Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Marianna Pogosyan Ph.D.

La comunicación de las emociones a través de las culturas

La cultura tiene vastas implicaciones para la percepción social.

Los puntos clave

  • La cultura puede influir en cómo interpretamos los movimientos faciales y los mensajes que derivamos de las expresiones faciales.
  • Algunas expresiones faciales de emoción se traducen mejor que otras. Lo que se pierde con mayor frecuencia son los matices de las emociones.
  • Hay puntos en común y diferencias en las expresiones faciales de las emociones entre culturas.
  • Una mejor comprensión de la comunicación transcultural de las emociones puede tener amplios beneficios para las sociedades.

El rostro humano es un mapa confiable cuando se navega por el panorama de los asuntos cotidianos. Sobre todo, somos muy hábiles en su uso. Podemos detectar la alegría de alguien. Podemos sentir el desencanto de otro. Podemos leer la culpa, la dicha, el aburrimiento. Un atisbo de ceño fruncido aquí, un destello de sonrisa allá: las colinas y los valles de nuestros rostros se elevan, se estiran, tiran en patrones coordinados para reflejar nuestros estados más íntimos. ¡Qué extraordinario no quedarnos a merced de nuestros idiomas y que estos mapas faciliten nuestras interacciones!

Pero con tantos mapas como humanos hay en el mundo, ¿los leemos todos de la misma manera? ¿Podrían los extraños bajo algunos cielos extranjeros descifrar la danza sutil de tus músculos faciales para significar asombro o ansiedad al igual que las personas con las que pasas tu vida?

El significado evolutivo de las expresiones faciales junto con la diversidad de culturas humanas ha hecho del estudio intercultural de la emoción un ejemplo fascinante de la interacción naturaleza-crianza. La profesora de la Universidad de Glasgow, Rachael Jack, ha estado utilizando un enfoque multidisciplinario novedoso que combina métodos de la psicología cultural y matemática, la cognición social, los gráficos por computadora y la ciencia de la visión para explorar los misterios de la señalización facial de las emociones en todas las culturas.

Aquí hay once ideas de la Dra. Jack, en sus propias palabras, de su investigación sobre cómo las personas comunican sus emociones.

La cultura influye en la percepción social.

No hay mucha variación en la musculatura facial humana. Pero la forma en que interpretamos los movimientos faciales y los mensajes que derivamos de las expresiones faciales pueden verse influenciados por nuestras expectativas culturales. La cultura es esencialmente conocimiento conceptual sobre el mundo y no podemos separarla de la percepción social. Por lo tanto, existen puntos en común y diferencias en la forma en que comunicamos nuestras emociones.

Algunas expresiones faciales de emoción se traducen mejor que otras.

Uno de los hallazgos más sorprendentes ha sido la variabilidad por la cual las expresiones faciales se utilizan para comunicar emociones entre culturas. A pesar de esta variabilidad, algunas expresiones faciales se entienden muy bien en todas las culturas, mientras que otras no. Existen grandes diferencias en el grado de éxito de la comunicación intercultural. A veces, una o dos diferencias en las señales faciales pueden tener efectos sorprendentes en la comunicación.

Un ejemplo es la expresión facial de confusión. En nuestra investigación, cuando construimos modelos de confusión orientales y occidentales, la parte superior de la cara tenía señales similares en todas las culturas (es decir, ojos fruncidos), pero la boca se abriría de diferentes maneras, dependiendo de la cultura. Sin embargo, a pesar de estas pocas diferencias, cuando los occidentales miraban a los modelos orientales que retrataban la confusión, a menudo no reconocían la expresión como "confusa". En situaciones transculturales en las que la confusión suele estar presente, la expresión facial de confusión no ayuda en realidad a la comunicación.

Las expresiones faciales tienen sus propios acentos y dialectos.

Consideremos el paralelo con los idiomas. El español se habla con muchos acentos diferentes y, sin embargo, todos podemos entendernos. Mientras que un dialecto, a menudo, puede ser mutuamente incomprensible. De manera similar, las expresiones faciales de felicidad, a pesar de tener acentos culturales, rara vez se confunden. Pero cuando las diferencias de señales de las expresiones faciales impactan la comunicación intercultural, estas podrían considerarse dialectos. Actualmente, estamos investigando qué señales son más dialécticas y cuáles están más relacionadas con los acentos.

El rostro humano puede expresar una miríada de emociones.

En principio, dadas las miles de expresiones que puede hacer el rostro humano, cada una podría transmitir un mensaje diferente. Aunque el rostro tiene la capacidad de comunicar tantos mensajes diferentes, algunas emociones no son comunicadas habitualmente por el rostro. Por ejemplo, a menudo expresamos los celos utilizando otros comportamientos sociales. Además, los valores e ideales que las culturas imponen a las emociones pueden influir en cómo se muestran las emociones y qué emociones se ritualizan en las expresiones faciales.

La comunicación eficaz de las emociones a través de expresiones faciales tiene implicaciones importantes.

Las emociones son fundamentales para los seres humanos y afectan a la mayoría de los aspectos de nuestras vidas. Debido a que los seres humanos operan como un grupo, es importante para nosotros ser conscientes de los estados emocionales de los demás, ya que puede ayudarnos a predecir las decisiones de los demás y responder en consecuencia. Si sabemos que alguien está en duelo, responderemos de manera diferente a si supiéramos que alguien está enojado.

El sistema visual del cerebro ha evolucionado para ser muy sensible a las propiedades visuales de las expresiones faciales (por ejemplo, el alto contraste de los ojos muy abiertos; los grandes rasgos de la boca que se pueden ver desde distancias más largas), la expresión y la lectura de señales faciales se pueden utilizar para mantener la supervivencia del grupo. Por ejemplo, las exhibiciones de ciertas señales de amenaza pueden comunicar "mantente alejado o te atacaré" en lugar de "definitivamente quiero pelear contigo ahora". Por lo tanto, estas señales a menudo se proyectan para advertir a otros y prevenir lesiones.

Hay puntos en común y diferencias en las expresiones faciales de las emociones entre culturas.

El advenimiento de la nueva tecnología ha permitido a los investigadores explorar más a fondo la pregunta "¿son universales las expresiones faciales de las emociones?" mediante el uso de una gama más amplia de métodos de los que estaban disponibles anteriormente. Por ejemplo, en nuestro laboratorio, ahora hemos utilizado una combinación de métodos multidisciplinarios para modelar expresiones faciales dinámicas de más de 60 emociones diferentes en dos culturas para comprender mejor las señales faciales interculturales y específicas de cada cultura.

Nuestros hallazgos mostraron que en las 60 expresiones faciales, cuatro patrones principales de movimiento facial estructuran esta amplia variedad de expresiones faciales. Estos patrones expresivos (por ejemplo, comisuras de labios levantadas, cejas bajas) son como bloques de construcción que tienen significados básicos comunes en todas las culturas. Se pueden combinar de diferentes maneras para crear una variedad de expresiones faciales complejas de emociones en todas las culturas. Entre cada una de las 60 expresiones faciales que investigamos, la estructura consistente (es decir, el conjunto central de unidades de acción) era común en todas las culturas, mientras que las señales específicas (es decir, acentos) no lo eran.

Hay más formas de expresar emociones negativas que emociones positivas.

Hay muchas más emociones negativas que positivas. Curiosamente, las señales faciales tienden a variar mucho más para las emociones negativas que para las positivas. Esto tiene sentido en términos de supervivencia porque deseamos saber qué tipo de emoción negativa están comunicando los demás para responder adecuadamente.

Lo que se pierde con mayor frecuencia en la traducción son los matices de las emociones.

En parte debido a las diferencias en la señalización, lo que se puede perder en la comunicación son los matices. Del mismo modo, si estamos aprendiendo un nuevo idioma, podemos comprender la esencia de lo que se dice, pero es posible que nos perdamos algunos detalles sutiles pero importantes.

Entonces, aunque el significado básico del mensaje se conserva en todas las culturas, los significados más refinados de los acentos en la señalización facial podrían perderse. Realmente se trata de la precisión de la comunicación. Por ejemplo, una cara que muestre confusión podría interpretarse como "algo no está bien". Pero es posible que no entendamos qué es lo que no está bien.

Las emociones pueden tener diferentes significados entre las diferentes culturas.

Otra forma en que la comunicación puede diferir entre culturas son las diferencias en el significado y la conveniencia de expresar ciertas emociones. Por ejemplo, cuando las personas ven a alguien sonriendo ampliamente, generalmente interpretarán esta señal facial en el sentido de que esta persona está muy feliz. Sin embargo, dependiendo de la cultura, la implicación de este mensaje puede variar: en algunas partes del mundo, una sonrisa amplia puede indicar inteligencia social, en otras, excentricidad.

Muchas de estas diferencias se pueden atribuir a normas aprendidas. Si vas a una nueva cultura, notarás las diferencias y te adaptarás a ellas. Al mismo tiempo, la razón por la que las culturas valoran ciertas emociones sobre otras podría surgir de varios desarrollos históricos y factores ambientales.

La forma en que leemos las caras puede depender de nuestros antecedentes culturales, así como de nuestros motivos.

Existen diferencias culturales en la información que la gente adquiere a partir de la cara para hacer inferencias sobre los estados emocionales. Por ejemplo, en promedio, cuando los asiáticos orientales intentan leer la cara en busca de señales emocionales, tienden a buscar en la región de los ojos. Del mismo modo, los emoticones de Asia oriental tienden a tener más variación en los ojos que en la boca. Pero si cambiamos la tarea (por ejemplo, cuando se les pide a los asiáticos orientales que hagan inferencias de personalidad a partir de rostros), entonces podrían usar otras regiones faciales para emitir sus juicios.

Una mejor comprensión de la comunicación transcultural de las emociones puede tener amplios beneficios para las sociedades.

Todavía no comprendemos completamente el complejo y misterioso sistema de comunicación humana. La investigación sobre cómo los humanos expresan y leen las emociones a partir de las expresiones faciales puede ayudarnos a llenar este vacío de conocimiento.

A medida que el mundo se vuelve más interconectado y culturalmente integrado, este conocimiento se puede aplicar directamente en una variedad de dominios, desde la comunicación intercultural hasta la política y los negocios. Además, en nuestra era digital, ahora tenemos agentes virtuales que se están moviendo hacia el dominio social humano. Si queremos que estos agentes digitales, como los robots acompañantes, sean útiles, entonces deben estar equipados con un buen modelo de comunicación humana. Por lo tanto, los conocimientos de la psicología y el estudio de las emociones en todas las culturas también pueden desempeñar un papel clave en el diseño de agentes digitales.

Muchas gracias a Rachael Jack por su tiempo y sus conocimientos. La Dra. Jack es profesora de cognición social computacional en la Facultad de Psicología y Neurociencia de la Universidad de Glasgow.

A version of this article originally appeared in English.

publicidad