reducir los síntomas del trastorno de estrés postraumático. Ya sea en la oficina o fuera de ella, no hay escasez de curiosidad y debate en nuestro entorno actual sobre su uso.

Kemedo/Shutterstock
Source: Kemedo/Shutterstock

Pero, ¿qué pasa con la depresión? Aunque la ansiedad y el sueño son razones comúnmente citadas por las que las personas consumen cannabis, las personas también lo usan a veces para mejorar su estado de ánimo o para sentirse mejor. Otra pregunta que escucho, pero que veo menos abordada en la literatura actual, también es importante: si yo o un ser querido sufrimos de depresión, ¿qué impacto tiene el consumo de marihuana? A continuación, haré todo lo posible para responder a esta pregunta.

El panorama

Muchos países y estados han aprobado el uso lúdico de la marihuana y muchos más han aprobado su uso por razones médicas. Cada año se realizan más investigaciones sobre la utilidad y los daños de los compuestos que contienen cannabis y los receptores de cannabinoides para el tratamiento de problemas psiquiátricos. Algunos estados incluso permiten que se emitan tarjetas de marihuana medicinal para el tratamiento de la depresión.

Entonces, ¿cómo puede mi respuesta ser tan definitivamente negativa sobre su capacidad para mejorar la depresión? Bueno, como todos sabemos, la política no siempre sigue a la ciencia.

La marihuana no es un tratamiento efectivo contra la depresión

La mejor manera para que los investigadores determinen si un tratamiento funciona es realizar un ensayo controlado aleatorio y comparar los resultados de un grupo de tratamiento activo con un grupo que recibió un placebo. Si, en promedio, se descubre que las personas mejoran en un estudio de un solo grupo, es difícil saber por qué ocurrió el cambio. Pudo haber sido debido a la intervención, un "efecto placebo" u otros factores relacionados con el estudio. Un metanálisis también es una forma útil de encontrar respuestas definitivas y menos sesgadas, ya que recopila datos de numerosos estudios preexistentes.

Un metaanálisis importante, que incluyó 12 ensayos aleatorizados y más de 1,500 pacientes con síntomas de depresión, no encontró cambios en la depresión con respecto al THC de grado farmacéutico durante 4-12 semanas de tratamiento. Los estudios observacionales y epidemiológicos sobre el uso de marihuana tampoco han encontrado un efecto positivo a largo plazo del consumo de cannabis en el curso y el resultado de la depresión.

El CBD es otro componente de la marihuana que tiene menos efectos directos en el cerebro y conlleva un menor riesgo de adicción que el THC. Los estudios muestran que podría ayudar a reducir la ansiedad y los síntomas de abstinencia de la marihuana, pero hasta ahora no se ha encontrado que reduzca los síntomas depresivos.

El cannabis podría empeorar los síntomas psiquiátricos

Hace tiempo que sabemos que el consumo excesivo de cannabis aumenta el riesgo de padecer un trastorno psicótico, especialmente en los adolescentes. También puede afectar la atención y la memoria y desencadenar ataques de pánico. Sin embargo, lo más importante para la cuestión de la depresión es que dos metanálisis rigurosos a gran escala han descubierto que el uso excesivo aumenta la depresión. Un estudio determinó que el consumo excesivo de cannabis aumenta las probabilidades de desarrollar síntomas depresivos más adelante. Otro concluyó que el consumo de cannabis en la adolescencia aumenta el riesgo de desarrollar depresión mayor y tendencias suicidas en la edad adulta joven. Varios paneles de expertos se oponen ahora al uso de cannabis para el tratamiento del trastorno depresivo mayor.

La dificultad de la automedicación y la adicción

Entonces, ¿cómo explicamos el hecho de que tantas personas reporten beneficios para el estado de ánimo al consumir marihuana? Por un lado, el THC causa euforia, al igual que otras drogas de abuso. En segundo lugar, es posible que algunas de estas personas confundan la mejora del estado de ánimo con el alivio de los síntomas de abstinencia. Al igual que otras sustancias adictivas, el consumo de cannabis crea hábito. El uso intensivo frecuente cambiará el cerebro con el tiempo, de modo que los síntomas de abstinencia se manifiestan al reducirse o cesar el uso. Los síntomas de la abstinencia de cannabis incluyen irritabilidad, ansiedad, falta de sueño, pérdida de apetito, inquietud, depresión, y estos pueden comenzar una semana después de la interrupción. En las personas que consumen marihuana con frecuencia, el consumo alivia estos síntomas, lo que puede hacerles creer que les ayuda a mejorar su estado de ánimo.

En resumen

La investigación actual no respalda el uso de marihuana para el tratamiento de la depresión, y las personas que informan una mejoría en el estado de ánimo podrían estar simplemente aliviando la abstinencia. Una explicación alternativa es que, para un subgrupo de personas, la marihuana en realidad beneficia su depresión. Pero, hasta que la ciencia pueda decirnos qué subgrupo de personas es más probable que se beneficie, es mejor utilizar estrategias que hayan demostrado ser efectivas y cuyos efectos secundarios sean más conocidos.

A version of this article originally appeared in English.

publicidad