Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Bernard Golden, Ph.D.

La ley del hielo: una agresión pasiva sumamente hiriente

El silencio puede hablar más fuerte que las palabras.

Los puntos clave

  • El trato silencioso es destructivo, especialmente en las relaciones íntimas.
  • El trato silencioso crea una atmósfera de ansiedad, miedo y tristeza que excluye una sensación subyacente de seguridad.
  • Numerosos factores pueden contribuir al tratamiento silencioso.

“Desde que le conté sobre una inversión fallida, no me habla. Me dijo que era la 'última gota' y ahora ha estado en silencio durante tres meses”.

“Mi hijo dejó de hablarme hace nueve meses después de que criticé a su novia. Llamé, envié correos electrónicos e incluso me presenté en su puerta, pero se niega a hablar conmigo. Siento que necesito llorar nuestra relación”.

Estos son solo dos ejemplos de las muchas historias compartidas por mis clientes sobre sus experiencias con el tratamiento silencioso, también conocido como ley del hielo: la negativa a hablar con otra persona. Puede implicar una negativa total a reconocer la presencia del otro e incluir evitar el contacto visual. Si bien dicho trato puede ocurrir con familiares, amigos u otras personas en el lugar de trabajo, puede ser especialmente devastador en una relación romántica.

Siendo humanos, anhelamos conexiones que nos ofrezcan apoyo, cuidado y reconocimiento. Especialmente en una relación íntima, esperamos que una pareja esté allí para ayudarnos a satisfacer estas necesidades. La ley del hielo no logra satisfacer estos anhelos y también refleja retención y abandono emocional. Es una forma cortante de agresión pasiva.

Además, se ha descubierto que participar en la ley del hielo como adulto está asociado con experimentar el tratamiento silencioso por parte de los padres (Rittenour, et. al., 2019). También se encontró que estaba asociado con una baja autoestima.

Source: stylephotographs/123RF
Una pareja durante el tratamiento silencioso.
Source: stylephotographs/123RF

El impacto del tratamiento silencioso o ley del hielo

Claramente, el tratamiento silencioso crea una atmósfera de ansiedad, miedo y tristeza que excluye una sensación subyacente de seguridad. Como tal, causa infelicidad y daño psicológico que, en la mayoría de los casos, aumenta el conflicto en una relación. Puede llevarnos a sentir ira, abandono, rechazo y angustia general. En un estudio de 581 parejas, las personas reportaron significativamente menos satisfacción cuando su pareja usaba comunicación emocional desapegada (Guerrero, et. al., 2009). También se ha descubierto que dicha aversión es un detonador poderoso para sentirse excluido, reducir la autoestima, reducir el valor relacional y, muy importante, una mayor tentación de actuar agresivamente hacia la pareja (Wirth, et. al., 2010).

También puede hacer que el objetivo de dicho tratamiento sienta dudas y culpabilidad, lo que alimenta la autocrítica negativa. Además, las personas a las que se dirige el tratamiento del silencio pueden obsesionarse al pensar en lo que deben hacer para poner fin al silencio.

Ser el objetivo del tratamiento silencioso es un desafío para cualquiera, pero es especialmente difícil para las personas que ya tienen baja autoestima, así como para las personas que tienen apego ansioso. Una parte de este patrón incluye el miedo con respecto a la estabilidad y confiabilidad de las relaciones, ansiedad que solo provoca la ley del hielo. Posteriormente, más que otros, pueden sentir rápidamente un intenso rechazo y miedo a la pérdida.

Tal silencio se vive como traición y abandono. Como se refleja en un estudio, los objetivos que no podían atribuir el ostracismo a una causa específica tenían más probabilidades de experimentar una amenaza a su pertenencia y autoestima que aquellos que podían identificar una causa específica (Sommer, et. al., 2010).

Razones detrás del tratamiento silencioso

Las personas pueden usar el tratamiento silencioso por una variedad de razones:

  1. Falta de autoconciencia: las personas pueden sentirse confundidas o abrumadas por sus sentimientos y solo quieren demostrar que están molestas.
  2. Evitación de conflictos: es posible que una persona no se sienta lo suficientemente segura para expresar lo que siente, tal vez debido al miedo a sus propios sentimientos, pensamientos o comportamientos, o a los de la persona con la que experimenta el conflicto.
  3. Falta de habilidades de comunicación: algunas personas sienten que carecen de las habilidades para expresarse.
  4. Castigo: el trato silencioso se convierte en abuso cuando se pretende castigar, controlar o ganar poder sobre alguien.
  5. Para hacer sentir mal a la otra persona.
  6. Para no parecer abusivo a los demás.
  7. Para evitar asumir la responsabilidad.

Desconexión saludable vs. trato silencioso

Hay momentos en los que podría ser mejor dejar de discutir un conflicto. Por ejemplo, un compañero reconoce que está demasiado agitado y que continuar la conversación solo aumentaría su tensión y frustración. O bien, una pareja podría necesitar tiempo para la autorreflexión para identificar mejor sus sentimientos o pensamientos sobre una situación. Además, uno de los socios puede sentirse inseguro al continuar la discusión.

Estas situaciones requieren una comunicación asertiva que enfatice el respeto y la compasión por la pareja y por uno mismo. Dicha comunicación implica declaraciones de “yo” que incluyen cómo se siente uno y así como la aclaración de la necesidad específica de silencio e, idealmente, alguna mención de cuándo se puede reanudar la conversación.

Cuando se convierte en abuso

El trato silencioso se convierte en abuso cuando se utiliza para controlar, castigar o manipular a alguien. Nunca es una señal positiva para el éxito de una relación. También es abusivo cuando es parte de una tendencia pasivo-agresiva general en una relación.

El trato silencioso también es abusivo cuando refleja una forma de “gaslighting”. Esto implica comportarse deliberadamente de una manera que cause intensas dudas sobre uno mismo, baja autoestima y confusión interna. Puede emplearse simplemente como otra forma de abuso de pareja que puede incluir violencia doméstica o amenazas de tal violencia.

En estas situaciones, es más importante que la persona que lo recibe esté atenta a su seguridad en lugar de sucumbir a la duda y la culpa. No sorprende, entonces, que los estudios de aquellos que participan en el tratamiento silencioso para controlar o castigar a su pareja muestren con mayor frecuencia tendencias narcisistas.

Algunas personas pueden participar en el tratamiento silencioso para ejercer el control, mientras que internamente se sienten paralizados al decidir si comprometerse con la relación o terminarla. Y, con o sin conciencia, algunas personas pueden recurrir al tratamiento silencioso en un esfuerzo por que un compañero sea el que inicie la ruptura.

Sugerencias sobre cómo reaccionar al tratamiento silencioso

  1. Aceptación con indagación: es importante recordar que independientemente de lo que sienta la otra persona, su reacción solo habla de ella. Es posible que desees hacerle saber que reconoces que está molesta, que no puedes leer su mente y que realmente deseas trabajar en el conflicto. Enfatiza tu interés por escuchar cómo se siente: “Me doy cuenta de que estás molesto y me gustaría saber qué es lo que te molesta”.
  2. consciente de cualquier tendencia a culparte a ti mismo, responder con ira o suplicar. Incluso si contribuiste a herir los sentimientos de tu pareja, la forma en que responde a esto es su elección.
  3. Determina si se trata de un patrón. Si rara vez ocurre, es posible que desees ignorarlo. Sin embargo, si el tratamiento silencioso se usa a menudo y tiene la intención de controlarte, compórtate de manera que refleje tu autonomía en lugar de responder con exceso de atención a su reacción.
  4. Sin embargo, cuando el trato silencioso es extenso y acompaña otras formas de abuso, como gritos, amenazas, acusaciones de celos, intentos de aislarte de tu familia u otras personas, ejercer control financiero o culparte, es posible que desees preguntarte si esta relación es verdaderamente lo mejor para ti.
  5. Ten en cuenta cualquier tendencia que tengas a creer que eres responsable de la relación. El trato silencioso es un mensaje que comunica una falta de voluntad para participar en el arduo trabajo que se necesita para lidiar con el conflicto cuando surge en una relación.
  6. Evita quedar aislado. Mantén tus relaciones con familiares y amigos.
  7. Recuerda practicar la autocompasión, honrando tus sentimientos y quién eres. Esfuérzate por permanecer conectado con tus valores fundamentales.
  8. Busca servicios profesionales que ofrezcan ayuda para aquellos en relaciones abusivas. Busca terapia.

El trato silencioso socava la sensación de seguridad esencial para compartir y conectar íntimamente. Es importante que la persona receptora reconozca cuándo podría ignorarse el comportamiento o cuándo es abusivo. Es especialmente importante que la persona receptora recuerde que no es responsable de cómo reacciona su pareja. Ser víctima del trato silencioso exige autocompasión en lugar de dudas o críticas. Requiere evocar la voz de la compasión que pregunta: "¿Qué es lo mejor para mi bienestar?"

Puedes encontrar a un terapeuta cerca de ti aquí: México, España, Chile, Argentina, Colombia

A version of this article originally appeared in Inglés.

publicidad

Acerca de

Bernard Golden, Ph.D., is the founder of Anger Management Education and author of Overcoming Destructive Anger: Strategies That Work.